El ministro Dujovne viajó a Washington para negociar un stand by de 30 mil millones de dólares. Las razones del choque.

El ministro Dujovne, el presidente Macri, y Luis Caputo, ministro de Finanzas. Foto: Prensa Presidencia de la Nación.
Municipalidad Río Cuarto-Gas

En economía y política, lo técnico no precede a la ideología. En este caso tampoco. El gobierno de Mauricio Macri construyó una alianza con los sectores agro-exportadores, el capital financiero internacional, las petroleras y empresas de servicios públicos, las constructoras y las industrias globalizadas como las automotrices. Prometió domar la inflación, pero mintió, porque en esta primera etapa la transferencia de ingresos a los productores de energía y prestadoras de servicios públicos volvían imposible ese relato. La luz tuvo incremento superiores a 1400% o el gas a 460%. Las naftas tienen valores internacionales.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

A su vez, los principales CEOs que colonizaron el gabinete nacional, provienen -en general- del sector financiero, por lo que la alianza núcleo ha sido con las finanzas globalizadas. La estrategia de endeudamiento externo responde a esos acuerdos: para tener una aproximación, sólo el Estado Nacional, sin contar las provincias, emitió en 2016/2017, deuda por 42.000 millones de dólares. Este año, Luis Caputo, el ministro de Finanzas, ya llevaba 28 mil de los 46500 millones de dólares autorizados por el Congreso. Pero el grifo externo se cortó. Esto influirá no sólo en el Estado, sino en las empresas. Se acabó la fantasía del financiamiento internacional.

La segunda pata de la timba financiera son las Lebacs, de las cuales vence poco más de 1 billón de pesos el martes de la semana que viene y sin acuerdo con el FMI, es altamente probable que sus tenedores desaten una corrida descomunal contra el peso. Por eso, el viaje de Nicolás Dujovne, es una aventura desesperada a Washington D.C y lo que consiga servirá, al tipo de cambio de ayer, para recomprar alrededor de un 60% de las Lebacs. Si hay acuerdo (el último préstamo se pidió en 2003), la bomba de relojería financiera probablemente podrá prorratearse. Como será la magnitud del riesgo, que el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo le pidió al gobierno desarmar rápidamente esa operatoria porque ya es insostenible. Las Lebacs son un bono del Estado creado para sacar pesos del mercado. El tema es que además sirvió para atraer tenedores de dólares, que compraron Lebacs aprovechando sus altos intereses, mayores que la ganancias que proporcionaban las colocaciones en dólares en cualquier otro país del mundo, luego las liquidaban, y volvían a los dólares, sacándolos del país. Para ello, se aprovechaban de una herramienta que eliminó las restricciones al movimiento del capital financiero. Negocio redondo.

La fuga de capitales ha sido también enorme: en 2016 se fueron 10 mil millones de dólares y en 2017, 20.000. En el primer trimestre de 2018, esa suma es de 7000 millones. Una sangría terrible.

La apertura de importaciones, además de destruir el débil entramado industrial argentino, generó en 2017 una fuerte déficit comercial de 8471 millones de dólares. El más elevado de la historia.

La velocidad del ajuste del gasto público (el país tiene en la actualidad un défict fiscal luego de pagar deuda por encima del 3% del PBI) no fue suficiente para semejante fiesta, a lo que se sumó que los productores agropecuarios no tiene obligación de liquidar divisas cuando las obtienen por exportaciones.

El anuncio de las negociaciones con el FMI, tranquilizó levemente el mercado cambiario ayer, pero el precio del dólar quedó en 22,94 para la venta luego de superar los 23 pesos.

El gobierno pedirá 30 mil millones de dólares al FMI. Las condiciones serán las clásicas: un ajuste mayor y aceleración de reformas estructurales, como la flexibilización laboral y la privatización parcial de las jubilaciones. El FMI presta dólares a cambio de un monitoreo semestral de la marcha de la economía, según las pautas para recibir el préstamo contingente.

La propia crisis cambiaria frenará la economía, la inflación se recalentará, bajará el consumo y se reducirá la recaudación impositiva. Luego le seguirán las exigencias del FMI para ajustar el gasto público, lo que alimentará el circuito recesivo, y las privatizaciones. Todo pasó muy rápido. Lo que viene, será más veloz aún. Tendremos que inventar algún nuevo vocablo para las penurias que llegan.

EL MENSAJE DE MACRI

El mensaje del presidente se extendió poco más de dos minutos. El texto completo es el siguiente:

El presidente Mauricio Macri.

“Ustedes saben que tengo un compromiso de decirles la verdad siempre. También que me metí en política y me postulé para la presidencia para trabajar todos los días para que cada argentino pueda vivir mejor y desarrollarse plenamente”.

“Mi convicción es que estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica que nos haría retroceder y dañaría a todos”.

“Para esto implementamos una política económica gradualista que busca equilibrar el desastre que nos dejaron en nuestras cuentas públicas, cuidando a los sectores vulnerables y al mismo tiempo creciendo, generando así más empleo y desarrollo”.

“Esta política depende mucho del financiamiento externo. Durante los dos primeros años hemos contado con un contexto mundial muy favorable, pero eso hoy está cambiando”.

“Las condiciones mundiales están cada día más complejas y por varios factores: están subiendo las tasas de interés, subiendo el petróleo, se han devaluado las monedas de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos”.

“El problema que tenemos es que somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo, producto del enorme gasto público que heredamos y que estamos ordenando”.

“Frente a esta nueva situación y de manera preventiva he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora, y nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo”.

“Esto nos va a permitir fortalecer este programa de crecimiento y desarrollo, dándonos un mayor respaldo para enfrentar este nuevo escenario global y evitar crisis como las que hemos tenido en nuestra historia”.

“Esta decisión la tomé pensando en el mejor interés de todos los argentinos, no mintiéndoles como tantas veces nos han hecho.

“Les digo a todos los argentinos, en especial a toda la dirigencia, que cumpliendo con los compromisos y alejándonos de la demagogia y la mentira estoy convencido de que el camino que tomamos va a lograr un mejor futuro para todos. Muchas gracias”.

EL FMI

Por su parte, Christine Lagarde, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, emitió una declaración confirmando la apertura de la negociación: “Argentina es un valioso miembro del Fondo Monetario Internacional. Agradezco la declaración que el presidente Macri hizo y espero con interés continuar nuestra colaboración con Argentina. Se han iniciado discusiones sobre cómo podemos trabajar juntos para fortalecer la economía argentina y llevaremos estas conversaciones a cabo en breve”.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Para financiar la producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística que requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, desde el próximo 15 de mayo de 2018, ENREDACCIÓN solicitará una SUSCRIPCIÓN PAGA de 63 pesos mensuales. Será a partir de la nota número 10 (las 9 primeras serán libres). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.

Telecom