La gran lección que nos da el escándalo alrededor de Facebook y la consultora Cambridge Analytica, es que el Big Data puede ser un monstruo sobre nuestra privacidad y que el monopolio de la voz sólo trae abusos sobre los derechos de todos los ciudadanos. Al cumplir nuestro primer año, reivindicamos la necesidad de la pluralidad de voces y la regulación pública y democrática de los monopolios y oligopolios y el uso de datos.

La Cañada, en la ciudad de Córdoba.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

Decíamos hace un año: “Es una buena noticia: hoy, 27 de marzo, nace un nuevo medio de comunicación en la provincia de Córdoba”. Decimos hoy: Es una buena noticia, ENREDACCIÓN cumple un año y sigue con su tarea cotidiana de informar, analizar e investigar.

Desde el primer día planteamos a todos los cordobeses cuáles son nuestros principios guía a través de una Declaración de Principios. En la introducción de esa declaración señalamos lo siguiente:

ENREDACCIÓN es un medio periodístico que nace con el impulso de periodistas. Es, por lo tanto, una empresa periodística, no sólo una empresa. O al menos, no una empresa tradicional. Desde esa definición y contexto, la economía de esta empresa está sujetada por el periodismo. Así toma forma nuestro primer principio guía:  El ejercicio del periodismo de ENREDACCIÓN no posee ningún condicionante relativo a la obtención de ganancia por encima de sus principios. En ese sentido, ENREDACCIÓN guía su administración respetando la Legislación vigente y la sustentabilidad del proyecto.

Creemos haber cumplido dignamente nuestra carta de principios desde nuestra primera edición hasta hoy, a la par que renovamos nuestro compromiso de seguir haciéndolo en nuestra tarea cotidiana.

En primer lugar, el agradecimiento a cada uno de los compañeros y compañeras que han ejercido su oficio de periodistas y reporteros con dignidad, honestidad y talento y que han compartido el esfuerzo diario de elevar una nueva voz en el ecosistema informativo de nuestra provincia y continuarán haciéndolo para ayudar a elevar la voz de aquellos que no la tienen o son invisibilizados. Y a todos los columnistas que han aportados sus puntos de vistas y análisis para enriquecer temas y noticias y aportar al debate de ideas.

El agradecimiento a cada uno de los compañeros y compañeras que han ejercido su oficio de periodistas con dignidad, honestidad y talento y que han compartido el esfuerzo diario de elevar una nueva voz en el ecosistema informativo de nuestra provincia y continuarán haciéndolo para ayudar a elevar la voz de aquellos que no la tienen o son invisibilizados.

Lo mismo, para cada uno de los anunciantes que acompañaron y acompañan este proyecto y permiten desarrollar el periodismo de calidad que nos propusimos al fundar con Juan Carlos Vega este nuevo medio.

Y también -y sobre todo- para cada uno de nuestros lectores y usuarios, que han caminado junto con nosotros en la construcción de este sueño y nos han exigido sostener el compromiso de nuestros principios. Lo han hecho aportando temas, informaciones, reflexiones, opiniones, análisis, y sugerencias. Cada uno de todos ellos han sido fundamentales para templar nuestro ánimo y reforzar la voluntad de sobreponernos a los obstáculos que hemos tenidos que superar.

Nuestros lectores y usuarios han caminado junto con nosotros en la construcción de este sueño y nos han exigido sostener el compromiso de nuestros principios.

Desde el primer día decidimos desafiar el escenario dominante. Esto es, como decíamos el 7 de junio del año pasado, con motivo de conmemorarse el día del periodista: “Por cierto, hay un nuevo escenario, el de las audiencias minuto a minuto e interactuando con los periodistas. Las nuevas tecnologías modificaron, en parte, el modo en que se desarrolla el periodismo. Hoy tenemos más herramientas para contar historias, pero mayor presión del mercado (empresas, anunciantes y audiencias) de publicar el “diario de Yrigoyen”, esto es lo que las personas quieren consumir (ver, escuchar o leer). Con la ayuda de los algoritmos de Facebook, otras redes sociales y Google, esa corriente se fortalece, al punto, que al menos teóricamente, podría suceder que vivamos en una burbuja. Exactamente lo que le sucedió al ex presidente argentino, Hipólito Yrigoyen, al final de su segundo mandato, que terminó con el primer golpe de Estado en el lejanísimo 1930”.

“Dos factores se conjugan, además del tecnológico: la derrota del ecosistema informativo frente al entretenimiento entre la última década del siglo pasado y la primera de este; y la consolidación de una corriente de consumo basada en la oferta monopólica o dominante, que se basa en construir religiones informativas y culturales. Esto es, CREER, sin importar si es verdad o mentira”.

“El periodismo sigue siendo el mismo: un hecho es verdad o es mentira. Sucedió o no sucedió. Es revelarlo, por más que se oculte. Es contarlo, con honestidad, profesionalismo y del mejor modo posible, tanto en términos individuales como colectivos. La interpretación y la opinión surgen como consecuencia de los hechos y las ideologías, y el periodismo aporta por esa vía a ese debate necesario y constituyente de la Democracia. De ahí, que la información es un bien social y la información debe ser de “interés público”, para que las personas tomen sus decisiones y de ese modo fortalezcan la democracia. Sin periodismo, sin medios de comunicación, no hay libertad de expresión y sin el ejercicio de ese derecho, tampoco hay democracia. Por eso, no es un problema sólo de los periodistas, sino de la sociedad en general”.

Agregábamos: “Esa tensión entre mercado y libertad de expresión (periodismo), no se puede ocultar. (…) Ninguna herramienta tecnológica de las que conocemos hasta el presente, es más democrática que la expresión y las voces múltiples. Los algoritmos permiten hacer grandes negocios, pero no cumplen con el rol del debate plural”.

Lo sucedido con el uso ilegal de datos privados almacenados en Facebook, el gigante de las redes sociales, por parte de la consultora política Cambridge Analytica, renueva aquella reflexión. Ningún algoritmo puede sustituir las miradas críticas, el debate plural, y la existencia de voces diversas. Tampoco las mega-compañías alabadas como los nuevos dioses del mercado, que según esta evidencia, por su propia y descomunal masa crítica condicionan el ejercicio de derechos humanos por parte de las personas y la autonomía e independencia de los estados.

Seguimos por el mismo camino, intentando cumplir con nuestro rol y de ese modo, tratando de hacer nuestro aporte en el desarrollo de un ecosistema informativo que supere la idea de la información como entretenimiento.

Gracias a los que leen y ven ENREDACCIÓN. Gracias a los que sugieren ideas y nuevas líneas de trabajo y cobertura. Gracias a los aportan temas y noticias. Gracias a los que nos desafían a diario a mejorar nuestro trabajo con sus críticas. Y sobre todo, Gracias por los abrazos!

VER Un nuevo medio de comunicación, 100% digital y cordobés.

VER 15 MINUTOS: Periodismo o el diario de Yrigoyen.

VER La Voz, Día a Día y ENREDACCIÓN obtuvieron ocho premios ADEPA para el periodismo cordobés.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com