Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Deportes

[Historias de 64 casillas] Phiona Mutesi, la reina de Seattle

La ajedrecista de Uganda, Phiona Mutesi. (Foto: Gentileza).

Nadie más que Phiona, una niña criada en las polvorientas calles de Katwe, sabe lo que es estar lejos de sus afectos. Pero el sacrificio valía la pena. Phiona Mutesi, la niña ajedrecista que inspiró la película Reina de Katwe, la pequeña que vendía choclos con su hermano para sostener a la familia, la que se iba a dormir con hambre, la que no sabía ni leer ni escribir cuando se asomó por primera vez al merendero de Robert Katende, sí, ella, acaba de obtener su bachelor en la Northwest University, en Seattle, Estados Unidos.

Hacete Socio de Enredacción

Esa es la buena noticia y la comprobación de la sentencia de la que está convencido Robert: “El ajedrez puede transformar tu vida”. Lo hizo con Phiona y con Benjamín Mukumbya, quien también se graduó en Estados Unidos y era uno de los integrantes de “Los Pioneros” ugandeses que se ganaron el cariño del mundo, los que dormían en el suelo cuando iban a jugar los campeonatos juveniles porque no sabían lo que era dormir en una cama.

Graduarse en una universidad, lejos de Uganda, cambiar un destino que estaba marcado, como el de miles de niños ugandeses, aún. La suerte que Phiona encontró a Katende, principalmente, y al ajedrez. Un insondable y antiguo juego bélico, un tablero de 64 casillas con figuras medievales, transformaron su vida. Pero no es el único caso. En el mundo ya hay muchos ejemplos de cómo el ajedrez se convirtió en una herramienta de transformación social.

Fake News

Robert Katende está orgulloso de sus “pioneros” y así lo hizo saber cuándo se lo preguntamos el lunes pasado: “Es un gran logro para ellos (Phiona y Benjamin) y un gran precedente para mí y para el trabajo que hago, restableciendo la esperanza y transformando vidas a través del ajedrez. Una movida a la vez desde 2004. En mi libro A Knight without a Castle (Un Caballero sin Castillo) hay más detalles sobre ellos y cómo se dio la oportunidad de estudiar en Estados Unidos”, nos cuenta.

Él es el gran artífice de este “milagro”. El que les daba una taza de avena a todos esos chicos de la villa miseria más grande de Kampala con la única condición de que aprendieran a jugar al ajedrez.

Mackentor

Las historias de Phiona y Robert primero inspiraron al periodista Tim Crothers que escribió el libro Reina de Katwe y luego a Disney que las llevó al cine. Una versión edulcorada de las duras condiciones de existencia de Phiona y su familia en Kampala, pero inspiradora, al fin y al cabo.

Phiona y Robert estuvieron en Córdoba en julio de 2018. Fueron invitados por la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la Federación de Ajedrez de la Provincia de Córdoba a participar de las Jornadas Internacionales de Ajedrez Social y Educativo, junto a numerosos expertos en la materia. Su llegada a Argentina no hubiera sido posible sin los buenos oficios de la chilena Beatriz Marinello, una de las más extraordinarias dirigentes de la Federación Internacional de Ajedrez, con un gran convencimiento sobre la importancia de llevar el ajedrez a los sectores más vulnerables de la sociedad.

La estancia en el país no pudo ser más fructífera. Además del congreso de ajedrez, llevaron su historia a un Parque Educativo de la Municipalidad de Córdoba, a la cárcel de Bouwer, a Villa María, a Rosario. Y llegaron hasta Montevideo, a la Universidad de la República, gracias a la gestión de un gran dirigente: Esteban Jaureguizar.

Carranza junto con Mutesi, Katende y Carolina Machuca en Buenos Aires.

Robert, Phiona y el rector de la UNC, Hugo Juri, en Córdoba.

CONECTADOS POR WHATSAPP

Phiona habló con ENREDACCIÓN a través de una videollamada de WhatsApp desde Seattle. Gracias a su simpleza y generosidad y también gracias a la pericia de Carolina Machuca, la traductora “oficial” del dúo Mutesi-Katende, como ellos la llamaron cuando estuvo visitando Argentina.

Tenemos tanto de qué hablar con Phiona. Siempre le pido disculpas porque mi inglés cada vez es más malo. “Carlos, siempre decís que tu inglés es malo, pero yo te entiendo bien”, dice condescendiente la ugandesa. Se la nota muy feliz. El sábado 8 de mayo obtuvo su bachelor en Arts of Managment en la Northwest University de Seattle. Aquí va la charla, que termina con un “¡Adiosss!” aprendido en estas tierras.

¿Cómo están tus cosas por allí Phiona?

Estoy muy bien Carlos y Carolina. ¡Uy! No he estado en contacto con ustedes desde que estuve en Argentina. Estoy muy feliz de volver a hablar con ustedes. Estoy en Seattle, la gente se está vacunando. No están tan mal en relación al año pasado. El domingo me pongo la vacuna contra el Covid. Por suerte no he estado con nadie que haya tenido la enfermedad y la gente con la que vivo tampoco la tuvo. Estoy contenta porque conseguí un empleo en Microsoft. Empiezo a trabajar en agosto, pero primero debo esperar mi visa.

¿Pudiste viajar a Uganda?

