Ahora Leyendo
Vencedores ¿vencidos?

Miércoles 23 de Septiembre de 2020

Vencedores ¿vencidos?

En 1988 se edita “Un baion para el ojo idiota”, tercer disco de la mítica banda de rock nacional Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Entre sus temas se encuentra “Vencedores Vencidos.” Juan Carlos Serqueiros analiza las letras de Solari (1), interpretando que el contrasentido del título referencia que los ganadores circunstanciales de hoy, son los que siempre han perdido, son los de abajo que le ganan a los de arriba, los oprimidos que le ganan a sus opresores. Dice Serqueiros que poéticamente “El Indio”, muestra la historia de alguien que logró escapar de su prisión, pero que sus carceleros no se dan por vencidos, ante su vencedor en “tiempos de plumaje blanco”.

Enredacción Socios

El nombre del tema podría estar referenciado en la frase que inmediatamente después del golpe de estado de 1955 a Juan D. Perón, utilizará el general Lonardi para intentar unir al Ejercito luego de que la Fuerza Aérea Argentina bombardeara a su población en la Plaza de Mayo el 16 de junio de ese año produciendo 308 muertes e hiriendo a casi 800 civiles. “Esta será la última revolución, la que sin vencedores ni vencidos afirmará la unidad de los argentinos”, dijo Lonardi… Las intenciones conciliatorias, no prevalecieron entre los otros oficiales vencedores, ya que el 16 de septiembre comenzó la revolución que generó la remoción del general Juan Domingo Perón como presidente de la nación. A pesar que la situación de los sublevados era más que comprometida, el entonces mandatario, renunció a su cargo sorpresivamente (2).

Manula

Luego de un comienzo de siglo, en el que en Latinoamérica la construcción de unidad entre naciones se institucionalizó en organismos regionales como el Mercosur, Unasur, y Celac entre otros; con procesos de inclusión social y distribución de derechos por parte de los Estados nacionales a las poblaciones que históricamente fueron “los vencidos”; desde el 2009 se dan una serie de contra reformas mediante golpes a esa incipiente y frágil unidad  regional y expansión de los Estados nacionales y organismos regionales.

En ese año, se destituyó a Manuel Zelaya en Honduras, días antes de un plebiscito al que el presidente había llamado a la ciudadanía. En el 2012, Fernando Lugo fue expulsado de la presidencia por un golpe parlamentario, ya que en menos de 48 horas la Cámara de Diputados de Paraguay le realizó un juicio político responsabilizándolo por los enfrentamientos ocurridos entre campesinos y policías días antes, en el Departamento de Canindeyú, que dejaron de 17 personas muertas.

En tanto, en Brasil, Dilma Rouseff fue destituida de la presidencia el 2 de diciembre de 2015, por el entonces presidente de la Cámara de Diputados por acusaciones de violación a la Ley de presupuesto, al haber reasignado partidas. Inmediatamente asumió el vicepresidente Temer, girando la agenda de gobierno del PT de inclusión social hacia ajuste neoliberal. Luego se produjo la proscripción de Lula como candidato a presidente, su encarcelamiento y el triunfo electoral del fascista Jair Bolsonaro.

En nuestro país desde la recordada Resolución 125, se aceleró la construcción de la rivalidad entre los productores de granos, los exportadores y sectores de clase media que se identifican con estos (parafraseando a Jauretche; aunque no cuentan con más tierra que las masetas del patio). En ese contexto, Cambiemos, la alianza entre el partido de Mauricio Macri y la centenaria Unión Cívica Radical más antiperonista, fue quien capitalizó el sentimiento contra las políticas de inclusión social que los medios de comunicación en toda la región supieron construir.

El año 2019, se presenta repitiendo otra vez la historia, con los Vencedores presentados por los vencidos como derrotados. Alberto Fernández gana en primera vuelta por más del 48% contra el 40% de Juntos por el Cambio, y se instala, mediáticamente, que el monto es menor al esperado luego de la victoria de casi 17% en las PASO. En Chile, el pueblo “despertó” y mantiene un conflicto histórico desde los primeros días del mes de octubre cuestionando la Constitución de Pinochet; pero las fuerzas de seguridad bajo las órdenes de Sebastián Piñera salen a reprimir, matar y torturar sin éxito buscando desgastar la protesta. En Ecuador, Lenín Moreno, el vicepresidente por dos periodos de Rafael Correa, en ejercicio de la presidencia, desconoce la Revolución Ciudadana, por lo que enfrentó un conflicto que lo obligó a mudar su residencia de Quito a Guayaquil ante el temor de que el pueblo logre derrocarlo. Por estos días se presenta una tregua, pero con final abierto.

El 8 de noviembre pasado Lula fue liberado tras 580 días prisión. El domingo siguiente, el presidente Evo Morales en Bolivia, fue destituido, producto de un Golpe de Estado Cívico-Militar-Policial luego de que, a pesar de haber triunfado en primera vuelta, se instalara socialmente la idea de fraude desde los medios de comunicación y la OEA.

En Uruguay, el Frente Amplio perdió la presidencia ante el Partido Nacional que llevó como candidato a la presidencia a Alberto Lacalle Pou. Sin embargo, la paridad fue tal que hubo que esperar una semana para definir la derrota del candidato Daniel Martínez del Frente Amplio.

Hoy, el gobierno de facto de Bolivia no logra estabilizar la situación, “Chile despertó” y continúa con sus reclamos de reforma constitucional con participación real de la ciudadanía, en Brasil la libertad de Lula abre nuevos horizontes, Uruguay se encuentra con una sociedad que se debate entre dos proyectos, como lo fue en Argentina en el 2015.  En nuestro país, las esperanzas (aunque medidas) se renovaron porque el Frente de Todes representa al pueblo que sufrió el ajuste y el saqueo de los últimos cuatro años.

La interpretación de Serqueira se reedita, los vencedores de siempre quieren disciplinar al pueblo y propinarle una nueva derrota. Pero el nuevo siglo nos muestra que los vencedores, los que siempre fueron vencidos, esta vez fueron vencedores conquistando a fuerza de compromiso y participación derechos e inclusión.

Una vez un presidente chileno dijo que “la historia la escriben los pueblos” y entregó su vida antes de renunciar frente a las fuerzas militares traidoras a la voluntad popular. Hoy se abren las verdes alamedas del continente, y el titulo contradictorio de Solari es un interrogante ¿los vencedores del nuevo siglo, estamos vencidos? Hay señales que indican que no.

Ver también

* Darío Gómez Pucheta es licenciado en Trabajo Social y Doctor en Administración y Políticas Públicas.

(1) En su blog: http://esaviejaculturafrita.blogspot.com/2011/11vencedores-vencidos.html

(2) La frase es atribuida a Justo José de Urquiza después de vencer a Juan Manuel de Rosas en Caseros. En realidad, Urquiza declaró esta consigna cuando Oribe le entregó las tropas argentinas que sitiaban Montevideo. Después de Caseros, Urquiza se encargó de eliminar prolijamente a algunos enemigos, como los coroneles Chilavert y Santa Coloma, y al Regimiento Aquino, cuyos soldados habían desertado en masa. Por Omar López Mato  https://www.historiahoy.com.ar/ni-vencedores-ni-vencidos-la-revolucion-libertadora-n373

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ. Con tu membresía, podrás participar de beneficios exclusivos para SOCIOS. Juntos podemos hacer más y mejor periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción