La legisladora plantea la necesidad de avanzar en la separación de origen de los residuos urbanos. "No se trata de una discusión que distinga partidos políticos sino que nos involucra a todos como sociedad y como responsables de lo que sucede con nuestro medio ambiente", destaca en esta columna.

(Por Carmen Nebreda*). En los últimos días, y en el marco del análisis que se realizó en la comisión de Asuntos Ecológicos de la Legislatura de Córdoba del proyecto de Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos Reciclables (GIRSUR) que presentamos el año pasado, ha tomado lugar en la agenda pública y en los medios de comunicación de distintos puntos de la provincia el problema acuciante de los residuos urbanos.

Se trata de una problemática urgente sobre la cual se han puesto sobre la mesa de discusión distintas alternativas. Algunas de ellas son soluciones antiguas y parciales como: la modificación en los criterios de concesión de los servicios de higiene urbana, la opción por un nuevo predio de enterramiento por parte de la Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos Sólidos Urbanos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor), y la inviable posibilidad de trasladar los residuos al norte cordobés.

No obstante, ninguna de estas iniciativas aborda la cuestión de fondo: la cantidad creciente de desechos que se generan y la falta de políticas activas que posibiliten un tratamiento de la basura acorde a las necesidades de nuestra época.

En este contexto, junto a los vecinos de Villa Parque Santa Ana (quienes serían los principales damnificados si las autoridades habilitan a que Cormecor instale un predio de tratamiento de desechos cerca al ejido urbano de esa localidad cordobesa) desarrollamos la propuesta de la ley GIRSUR.

La iniciativa fija metas de reducción de disposición final de los residuos en la Provincia de Córdoba de 30% para 2020, de 50% para 2025 y de 70% para 2030.

El proyecto tiene por finalidad principal determinar las normas de procedimientos destinados a hacer efectivo el cumplimiento de la Ley 9.088, fomentando la separación en origen o domiciliaria, la disposición inicial selectiva, la valorización, la reutilización y el reciclaje de los residuos.

La propuesta también crea el Ente Provincial “Córdoba Residuos Reciclables” (CORRE) dentro de la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba y prevé la incorporación al sistema de todas las comunas y municipios de la Provincia mediante convenios.

Otro dato clave es que los planes de adecuación a la GIRSUR por parte de municipios y comunas deben tener como objetivo principal “erradicar la práctica de arrojo en basurales a cielo abierto e impedir el establecimiento de nuevos basurales a cielo abierto en sus respectivas jurisdicciones”, según señala el artículo 17° del proyecto de ley.

Nuestra intención es que, a partir de este proyecto, se pueda generar un debate amplio donde los distintos sectores involucrados expongan su punto de vista y aporten sus ideas. En este sentido, consideramos que la piedra angular para viabilizar esta discusión es que exista voluntad política para lograr una solución real. En este punto, la posición que asuman las autoridades de la provincia es sustancial.

Es preciso tener en cuenta que no se trata de una discusión que distinga partidos políticos sino que nos involucra a todos como sociedad y como responsables de lo que sucede con nuestro medio ambiente. Es necesario que este tema se constituya en política de estado.

* Carmen Nebreda es legisladora provincial por Córdoba Podemos (Partido de la Victoria, Córdoba).   

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com