De todas las vocaciones del hombre, el periodismo es aquella en la que hay menos lugar para las verdades absolutas. La llama sagrada del periodismo es la duda, la verificación de los datos, la interrogación constante. Allí donde los documentos parecen instalar una certeza, el periodismo instala siempre una pregunta. Preguntar, indagar, conocer, dudar, confirmar cien veces antes de informar: esos son los verbos capitales de la profesión más arriesgada y más apasionante del mundo” (Tomás Eloy Martínez).

Esta Declaración de Principios guía la producción periodística y el accionar general de ENREDACCIÓN. Establece nuestro compromiso con lectores y usuarios.

ENREDACCIÓN es un medio periodístico que nace con el impulso de periodistas. Es, por lo tanto, una empresa periodística, no sólo una empresa. O al menos, no una empresa tradicional. Desde esa definición y contexto, la economía de esta empresa está sujetada por el periodismo. Así toma forma nuestro primer principio guía:  El ejercicio del periodismo de ENREDACCIÓN no posee ningún condicionante relativo a la obtención de ganancia por encima de sus principios. En ese sentido, ENREDACCIÓN guía su administración respetando la Legislación vigente y la sustentabilidad del proyecto.

Ver Quiénes Somos.

tomas-eloy-martinez-fundacion-tem
El periodista y escritor Tomás Eloy Martínez (Foto: Fundación TEM).

El decálogo que escribió Tomás Eloy Martínez sobre la profesión de periodista es el segundo principio general y guía nuestro accionar individual y colectivo como medio. El hecho que lo originó es el siguiente: “(Martínez) contó que en 1961, cuando se hacía cargo de las críticas cinematográficas del diario La Nación, sus textos combativos generaron resentimientos entre la gente de la industria. Un día, una importante distribuidora de películas estadounidenses decidió retirar su publicidad del periódico. Entonces uno de sus jefes lo llamó a su despacho:

-Usted sabe que es un empleado.
-Por supuesto.
-Y como empleado tiene que hacer lo que se le mande.
-Por supuesto. Por eso recibo un salario quincenal.
-Entonces, a partir de ahora, se le indicara lo que tiene que escribir sobre cada película.
-Con todo gusto. Pero si es así espero que retiren mi firma.
-Ah, eso no. Si retiramos su firma parecería que el diario lo está censurando.
-Entonces no puedo hacer lo que usted me pide. Mi trabajo está en venta, mi firma no”.

De aquel incidente, TEM elaboró el siguiente decálogo:

1. El único patrimonio del periodista es su buen nombre.
2. Hay que defender ante los editores el tiempo que cada quien necesita para escribir un buen texto.
3. Hay que defender el espacio que necesita un buen texto contra la dictadura de los diagramadores y contra las fotografías que cumplen sólo una función decorativa.
4. Una foto que sirva sólo como ilustración y no añada nada al texto no pertenece al periodismo.
5. Hay que trabajar en equipo. Una redacción es un laboratorio en el que todos deben compartir sus hallazgos y sus fracasos.
6. No hay que escribir ni una sola palabra de la que no se esté seguro, ni dar una sola información de la que no se tenga plena certeza.
7. Hay que trabajar con los archivos siempre a mano.
8. Evitar el riesgo de servir como vehículo de los intereses de grupos públicos o privados. Un periodista que publica todos los boletines de prensa que le dan, sin verificarlos, debe cambiar de profesión y dedicarse a ser mensajero.
9. Nunca hay que ponerse a narrar si no se está seguro de que se puede hacer con claridad.
10. Recordar siempre que el periodismo es, ante todo, un acto de servicio. El periodismo es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro.

Aquí se pueden leer “Las lecciones de Tomás Eloy Martínez” en el Blog Periodista en serie, que escribe Víctor Nuñez Jaime en el diario El País.

El único patrimonio de ENREDACCIÓN es su buen nombre.

Los siguientes principios, a partir del tercero, se inspiran en el Código de Ética de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino),  Confluencia Digital, un medio de comunicación patagónico y en distintas recomendaciones internacionales:

codigo-etica-fopea-w1

3. ENREDACCIÓN y sus periodistas, fotógrafos, productores de contenidos audiovisuales, ilustradores, e infografistas se comprometen a buscar la verdad, a dar un tratamiento honesto a la información, a resguardar la integridad de las fuentes de información, a defender la democracia y sus instituciones, y a un tratamiento plural y digno de los materiales informativos.

4. Son objetivos irrenunciables de la tarea periodística el rigor y la precisión en el manejo de datos con el fin de alcanzar una información veraz, completa, exacta y diversa.

5. Los rumores o conjeturas no tienen lugar aquí. ENREDACCIÓN no es una plataforma para la difamación o injuria contra personas, grupos o instituciones civiles, políticas y/o económicas.

confluenciadigital-w1

6. Las restricciones, presiones y amenazas forman parte del ejercicio periodístico cotidiano, pero ello no justifica ningún tipo de recurso prepotente ni ilegítimo para obtener información.

