Los acusados eran un padre y un hijo que acuchillaron a Diego Altamira en 2016, en barrio Colonia Lola. Hubo incidentes entre las familias a la salida de Tribunales.

Jorge “El Gallo” Altamira. Foto: Imagen ADN / Canal 10.
Municipalidad de Río Cuarto 3

Carlos Quiroga y su hijo Maximiliano fueron condenados ayer a 11 años de prisión por el asesinato del hijo de Jorge “Gallo” Altamira, un narcotraficante con influencias y varias causas judiciales en Córdoba.

Diego Altamira, de 33 años, recibió tres puñaladas en uno de sus brazos durante una pelea ocurrida el 13 de abril de 2016 entre los integrantes de ambas familias, que viven a una cuadra de distancia en barrio Colonia Lola. Las heridas dañaron arterias importantes y el hombre murió dos días después, a causa del intenso sangrado.

VER MÁS ARTÍCULOS DE WALDO CEBRERO.

Los Quiroga fueron condenados por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, pese a que Diego murió a causa de las heridas de cuchillo. El agravante se debe a que, mientras Maximiliano corría cuchillo en mano a Altamira, Carlos Quiroga sacó un arma de fuego y trató de rematarlo.

La condena coincide con la solicitada por el fiscal de Cámara, Diego Albornoz. El abogado querellante, Miguel Juárez Villanueva, había solicitado 15 años. “La familia está conforme con la condena que también alcanzó a Carlos Quiroga. La prueba contra él era más sensible, porque nunca se encontró el arma ni se supo dónde impactó el disparo, pero en la audiencia se pudo comprobar con testimonios que fue él quien quiso rematar a Diego de un tiro”, explicó a ENREDACIÓN el querellante.

El crimen ocurrió a plena luz del día, en la puerta de la casa de los Quiroga en la Calle Estados Unidos al 5600. Carlos y el “Gallo” intentaban establecer una tregua por diferencias radicales: los Quiroga, según ellos mismos sostienen, habían vendido drogas para Altamira, pero habían dejado el negocio. Las diferencias se trasladaron a los hijos, que peleaban cada vez que se cruzaban.

Y ayer no fue la excepción. La sala de audiencias era una olla de presión. La bronca estalló en la calle, cuando ambas familias se cruzaron en la calle. “

Sumate al equipo y ayúdanos a contar lo que el poder no quiere.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com