Ahora Leyendo
Desde 2015 se venden cada vez menos autos hechos en Argentina

Desde 2015 se venden cada vez menos autos hechos en Argentina

Apenas el 27,72% de los autos y utilitarios livianos que se vendieron en las concesionarias fue “Hecho en Argentina” en 2019. Sumaron 103.282 vehículos los que salieron de las terminales locales contra los 372.474 que se entregaron a los compradores. Uno de los peores años de este siglo y una situación que no tiene que ver sólo con la fenomenal crisis de la economía. Los datos surgen de las estadísticas mensuales que brinda la Asociación de Fábricas de Argentina (ADEFA).

Enredacción-Te contamos

La explicación principal de este fenómeno parece estar en que la producción de las fábricas y la comercialización estuvieron ligadas a la política global de las marcas (planes de producción altamente especializados en modelos determinados y adecuados a sus planes de venta mundiales), que fueron acompañadas por la política de apertura comercial del gobierno nacional de Mauricio Macri. Ese mix junto a la crisis de la economía, derrumbaron a este conglomerado industrial.

En ese sentido, un ejemplo es el año 2017, cuando se alcanzó el máximo de ventas anuales con 883.802 unidades (4 más que en 2011, cuando se vendieron 883.771 autos y utilitarios). Mientras en 2017, la producción nacional representó el 29,3%, en 2011 fue de 36,75%, esto es, una diferencia de 7,45%. ¿Por qué? Por las líneas de modelos que se fabricaban en el país, que eran más acordes a la demanda (menos especialización productiva); por los condicionantes a la importación (compensación por cada dólar utilizado para importar); y por un nivel de consumo y acompañamiento crediticio mayor.

Durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, la participación de los rodados producidos por manos argentinas fue creciendo hasta situarse por encima de los 30 puntos porcentuales (pp.), primero; y de los 40 pp. en 2012, 2014 y 2015. En cambio, con Macri cayó por debajo de los 30 pp. en 3 años: 2017, 2018, y 2019. Las cifras revelan la eficacia de las politícas de sesgo populista (peronismo-kirchnerista) versus las "neoliberales" (macrismo).

VER La industria automotriz después de Cambiemos: la producción nacional cayó hasta los niveles de 2005.

Punta a punta, en términos generales, CFK pasó de 883.771 rodados vendidos en concesionarias en 2011, a 613.267 en 2015. Una merma de 270.504 unidades, equivalente a una caída de 30,7%.

Macri arrancó con 721.411 en 2016, llegó a 883.802 en 2017 y terminó con apenas 372.474 coches y utilitarios comercializados en 2019. De extremo a extremo, la diferencia es de 348.937 unidades menos, lo que representa una contracción de 48,36%. Si se mide contra el récord de 2017, el derrumbe llega al 57,9%, con un achique de medio millón de vehículos.

El mercado automotor sigue en la banquina.

Los datos indican que en 2011 se vendieron 883.771 autos y utilitarios, de los cuales fueron “Made in Argentina” un total de 324.795, un 36,75%. A su vez, las fábricas locales produjeron 828.771, que se explica en la férrea política de intercambio compensado con Brasil (883 mil vendidos y 828 mil producidos aquí) que se implementaba por aquellos años.

En 2015, acompañado de créditos para la compra de autos fabricados en el país, se vendieron 613.267 unidades, de las cuales 290.337 fueron nacionales, alcanzándose la mayor proporción de vehículos argentinos vendidos en concesionarias con 47,34% del total. Los fabricados en Argentina fueron 526.657, 87 mil menos que el total de vendidos, ya que la compensación entre autos exportados e importados era resistida por las terminales y este objetivo se volvía cada vez más difícil de conseguir por la administración del comercio exterior. Aparecían en esa época productos ajenos a la industria automotriz vendidos al exterior por las fábricas para equilibrar los dólares utilizados para comprar rodados en las fábricas extranjeras.

Ver también

A partir de allí, caería año a año la cantidad de unidades argentinas comercializadas en las concesionarias y la incidencia de la producción nacional en las ventas totales de esos puntos de ventas: 2016 fue de 281.659 contra 721.411 vendidos, un 39,04%; 2017, 259.008 contra 883.802 comercializados, un 29,3%; 2018, 197.827 contra 681.816, un 29,01%; y 2019, 103.282 contra 372.474, un magro 27,72%. Es decir, creció la venta de autos y utilitarios importados en detrimento de los nacionales, lo que acentuó la crisis del sector.

Por otro lado, se nota la incidencia de la apertura comercial, que desenganchó la producción local del total de autos vendidos en las concesionarias. Esto es, no fue necesario armonizar exportaciones e importaciones. Así en 2016, se fabricaron 472.775 vehículos y se vendieron 721.411, una diferencia de 248.636 unidades. La proporción de producción nacional sobre unidades vendidas, fue de 65,53%; en 2017 de 53,57%; en 2018 de 68,44%; y en 2019 mejoró como consecuencia de la crisis financiera y de consumo y por las sucesivas devaluaciones de la moneda argentina que encarecieron las importaciones, quedando en 84,5%. Esto es, que las consecuencias de la política macroeconómica recuperaron ese índice. Una referencia comparativa resulta el año 2015, en el final del período peronista-kirchnerista, cuando la proporción de producción nacional sobre las unidades vendidas fue de 85,9%.

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ. Con tu membresía, podrás participar de beneficios exclusivos para SOCIOS. Juntos podemos hacer más y mejor periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción