A través de una carta, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, le respondió a la UCR ratificando que el gobierno venderá la participación estatal en Transener. Ricardo Alfonsín fue el único radical que salió a responderle.

El diputado nacional, Mario Negri.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

La UCR le había reclamado al ministro de Energía Juan José Aranguren que el gobierno no concrete la venta de sus acciones en Transener. Lo había hecho a través de una carta. Ahora, el ministro le respondió a los radicales por vía postal, ratificando la decisión del gobierno nacional de avanzar en la política privatizadora. Por el momento, sólo salió a responder Ricardo Alfonsín: “Lo que ministro debería explicar  es la razón por la que el Gobierno considera conveniente que esté en manos privadas, y no estatales, una actividad estratégica para la economía del país, y además monopólica. Si debatiéramos sobre esto, que es la cuestión de fondo, comprobaríamos que las preferencias del Gobierno no son técnicas sino ideológicas”.

VER El radicalismo le pidió a Macri que no privatice Transener, pero igual saldrá a la venta.

El planteo radical llevaba la firma del presidente del Comité Nacional de la UCR, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo; del presidente de la Convención, el cordobés Jorge Sappia, y de los presidentes de los bloques legislativos, el senador por Chaco, Ángel Rozas, y el diputado por Córdoba, Mario Negri.

Ahora el ministro de Energía salió a responderle a los socios de Cambiemos ratificando la decisión oficial de vender las acciones que el Estado tiene en esa transportadora eléctrica. “La venta permitiría realizar una ganancia más que importante en beneficio de la empresa estatal”.

Señala que “ese fue, en definitiva, el resultado buscado, y no dejar que ese buen negocio lo concretara un tercero”. Explica que “el Ministerio de Energía y Minería ha estado y estará siempre dispuesto a realizar con los equipos técnicos de Cambiemos o de los partidos que lo constituyen las reuniones necesarias para debatir y clarificar las decisiones”.

El ex dipiutado nacional, Ricardo Alfonsín.

Puntualiza que “las razones de la venta están claramente expuestas en los considerandos del Decreto Nº 882/17” (Para justificar la medida, Ejecutivo argumentó que “con el propósito de racionalizar y tornar más eficiente la gestión pública relacionada con actividades del sector de la energía, limitando la participación del Estado a aquéllas obras y servicios que no puedan ser asumidos adecuadamente por el sector privado, se estima necesario efectuar las adecuaciones pertinentes respecto de las sociedades de capital estatal que desarrollan actividades del sector energético”), y argumenta que el Estado no tiene el control de Trasener, ya que “no es socio mayoritario” en la transportadora eléctrica.

Transener es la compañía que administra las redes en extra alta tensión por las que corre la electricidad hacia todas las provincias. Es un distribuidor mayorista de electricidad. Allí, el 52% de las acciones pertenecen a Citelec, donde el Estado posee el 50% del paquete accionario. El gobierno estima que por Transener puede recaudar alrededor de 350 millones de dólares. Para diseñar y conducir el proceso de privatización, como ocurriera durante la década menemista, regresarán los bancos internacionales.

La compañía opera alrededor de 8.800 kilómetros de líneas de transmisión propias y 5.500 kilómetros de líneas que componen la red de la Empresa de Transporte de Energía Eléctrica por Distribución Troncal de la Provincia de Buenos Aires Sociedad Anónima (Transba S.A), que es su controlada.

Frente a las explicaciones que el ministro Aranguren dio a la UCR, el exdiputado radical Ricardo Alfonsín sostuvo que “la respuesta se parece mucho a la que nos daban en la década del 90 cuando privatizaban YPF, Gas del Estado o los ferrocarriles. También entonces decían que eso era lo mejor para el país”.

“Lo que ministro debería explicar -dijo Alfonsín- es la razón por la que el Gobierno considera conveniente que esté en manos privadas, y no estatales, una actividad estratégica para la economía del país, y además monopólica. Si debatiéramos sobre esto, que es la cuestión de fondo, comprobaríamos que las preferencias del Gobierno no son técnicas sino ideológicas”.

Sumate al equipo y ayudanos a contar más historias.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com