El presidente explicó a los gobernadores las razones del pedido de ayuda al FMI y les pidió trabajar juntos. Hasta ahora, ningún mandatario se expresó.

Macri en la cabecera. A la izquierda, Bordet, Uñac y Schiaretti. A la derecha, Frigerio, Peña y los gobernadores Peppo y Manzur. Foto: Presidencia de la Nación.
Municipalidad Río Cuarto-Gas

Hace mucho tiempo que no se veía un registro que trasluciera semejante imagen de tragedia y preocupación. El presidente les habla a cinco gobernadores dialoguistas del PJ, entre los que se encontraba el de Córdoba, Juan Schiaretti, mientras el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, mirán la escena casi como espectadores. Sólo copas de agua. Rostros y cuerpos tensos, los de los gobernadores. Es un cuadro del momento, creado a partir de la decisión del gobierno de solicitar ayuda creditica al FMI frente a la crisis cambiaria.

Ninguno de los mandatarios hizo declaraciones públicas sobre el conclave.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

VER Negociación con el FMI: el presidente busca el apoyo de Schiaretti y los gobernadores del PJ.

VER La foto de “la unidad” de Cambiemos fue demasiado poco frente a la crisis cambiaria y política.

VER Qué pasó para que Argentina esté otra vez en problemas y pida ayuda financiera al FMI.

VER La vuelta al Fondo y las imágenes familiares.

VER El programa económico asoma al país a la crisis y abre un período de confrontación social.

Macri luego recibió por separado a los gobernadores de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y de Misiones, Hugo Passalacqua. Los dos hicieron su aporte al intento del Ejecutivo de evitar el proyecto de ley contra los tarifazos que finalmente logró aprobar la oposición en la Cámara de Diputados. Passalacqua no dejó bajar a ningún diputado al recinto. Zamora puso los huevos en las dos canastas por igual: 3 votaron la iniciativa anti-tarifazos y 3 se ausentaron.

Por distintos motivos no pudieron concurrir Sergio Casas (La Rioja), Roxana Bertone (Tierra del Fuego) y Juan Manuel Urtubey (que fue padre de una niña hace unos días).

Además de Schiaretti, estuvieron en el primer conclave Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco). Mientras el presidente se reunía con los jefes peronistas, al lado esperaban la primera mandataria de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Los que no fueron invitados a reunirse con el titular del ejecutivo fueron los mandatarios del PJ kirchnerista o afines a la ex presidenta, el socialista Miguel Lifschitz, el neuquino, Omar Gutíerrez, el rionegrino Alberto Weretilneck y el chubutense, Mariano Arcioni. El peronista pampeano Jorge Verna, fuertemente enfrentado con el gobierno nacional, tampoco fue convocado, al igual que el puntano Alberto Rodríguez Saá.

La convocatoria pareció ser un mapa del nivel de relación que el gobierno tiene con cada gobernador. El PJ dialoguista estuvo separado de los mandatarios híper-cercanos como Zamora y Passalacqua, que gozaron de reuniones por separado con el presidente. Una de las razones es que los caciques provinciales del PJ cercano a la Casa Rosada no domaron a sus diputados, que terminaron votando la Ley contra los tarifazos.

VER Tarifazos de luz y gas: la oposición logró aprobar el proyecto que liga los aumentos a los salarios.

Luego del encuentro con los mandatarios del PJ, el que habló con los periodistas en Casa de Gobierno fue el ministro Frigerio.  “Los gobernadores están convencidos de que hay que sostener y apoyar todas las políticas que impliquen que la Argentina continúe en esta senda de crecimiento económico.  Entienden que este camino gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas hay que sostenerlo y también comprometer a todos los que tienen responsabilidad en la función pública”.

El ministro señaló que los gobernadores se comprometieron “para trabajar juntos en el Presupuesto 2019, que tendrá restricciones”.

Sobre si apoyaban o no las negociaciones con el FMI, el ministro indicó que “hubo un compromiso muy firme de apoyo. Estamos todos en el mismo barco, convencidos de que tenemos que tirar para el mismo lado y generar todos los instrumentos que estén a nuestro alcance”.

Pese al hermetismo que rodeó al encuentro, fuentes del oficialismo nacional y los gobernadores indicaron que Macri habría señalado la inconveniencia de que el Senado apruebe la ley que alinea las tarifas de servicios públicos con los salarios, que lo obligaría al vetarla y a pagar un alto “costo político” y habría habido un intercambio de opiniones sobre el escenario que abren las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. El presidente  planteó además la necesidad de trabajar en una agenda común y coordinar esfuerzos sobre todo para estructurar el presupuesto 2019; coincidieron en alcanzar el equilibrio fiscal en 2020; y el gobierno prometió que continuará la ejecución de obras públicas en 2018 por un total de $185.000 millones, pero habría pedido que los gobernadores que aportaran el 30% de los fondos para poder cumplir con las metas de reducción de gasto público anunciadas por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, antes de correr a Washington D.C para negociar con el FMI.

Sin embargo, ninguno de los presentes dejó entrever el detalle de la conversación principal, sobre todo a partir de que se espera que el FMI liberé la mayor parte de los fondos que pide Argentina, para lo que cuenta además con el apoyo de Estados Unidos, pero el crédito tendrá fuertes condicionalidades. Está claro que el presidente necesita del apoyo del peronismo dialoguista para poder garantizar que los ajustes y medidas que requiera el organismo internacional pasarán por el Congreso -en los casos que corresponda- y no serán los gobernadores los sostenes de la resistencia política a estos acuerdos con el FMI. Del encuentro de ayer, no surgió ninguna explicitación, ni a favor, ni en contra, salvo la mención de Frigerio y la información en “off the récord” sobre la confección conjunta del presupuesto nacional del año que viene, un instrumento que tendrá restricciones.

¿Qué podría suceder? Cecilia Allami, investigadora de la de la Universidad Nacional General Sarmiento dijo al diario Página/12 ayer, que “según se desprende del último informe sobre Argentina de parte del FMI, hay varios frentes sobre los que podría operar la condicionalidad: mayor ajuste fiscal, cambios impositivos, reforma laboral y apertura comercial”. Otro dato que puede complicar el escenario, es que en general los planes de estabilización del FMI apuntan no sólo al déficit fiscal nacional (para supuestamente lograr ahorro genuino que permita pagar los compromisos externos), sino que apuntan a lograrlo también en las provincias. Si bien el último Pacto Fiscal lo propugna para 2020, es probable que el Fondo pida un adelantamiento y también otro modo de calcularlo, esto es, que en lugar de atarlo a la inflación, sea directamente una reducción. Quizá los gestos tensos tengan que ver con alguna de estos planteos.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Para financiar la producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística que requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, desde el próximo 15 de mayo de 2018, ENREDACCIÓN solicitará una SUSCRIPCIÓN PAGA de 63 pesos mensuales. Será a partir de la nota número 10 (las 9 primeras serán libres). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.

Telecom