7. El buen uso del idioma español es una obligación de los medios de comunicación. El léxico debe ser rico y cultivado tanto como respetuoso de la diversidad hablada por la sociedad en la que ENREDACCIÓN ejerce su labor.

8. Se garantiza el pluralismo informativo y de opinión. En ese sentido, se podrán expresar las distintas corrientes de opinión política, filosófica, cultural o religiosa.

9. Los métodos para obtener información merecen ser conocidos por el público. No incluyen sobornos, extorsiones, ni prácticas subrepticias o engañosas. Las herramientas y valores para lograrlo están descriptos en esta Declaración de Principios. Si en alguna ocasión se debieran utilizar métodos excepcionales (como cámaras ocultas), esta operación será informada a lectores y usuarios.

10. En casos de necesidad, cuando no exista otra forma de obtener una información, el periodista puede acordar con la fuente que no será identificada, es decir, que su testimonio estará bajo un convenio de ““off the record””. Las condiciones del diálogo establecidas al comienzo de la conversación serán estrictamente respetadas por este medio, los periodistas y los demás integrantes de sus equipos de trabajo. En el caso de que se conviniera con la fuente, el concepto del ““off the record”” puede ser tomado en forma extensiva, impidiendo este acuerdo no sólo identificar al informante sino también publicar el contenido de la información suministrada.

11. Ninguna nota requiere el permiso de una fuente antes de ser publicada, como así tampoco el texto de las entrevistas será entregado para su revisión a el entrevistado.

12. ENREDACCIÓN no aplica métodos de los servicios de inteligencia para obtener información. El uso de procedimientos no convencionales para lograr datos u obtener testimonios puede ser considerado sólo cuando se viera involucrado un bien o valor público. Nunca debe afectarse con ese fin la intimidad de las personas.

13. Corresponde que el periodista se identifique como tal y señale que trabaja para ENREDACCIÓN.

Corresponde que el periodista se identifique como tal y señale que trabaja para ENREDACCIÓN.

14. Las citas deben respetar fielmente lo que las fuentes dicen, tanto en su contenido como en su espíritu, sin supresiones distorsivas. Cuando se trate de fuentes no entrenadas, se evitará potenciar una dificultad de expresión o una mala sintaxis.

15. Las fotografías y tomas de video deben ser exactas y fieles a la realidad que intentan reflejar. Eso excluye las escenas montadas con propósitos de manipulación. Cuando se realice un montaje o pos-producción, será claramente explicitado que se trata de una recreación.

16. La información será distinguida de la opinión y el análisis y los tres géneros indicados de la publicidad y los mensajes publicitarios. Los columnistas y periodistas propios y/o invitados que publiquen columnas, blogs, artículos de opinión u análisis irán siempre con firma.

Usplash / Aaron Burden.
Usplash / Aaron Burden.

17. ENREDACCIÓN menciona la autoría de citas o fragmentos de citas, hechos, coberturas o sucesos tomadas de publicaciones de periodistas, otros medios o ciudadanos en las redes sociales u otros medios de comunicación.

18. ENREDACCIÓN y sus equipos periodísticos no difunden mensajes publicitarios en sus materiales informativos, de opinión u análisis que no estén clara y debidamente identificados como tales.

No difundimos mensajes publicitarios en los materiales informativos, de opinión u análisis que no estén clara y debidamente identificados como tales.

19. ENREDACCIÓN ni sus equipos periodísticos realizan operaciones de prensa ni difunden información tendenciosa. Si una información de interés público proviniera de una operación de prensa, se aclarará su origen.

20. Ningún periodista, fotógrafo, productor de imágenes, ilustrador, infografista o miembro de los equipos periodísticos de ENREDACCIÓN ni el propio medio, aceptan pagos, retribuciones, dádivas ni privilegios de ningún tipo que pudieran pretender, de manera explícita o no, incidir sobre un manejo informativo particular.

21. ENREDACCIÓN ni sus equipos periodísticos pagan por información o entrevistas.

22. ENREDACCIÓN desarrolla su trabajo para servir al interés público, nunca a objetivos sectoriales o particulares de este medio o de sus integrantes.

La información es un bien social y un servicio público. Esto significa que no puede manipularse o considerarse como un producto.

23. La información es un bien social y un servicio público. Esto significa que no puede manipularse o considerarse como un producto. Todas las personas tienen derecho a acceder a información para ejercer sus derechos, participar en los asuntos públicos, y desarrollar y fortalecer el sistema democrático y a expresarse libremente. Ambos derechos (a la información y la libertad de expresión) tienen rango de derechos humanos y son precedentes o básicos para el ejercicio de otros derechos.

Usplash / Alexandru Stavrica
Usplash / Alexandru Stavrica

24. Los miembros de los equipos periodísticos y este medio no aceptarán regalos y atenciones que pudieran ofrecerse como resultado del trabajo, las publicaciones o conexiones profesionales. Corresponde devolver al remitente los regalos con una explicación sobre los principios de ética periodística que impiden aceptar cualquier tipo de retribución de terceros. Están exceptuados de esta regla los obsequios de cortesía, siempre que su valor no exceda los 30 dólares estadounidenses.