No he vuelto a Uganda (se lamenta). Si no, no podría volver a entrar a Estados Unidos. Quizá vaya en diciembre. Ahora estoy feliz porque me gradué el sábado (8 de mayo). Es todo para mí. ¿En serio vieron mi graduación? Mucha gente de muchos países la vieron. Es una licenciatura en gerenciamiento y finanzas (Arts of Managment). Me gusta mi vida aquí en Seattle, fue muy desafiante, como para cualquiera que viene de otro país. Muy complicado, otra cultura, hacer nuevos amigos. La verdad es que los primeros meses fueron muy difíciles, pero estoy muy agradecida porque mi universidad tiene muy buenos profesores. Ellos me ayudaron con la tecnología, con las cosas que yo necesitaba. También tuve el apoyo de muchos amigos. Los amigos del ajedrez también me dieron mucho apoyo, especialmente el año pasado, a propósito de la pandemia del Covid. La verdad es que han sido buenos momentos. En todos estos años sólo dos veces viajé a Uganda. En el verano. El año pasado estuve punto de irme a casa, pero empezó la pandemia. Desde entonces, no he vuelto. Y este año tampoco puedo volver. Siempre me hace muy feliz volver a casa, porque me reúno con mi familia. ¿Mi madre? Ella está bien, siempre llora mucho de emoción cuando nos vemos. Y ha sido muy emocionante para ella mi graduación. Ustedes saben de dónde vengo, ya conocen mi historia. Es por eso que estoy muy agradecida.

¿Y el ajedrez?

No jugué al ajedrez el año pasado, porque los torneos son virtuales y a mí me gustan presenciales. Ahora que me gradué voy a retomar mis estudios de ajedrez porque tengo que prepararme para dos torneos.

¿Viste Gambito de Dama?

¡Por supuesto que la vi! ¿Quién no? Me encantó Anya Taylor Joy, muy buena actriz.

Sabemos que creaste tu propia fundación ¿Cómo va eso?

¡Mi fundación! No sé por dónde empezar: por el principio jaja. Siempre quise hacer algo para ayudar, como mucha gente lo hizo conmigo. Quiero devolver la esperanza a los chicos, quiero devolver a la comunidad todo lo que hizo por mí. Ustedes saben, yo no tenía comida, no tenía libros, no tenía lapicera, ni medio de transporte. Durante mucho tiempo caminé dos horas todos los días para ir y volver a mi casa de la escuela. Hoy muchos chicos hacen eso y no tienen comida. Y no podés caminar con el estómago vacío. No podés tomar clases con el estómago vacío. Entonces, quiero dar becas para que puedan financiar sus estudios, comprar comida y pagar el transporte. Por eso empecé mi fundación por esos chicos de Katwe. La lanzamos el (pasado) 28 de marzo, el día de mi cumpleaños 25.  Mucha gente está haciendo donaciones y estamos creando una web para hacer eso.

¿Estás en contacto con Robert?

¡Sí por supuesto! Siempre estoy en contacto con él. No hay lugar donde vaya que no esté en contacto con él. Robert es más que un padre para mí. Hablo con él todos los días.

Mirando hacia atrás, ¿alguna vez te imaginaste que podías llegar hasta dónde llegaste?

Realmente no lo puedo explicar. Desde dónde empecé, nunca imaginé dónde podía llegar. Porque a los 7 años yo dejé la escuela, no teníamos casa, con mis hermanos no podíamos ir a la escuela… Pero todo ha sido un pasito a la vez. Es como que todo fue una lucha y fuimos logrando distintas metas. Gracias al ajedrez mi familia tuvo una casa, comida. Después pude comenzar a estudiar, recibirme y tener un trabajo. Es muy emocionante mirar hacia atrás. Antes luchábamos por tener apenas lo que necesitábamos ese día. Todos los días teníamos problemas. ¿Si esto es un milagro? ¡Claro que es un milagro!

Phiona junto a Gary Kasparov. (Foto: Gentileza).

¿Te gustaría volver a Uganda?

Me gustaría mucho volver a casa, pero lo que me toca hoy es estar acá. Tengo un trabajo, comencé la fundación. Las conexiones que acá tengo son fundamentales para poder ayudar. Por dos años, al menos, voy a estar acá.

¿Qué cosas cambiaron a partir de tu historia en Uganda?

A partir de mi historia cambiaron algunas cosas. Antes los torneos eran solo para varones, pero ahora hay muchas chicas jugando. Hay muchos clubes y mucha gente que enseña ajedrez y muchos programas para chicas, con becas. Pero la vida en general de las chicas no ha cambiado tanto en Uganda. Muchas siguen abandonando las escuelas y es muy difícil que las cosas cambien si desde el Estado no cambian las cosas. Todavía tenemos los mismos políticos de antes y no hacen nada para que las cosas cambien.

Nos despedimos con la sensación de haber estado hablando con alguien muy cercano. Ella nos hace sentir así. Ella es Phiona Mutesi, la pequeña que llamó la atención del mundo por su talento para el ajedrez. Ella es la Reina de Katwe, sólo que ahora mudó su reino a Seattle, dispuesta a escribir una nueva historia inspiradora.

* Juan Carlos Carranza es periodista especializado en ajedrez.

Bonus track 1: El video de graduación de Phiona: https://www.northwestu.edu/commencement

Bonus track 2: La partida con Phiona en Córdoba:

Bonus Track 3: El Tráiler oficial de Reina de Katwe:

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

>> ©Enredacción. Está prohibida la reproducción de este artículo.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Uma

    12 mayo, 2021 a 18:56

    Excelente este artículo, muchísimas gracias!!

Comentario:

Te puede interesar

Análisis

Una encuesta nacional de la consultora Circuitos, señala que la imagen positiva del presidente alcanza 57,5% (9,26 puntos porcentuales por encima del caudal obtenido el...

Noticias

G.R. (las iniciales de su nombre y apellido) tiene 28 años y dice que tiene miedo. “No sé qué me va a pasar cuando...

Entrevistas

El médico infectólogo, Hugo Pizzi, dice que teme perder la compostura cuando ve en la calle personas sin barbijo, no respetando el distanciamiento social...

Noticias

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) acogió este jueves una denuncia del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y la CGT nacional contra...