El juvenil Mateo Chiarini es una de las apuestas de el griego en la Liga Nacional. "Quiero seguir mejorando mi juego para poder sumar más minutos, sobre todo enfocarme en mi tiro exterior y seguir mejorando físicamente", confiesa.

El escolta Mateo Chiarini. Foto: La Liga Contenidos.

No es un día más para los jugadores de Atenas, que se entrenan en la cancha principal de la sede ubicada sobre la calle Alejandro Aguado en el famoso barrio de General Bustos. Su entrenador, Nicolás Casalánguida, sigue con atención el ejercicio y ante cualquier mínimo error detiene el ataque para corregir con indicaciones. El día que se hizo esta entrevista, el equipo con la historia más rica del basquetbol argentino, se entrenaba pensando en los dos últimos choques del año (con Boca y San Lorenzo). Se siente el calor agobiante y también un alto nivel de concentración: el técnico aprovecha el descanso entre ejercicios para acercarse al personaje de esta nota, y hablar con él. Entre el ruido de risas y botellas de agua lanzadas, se puede distinguir a un Casalánguida serio. Trata de explicarle de manera paternal, qué todo el progreso que viene teniendo no debe ser tomado a la ligera y tampoco permitir que estos logros lo hagan cambiar como persona. Sino más bien tomárselo con humildad y sacrificio, que son los pilares que lo llevaran a ser gran jugador. Mateo sólo lo mira y asiente. Luego, será el último en abandonar la cancha. Terminado el entrenamiento con el equipo, toma una pelota y se queda lanzando al aro mientras sus compañeros ya están en las duchas.

VER MÁS ARTÍCULOS DE IGNACIO GARCÍA ITURRIZA.

El juvenil escolta de Atenas tiene sólo 19 años y ciento noventa centímetros de altura. Es una de las apuestas a largo plazo del club. Por el crecimiento que viene teniendo en la Liga y su participación en el mundial Sub19 en Egipto, fue distinguido con el premio estimulo 2017. Esta temporada, es el juvenil que más minutos disputa en cancha (9,7) y el que más puntos convirtió (20 puntos en 6 partidos); además promedia un 33% desde la línea de tres puntos.

-Mateo, ¿Cómo es la relación entre los juveniles y Nicolás Casalánguida?

-Es muy buena la relación que tenemos con él, nos sigue bien de cerca y trata de aconsejarnos a cada uno de nosotros por igual. Eso nos da más confianza a la hora de preguntar y aprender un poco más todos los días. Es importante para cualquier juvenil que tiene las ganas de seguir superándose en cada entrenamiento y partido. Así que bueno, estamos muy contentos con su trabajo en el equipo.

Casalánguida nos sigue bien de cerca y trata de aconsejarnos a cada uno de nosotros por igual. Eso nos da más confianza a la hora de preguntar y aprender un poco más todos los días.

-¿Cómo vivís el día a día en el club?

-Trato de vivirlo al máximo, mejorar todo lo que puedo. Lo vivo con mucha intensidad, porque sé que hay jugadores de muchísima calidad y entonces trato de aprender todo lo que pueda de ellos.

-¿Cuál es tu objetivo personal este año?

-Seguir mejorando mi juego para poder sumar más minutos, sobre todo enfocarme en mi tiro exterior y seguir mejorando físicamente. También a nivel colectivo me encantaría que este equipo pueda llegar lejos en los playoffs.

Quiero seguir mejorando mi juego para poder sumar más minutos, sobre todo enfocarme en mi tiro exterior y seguir mejorando físicamente. También a nivel colectivo me encantaría que este equipo pueda llegar lejos en los playoffs.

MUNDIALISTA U19

El juvenil cordobés con la camiseta de la selección. Foto: CABB.

En el mundial que se desarrolló en Egipto, la selección Argentina fue una de las revelaciones, consiguiendo el octavo puesto. Logró estar a la altura de las grandes potencias y estuvo muy cerca de derrotar al equipo Español en cuartos de final. Mateo Chiarini fue uno de los integrantes de ese seleccionado, en el cual promedió 13 minutos, 2,9 puntos y 2,4 rebotes por juego.

-¿Qué sentiste al haber representado al país en un Mundial? ¿Creés que te ayudó para sumar experiencia y crecer como jugador?

Fue una experiencia hermosa. Ir a representar al país y más en un Mundial, fue algo único. Además, jugar contra jugadores de nivel internacional creo que suma mucha experiencia porque es otro roce competitivo. Fue algo que no me lo voy a olvidar nunca y que me motiva para seguir creciendo. Estuvimos muy cerca de entrar entre los mejores cuatro del mundo, pero logramos un octavo puesto que es muy gratificante, viendo los grandes equipos que había enfrente.

DE LIGA NACIONAL

-¿Qué objetivos creés que puede alcanzar Atenas esta temporada?

-Primero que nada, nos estamos consolidando como equipo, creo que llevamos muy poco tiempo juntos y tenemos que terminar de encontrar una química para alcanzar el máximo potencial. A partir de ahí vamos a encontrar el camino para lograr pelearles a los de arriba. Confío en el grupo que tenemos, pero hay que ir partido a partido.

-¿Estás conforme con la participación y la cantidad de minutos en los partidos? ¿Cómo te sentís físicamente después de la lesión en la rodilla?

A fondo. Chiarini intenta imponer su velocidad. Foto: La Liga Contenidos.

-Físicamente me siento muy bien, hace ya cuatro meses que me operé de los meniscos y por suerte no siento ninguna molestia. Estoy entrenando muy duro y por eso estoy volviendo al ritmo y nivel basquetbolístico que venía teniendo antes, y eso me pone contento. Además, me siento más confiado que en años anteriores, porque tanto los chicos del equipo como el cuerpo técnico me apoyan mucho para tomar decisiones y seguir tirando al aro. Con respecto a mi puesto en el equipo, estoy tranquilo porque se la calidad de los jugadores que están adelante mío y estoy siempre preparado para dar el máximo cuando el equipo lo necesite.

-¿Te gusta el equipo de esta temporada? ¿Qué es lo que lo diferencia de temporadas anteriores?

-Me gusta mucho este equipo. Creo que a diferencia de los años anteriores, donde Atenas estaba en otra situación, este equipo se armó para pelear otras cosas, tenemos las expectativas mucho más altas. Sabemos que tenemos equipo para ser competitivos y eso nos motiva a jugarle de igual a igual a cualquiera.

MARCA PERSONAL

-Un sueño para vos sería… ¿salir campeón con Atenas o jugar en la NBA? ¿O lo que estás viviendo en el club ya es un sueño?

-No… (se ríe). El sueño es el que estoy viviendo ahora; la verdad que paso a paso, trato de ir con los pies en la tierra, y hoy trato de pensar siempre en Atenas.

-¿Tu jugador favorito?

Lucio Redivo (un jugador nacido en Bahía Blanca, que ahora juega en Bilbao Basket, en la ACB española), porque me siento representado con él y me gusta mucho su estilo de juego.

¿Sos hincha de Instituto?

-Sí, toda mi familia es fanática de Instituto, así que lo sigo bien de cerca desde chico.

Sumate al equipo y ayúdanos a seguir contando historias.

i.garciaiturriza@gmail.com

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com