Los miembros de los equipos periodísticos y este medio no aceptarán regalos y atenciones que pudieran ofrecerse como resultado del trabajo, las publicaciones o conexiones profesionales.

25. Este medio, en general, realizará coberturas que pueda financiar con sus propios recursos. En caso de acceder a invitaciones pagas, esta situación será explicitada en la cobertura para que el lector o usuario pueda evaluar la imparcialidad del trabajo del equipo periodístico y el propio medio.

26. El obsequio de viajes de placer o recreación no serán aceptados por los directivos de ENREDACCIÓN ni sus equipos periodísticos y se procederá de acuerdo a lo señalado en el punto 24.

27. ENREDACCIÓN no obligará a ningún miembro de su equipo a firmar un trabajo profesional que contradiga sus valores, creencias o principios establecidos en esta declaración.

Ningún integrante de ENREDACCIÓN estará obligado a firmar un trabajo profesional que contradiga sus valores, creencias o los principios establecidos en esta declaración.

28. Este medio se compromete a aclarar o rectificar la información publicada en el caso de que así correspondiera.

29. ENREDACCIÓN se compromete a publicar Carta de Lectores o Pedidos de Replica sobre artículos o imágenes publicadas con el objetivo de fortalecer el debate democrático y plural sobre la información, las opiniones vertidas o los análisis realizados. La publicación de estos textos no implica rectificación de lo publicado, salvo que sea expresamente indicado.

30. Nos comprometemos a respetar la privacidad de las personas. Sólo cuando se viera afectado un bien o valor público por un aspecto relacionado con la intimidad de una persona, puede prevalecer el derecho a la información de los ciudadanos por sobre la privacidad de un particular.

31. Este medio sólo mencionará cuestiones de religión, etnia, nacionalidad, orientación sexual, discapacidades físicas o psíquicas, etc., si ello fuera indispensable para comprender la información o su contexto y cuando dicha referencia no resultara ofensiva ni discriminatoria.

No se publicarán generalizaciones o imágenes que dañen o victimicen a grupos minoritarios.

32. No se publicarán generalizaciones o imágenes que dañen o victimicen a grupos minoritarios.

33. Todas las informaciones respetarán el principio constitucional de inocencia de cualquier persona mientras una culpabilidad no hubiera sido probada judicialmente. Los pronunciamientos de las fuentes policiales no son suficientes para determinar culpas ni siquiera cuando tienen la forma de comunicados oficiales.

34. Buscaremos que la persona acusada de participar de un delito dé su visión de los hechos en la información.

35. En el caso de que víctimas de tragedias o incidentes, o sus familiares y allegados, prefirieran no exponerse a la prensa, debe respetarse su posición y evitar difundir imágenes o sonido del momento en el que rehúsan la requisitoria periodística.

36. No se publicarán los nombres de víctimas de delitos sexuales, a menos que se cuente con su consentimiento explícito.

37. En ningún caso consignaremos los nombres e imágenes de niños o adolescentes involucrados en actos criminales, ni siquiera por su nombre de pila, alias o apodo. Se aplicará en este sentido la legislación nacional e internacional que proteger los derechos de la infancia.

38. No se publicará información sobre suicidios, a menos que se trate de casos de personas públicas (políticos, funcionarios, empresarios, dirigentes, actores, músicos, etc.) o de ostensible valor informativo.

No se publicará información sobre suicidios, a menos que se trate de casos de personas públicas o de ostensible valor informativo.

PRINCIPIOS GENERALES

39. ENREDACCIÓN y sus equipos periodísticos se comprometen con los principios y valores de la democracia, la honestidad, el pluralismo y la tolerancia.

El Congreso de la Nación en la Ciudad de Buenos Aires. (Foto: Senado Nacional).
El Congreso de la Nación en la Ciudad de Buenos Aires. (Foto: Senado Nacional).

40. Asumir la defensa irrestricta de los derechos de libertad de expresión  e información cada vez que se vean amenazados, cualquiera que sea el origen o la forma de esa amenaza.

41. Asumir la defensa del sistema democrático como sistema político que garantiza la participación ciudadana basada en el libre acceso a la información, el respeto de las minorías y la alternancia en el poder.

42. Asumir la defensa de la Constitución Nacional, la división de poderes y el correcto funcionamiento de las instituciones que se han creado bajo su tutela.

43. Asumir la defensa de la Constitución de la Provincia de Córdoba, la división de pdoeres y el correcto funcionamiento de las instituciones que se han creado bajo su tutela.

44. Asumir la defensa de los Derechos Humanos y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

Tratados Internacionales a los que adherimos:

Declaración Universal de los Derechos Humanos y normativa internacional sobre derechos humanos.

Convención sobre los Derechos del Niño.

Convención Internacional sobre los derechos de las Personas con Discapacidad.

Convención Americana de Derechos Humanos.

Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión.

La Libertad de Expresión en los Tratados Internacionales.

Artículo 13.  Libertad de Pensamiento y de Expresión (Convención Americana de Derechos Humanos)

 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.  Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

 2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

 a)  el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o

 b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

 3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

 4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.

 5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.