Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Deportes

A los 86 años: Murió Carlos Timoteo Griguol, una de las leyendas del futbol argentino

Carlos Timoteo Griguol.

Dueño de un humor incomparable y de una gran sabiduría, Carlos Timoteo Griguol, falleció ayer a los 86 años tras permanecer internado por una afección pulmonar que se había agravado por un cuadro de coronavirus. “Timo” debutó a los 15 años en primera división, jugando para Las Palmas de Córdoba, un club al que siempre permaneció vinculado. Después jugaría en Atlanta y Rosario Central e iniciaría una carrera como DT que lo convertiría en una de las referencias del futbol argentino, con tres títulos nacionales, uno con Central y dos con Ferro, y una Copa Interamericana con River.

Hacete Socio de Enredacción

Ayer, el Club Atlético Las Palmas, donde se inició futbolísticamente Griguol, le rindió un emotivo homenaje luego de conocerse el fallecimiento en el sanatorio porteño Los Arcos.

“Hoy estamos de luto, falleció Carlos Griguol, a los 86 años de edad. El Maestro, como muchos lo llamaban… humildad… sencillez… pasión… generosidad y no olvidarte nunca de dónde sos. Son algunos de los valores que nos inculcaste”, escribió la directiva en la cuenta oficial de Facebook.

Fake News

El mensaje siguió: “Gracias Timo por ser Cordobés y de Las Palmas, este es el gran orgullo que tenemos en el Club y siempre trataremos de transmitir tu legado. Enviamos abrazos al cielo, dónde seguro te encontrarás con mucho corazón azul y rojo. Que en paz descanses”.

El resto de los clubes de la provincia, como Talleres, Belgrano e Instituto, también recordaron al entrenador y manifestaron su afecto.

Por su parte, el ex arquero de Belgrano, Juan Carlos Olave, que se inició también en Las Palmas, escribrió en su cuenta de Twitter: “El MAESTRO, pero no solo del fútbol, también de la vida. La pasión, la humildad, la simpleza y el nunca olvidarte de tus raíces fueron los valores que nos inculcaste, hoy tu barrio y tu club Las Palmas te lloran y agradecen a Dios que hayas sido nuestro Timo”.

Mackentor

Griguol dejó su huella por los clubes en los que enseñó de fútbol y de la vida porque siempre se propuso ser un formador más que un entrenador. Solía aconsejar a sus jugadores: “Primero la familia y la casa, después el resto”.

Su estilo de juego fue muchas veces criticado, pero siempre respetado, y convivió en una etapa de gloria en el fútbol argentino, marcada por la eterna polémica entre “menotistas” y “bilardistas”, escuelas que reportaron los títulos mundiales de 1978 y 1986.

Después de cerrar su carrera como futbolista en Atlanta y Rosario Central, entre 1957 y 1969, Timoteo se lanzó a la dirección técnica en el “Canalla”, que rápidamente comprobó su sabiduría con el título de Primera División de 1973.

Dos años más tarde salió de Rosario, hizo su primera experiencia en el exterior, en Tecos de Guadalajara (1975-1977), regresó a Central y pasó por Kimberley de Mar del Plata antes de llegar a Ferro Carril Oeste, donde produjo una verdadera revolución.

En 1982, durante la plenitud de su carrera, Griguol ganó el primer título con Ferro Carril Oeste, que dos años después repitió para consagrarse en un verdadero prócer del club porteño de Caballito.

Esa primera corona venía precedida de dos subcampeonatos en 1981, uno logrado en lucha parejísima con el Boca de Diego Armando Maradona.

Aquellas conquistas con Ferro pusieron a Griguol en la consideración de muchos. Tanto fue así que hasta se lo candidateó a entrenador de la Selección Nacional luego de la frustración en el Mundial 1982 de España que forzó la renuncia del “Flaco” Menotti.

Sus equipos campeones y subcampeones de Ferro fueron “máquinas” de ganar partidos. Basados en el orden general, con sacrificio de todos sus jugadores y mucha efectividad, causaron sensación y aún hoy son recordados. Porque además jugaban bien al fútbol.

Con tácticas “importadas” del básquetbol, Griguol había logrado por entonces equipos “casi imbatibles” y que ganaron torneos invictos.

Amigo y compinche del recordado León Najnudel (inventor de la actual Liga Nacional de Básquet) Griguol copiaba y practicaba con éxito en el fútbol jugadas de marca y desmarque del básquetbol, un deporte también exitoso en el Ferro de los ’80.

El prestigio acumulado en aquellos años le abrió la puerta de un gigante del fútbol argentino como River Plate (1987), donde levantó la Copa Interamericana con un equipo que había sido campeón de América y del mundo el año anterior.

Sin más éxito en el “Millonario”, Timoteo regresó a Ferro para un proceso de cinco años (1988-1993) en el que ya no tuvo posibilidades de pelear por la gloria pero que ratificó su sapiencia para armar equipos duros de roer.

Al promediar la mitad de los ’90 inició su historia en Gimnasia y Esgrima La Plata, club en el que tuvo tres ciclos y que fue otro de los grandes amores de su vida.

Con el “Lobo” orilló la coronación en 1995, 1996 y 1998 y le puso final a su carrera como DT en 2004.

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

>> ©Enredacción. Está prohibida la reproducción de este artículo.

Haga clic para comentar

Comentario:

Te puede interesar

Análisis

Una encuesta nacional de la consultora Circuitos, señala que la imagen positiva del presidente alcanza 57,5% (9,26 puntos porcentuales por encima del caudal obtenido el...

Noticias

G.R. (las iniciales de su nombre y apellido) tiene 28 años y dice que tiene miedo. “No sé qué me va a pasar cuando...

Entrevistas

El médico infectólogo, Hugo Pizzi, dice que teme perder la compostura cuando ve en la calle personas sin barbijo, no respetando el distanciamiento social...

Noticias

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) acogió este jueves una denuncia del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y la CGT nacional contra...