Ahora Leyendo
[Historias de 64 casillas]: Hace 48 años el mundo cabía en un tablero de ajedrez

Miércoles 30 de Septiembre de 2020

[Historias de 64 casillas]: Hace 48 años el mundo cabía en un tablero de ajedrez

Por estos días, hace 48 años se disputaba en Reykjavik, Islandia, el llamado “Match del Siglo” entre el soviético campeón mundial de ajedrez Boris Vasílievich Spassky y su retador el estadounidense Robert James Fischer.

Enredacción Socios

Nunca el ajedrez alcanzó tanta popularidad como en aquél año, en 1972, cuando el planeta estuvo en vilo por una encarnizada batalla dentro de un tablero de 64 casillas en la que simbólicamente (y no tanto) se ponía en juego la preeminencia de alguna de las dos visiones hegemónicas del mundo que entonces proponía la Guerra Fría entre Estados Unidos y la desparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Según el historiador David Shenk, la retransmisión del match por parte de la televisión pública estadounidense se convirtió en el programa más visto de la PBS (Public Broadcasting Service) hasta la fecha. Pero el fenómeno fue mundial. En Córdoba, particularmente, los aficionados se agolpaban en la vieja sede del diario La Voz del Interior, en la avenida Colón, esperando que llegaran las jugadas por teletipo. Incluso, el gran maestro Erich Eliskases era el encargado de comentar las jugadas junto al recordado periodista y dirigente de ajedrez Héctor Luis “el avión” González.

Manula

El influjo de este encuentro y la carismática figura de Bobby Fischer inspiraron a que muchos jóvenes se volcasen al ajedrez, como asegura el propio maestro internacional Guillermo Soppe. “En el fútbol hoy todos los chicos quieren ser Messi. Nosotros queríamos ser como Fischer”, dice el ajedrecista más importante que ha producido esta provincia.

CAUSA NACIONAL

Para la Unión Soviética que Spassky retuviera el título era una cuestión de Estado. El campeón contaba con el apoyo de treinta y cinco maestros de primera clase dispuestos a ayudarlo a encontrar la forma de doblegar al monstruo estadounidense.

Pero si para la URSS fue una causa nacional, pronto lo fue también para Estados Unidos. Tanto es así que cuando Bobby aún no había puesto un pie en Islandia, disconforme con las condiciones económicas del encuentro, Henry Kissinger, el secretario de Estado de Richard Nixon, lo llamó personalmente para que se presentase a jugar. “Lo llamé a Bobby y le dije que moviese el culo y partiese para Islandia”, contó Kissinger que le dijo a Fischer, aunque el verdadero contenido del diálogo aún es materia de discusión.

A diferencia de Spassky, Fischer apenas si tenía dos asistentes: el gran maestro y sacerdote estadounidense William Lombardy y el gran maestro argentino Miguel Ángel Quinteros. Aunque no menospreciaba la experticia de estos astutos maestros, Bobby era un lobo solitario y no requería demasiado el consejo técnico de sus amigos Lombardy y Quinteros. “Donde más lo podía ayudar era en lo anímico y antes de cada partida, en el precalentamiento”, escribió hace poco Quinteros en una nota publicada por Infobae.

Sin buscar ser un ícono, Fischer encarnaba el espíritu individualista-emprendedor del capitalismo, mientras que Spassky simbolizaba el ideal socialista del trabajo colectivo para conseguir un objetivo.

Todo esto pasaba en el horizonte de eventos de este agujero negro cósmico con forma de tablero de ajedrez. Parafraseando a Jorge Luis Borges el “Match del Siglo” fue ese ámbito en que se odian dos colores.

AUTOPSIA A LAS MOSCAS

Al momento de celebrarse el match en Rejkjavik, la mente de Fischer rebosaba de ajedrez, pero estaba sobrecargada de paranoias. Y esa locura también contagiaría a la delegación soviética.

Spassky espera la llegada de Fischer en Rejkjavik, en 1972. (Foto: Gentileza).

Fischer arrancó el match con el pie izquierdo. En la primera partida, con piezas negras, en un final de probables tablas, comió un peón “envenenado” que le hizo inclinar su rey. Lejos de admitir su error, Bobby culpó de su derrota a la cercanía de las cámaras de televisión y al “excesivo” ruido que hacía el público con el envoltorio de las golosinas.

Sin embargo, luego de ese comienzo dudoso Fischer se rehízo y comenzó a tomar la delantera en el encuentro. Y al cabo de 16 partidas, la ventaja sobre Spassky era considerable. Los soviéticos no podían creer lo que estaba sucediendo con su púgil y empezaron a sospechar que los estadounidenses influían en la mente de su campeón con artefactos electrónicos y/o sustancias químicas provenientes, probablemente, ¡de la silla de Fischer!

Desbordados por aquella locura, la delegación soviética exigió a los organizadores que revisaran la sala de juego en busca de la causa del declive mental de Spassky. Los pacientes islandeses convocaron a sus mejores profesores de química, ingenieros en iluminación y técnicos en rayos X quienes luego de sesudos estudios sólo hallaron dos moscas muertas. Entonces, brillantemente, el corresponsal del New York Times insinuó si no había que realizar ¡una autopsia a las moscas!

Finalmente, Bobby se proclamó campeón del mundo derrotando a Spassky por 12,5 a 8,5. Lo que sobrevino después es muy conocido. Fischer se negó a defender el título frente a Anatoli Karpov en 1975 porque no satisficieron sus condiciones. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) proclamó entonces como duodécimo campeón mundial a Karpov y así la URSS recuperó otra vez la punta en la Guerra Fría.

Ver también

[Datos]

Robert James Fischer nació en Chicago (Illinois), el 9 de marzo de 1943 y murió en Reykiavik, Islandia el 17 de enero de 2008. Tenía 64 años, como las casillas del tablero.

Boris Vasilievich Spassky nació el 30 de enero de 1937 en San Petersburgo, Rusia. Actualmente tiene 83 años. Vive en Moscú.

[Bonus track]

El tablero con el que se jugó el “Match del Siglo” en Islandia fue adquirido en 2011 por un coleccionista anónimo por la suma de 48.000 euros.

* Juan Carlos Carranza es periodista especializado en ajedrez.

--

>> Te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN: INGRESÁ AQUÍ. Hacemos periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción