Pese a que se decretó conciliación obligatoria, los trabajadores de transporte urbano continuarían con el paro durante la jornada de hoy. Desconocen el acuerdo paritario nacional del 21% y demandan un incremento mayor. También piden el final de la intervención de la UTA Nacional.

La movilización de los choferes llegó hasta el Ministerio de Trabajo de la Provincia. Hubo incidentes.
Municipalidad de Río Cuarto 3

Los choferes cordobeses paralizaron ayer el servicio de transporte urbano en la ciudad de Córdoba y la medida de fuerza continuaría también durante el día de hoy. El Ministerio de Trabajo de la provincia decretó la conciliación obligatoria, pero los delegados gremiales de las distintas empresas rechazaron la decisión administrativa. Resultado: al menos hasta las primeras horas de la mañana no habrá servicio.

Ayer, durante la concentración frente a la UTA, cuando el fiscal Guillermo González y la policía intentaban liberar una mano a la circulación vehicular, un grupo de los manifestantes arrojó tuercas y piedras, pero el incidente no pasó a mayores, ya que la calzada finalmente fue liberada.

González le dijo anoche a Cadena 3 que “se despejó media calzada. Este conflicto viene de mucho antes. Hoy continuó acá. Estamos con otras cuestiones de la fiscalía y fuimos convocados porque no se podía solucionar. Por suerte, se destrabó, entraron los bomberos y apagaron las cubiertas que estaban prendidas fuego”.

En tanto que al mediodía, los incidentes se produjeron frente al Ministerio de Trabajo donde fueron llegando las columnas de choferes, que primero se reunieron frente a la UTA, en la avenida Vélez Sarsfield y luego marcharon hacia el río por General Paz y Humberto Primo. El tránsito se convirtió a esa hora en un caos. Frente al edificio del Ministerio arrojaron huevos y objetos de distinto tipo y agredieron a periodistas (Ver Recuadro FOPEA…).

Si bien hay una situación interna conflictiva con el interventor de la UTA nacional en Córdoba, Luis Arcando, el fondo de la protesta es que los cordobeses no están de acuerdo con el 21% acordado en la paritaria nacional y como en Córdoba siempre hubo paritaria local, la presión del paro va en ese sentido. La diferencia, entonces, es entre el 21% obtenido en la negociación nacional y el 32% que piden los choferes locales.

Como la conducción de la intervención, que es legal, pero no reconocida no tomó en cuenta este reclamo y el conflicto se desbordó.

Los dirigentes sindicales suelen utilizar una frase para referirse al arte de la conducción política y social, que en este caso parece no haberse respetado: con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes. Todo indica que está sucediendo el segundo de los supuestos.

Los choferes ayer a la mañana rumbo al Ministerio de Trabajo.

Como el conflicto ha derivado en que las decisiones las toman las bases, se volvió discutido y controversial, pero cuenta con la participación de choferes de todas las compañías: ERSA, Aucor, Tamse y Coniferal. Hay posiciones más duras y otras más conservadoras. Por ese motivo, al menos por esta madrugada y la mañana de hoy, la medida de fuerza continúa y habrá que esperar si hay novedades a lo largo del día, sobre todo en la asamblea convocada para las 8 de la mañana.

La Municipalidad autorizó a los remiseros a levantar pasajeros en la vía pública mientras dure la medida de fuerza de los choferes.

Por su parte, el delegado de la empresa Aucor, Marcelo Marín, dijo que la situación es de “estado de asamblea hasta el viernes cuando nos reciba el ministro (Omar) Sereno. Nosotros reclamamos por salarios y por la situación de falta de mantenimiento de las unidades. Queremos una solución a este problema, las elecciones del sindicato no son el problema”.

Los pasajeros y habitantes de la ciudad manifestaron a través de las radios y redes sociales sus quejas por la falta de transporte.

El rector Hugo Juri anunció ayer por la tarde que no se suspenden las elecciones de décanos y centros de estudiantes en la UNC a causa del paro.

 

Para entender el conflicto

-Los choferes reclaman un 32% de aumento. La UTA nacional firmó un acuerdo por el 21%.

-El estado de asamblea continuaba hasta hoy a las 8. Un nuevo encuentro de los trabajadores frente a la UTA definirá cómo sigue el conflicto.

-No hay servicio, al menos, hasta el mediodía.

-Las posiciones más duras plantean extender las medidas hasta el viernes, en que habrían sido convocados por el ministro de Trabajo Omar Sereno.

-Se dictó la conciliación obligatoria. El interventor del gremio, Luis Arcando, la aceptó, pero ya no conduce. Los delegados de las cuatro empresas que prestan el servicio en la ciudad decidieron continuar con la protesta.

FOPEA condena el ataque a periodistas que cubrían la protesta de los colectiveros

El momento en que uno de los periodistas es agredido frente al Ministerio de Trabajo.

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) condenó el ataque que sufrió un grupo de periodistas que cubrían el paro de transporte que llevan adelante choferes agremiados en la Unión Tranviarios del Automotor (UTA) en la ciudad de Córdoba.

Alrededor de las 11.40, un grupo de afiliados agredió de manera física y verbal a periodistas, en las afueras de la sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia, ubicado en calle Rivadavia 620 de la ciudad de Córdoba.

Los periodistas agredidos por los choferes que se encontraban manifestando en el lugar, son: Andrés Ferreyra, periodista del programa El Show de la Mañana, de Canal 12; Mauro Ceschín, camarógrafo del programa El Show de la Mañana, de Canal 12; Leonardo Guevara, periodista de Mitre Córdoba y Ignacio Cadario, periodista de Continental Córdoba.

Cuando Ferreyra y su camarógrafo esperaban para realizar la primera salida desde el móvil para informar sobre la protesta, fueron agredidos. Primero, el camarógrafo con un huevazo en el pecho, y después Ferreyra, con golpes, insultos verbales y empujones. En ese mismo momento, a Guevara, de radio Mitre, le sustrajeron el celular, con el que estaba transmitiendo. A los pocos minutos se lo devolvieron. Cadario intentó salvaguardar la integridad física de Ferreyra, y también lo empujaron, golpearon e insultaron. “Estábamos haciendo el móvil de El Show de la Mañana, en vivo. Hicimos una primera salida y no pudimos hacer una segunda porque cuando nos preparábamos para eso, el camarógrafo recibió un huevazo en el medio del pecho”, relató a FOPEA el periodista Ferreyra.

“Ya ahí empezaron empujones y cuestionamientos para el conductor del programa Lagarto Guizardi. Fueron insultos, primeros; y después ya recibimos empujones, golpes, insultos verbales”, agregó. El cronista agredido concluyó diciendo que “el camarógrafo debió bajar la cámara y se tomaron las imágenes que los técnicos podían tomar desde el canal. Había policías. Estaba la Guardia de Infantería de la Provincia, pero no actuó, fueron los colegas los que nos defendieron”.

Minutos después, a través de Canal 12, Luis Marín, uno de los integrantes del cuerpo de delegados que se encontraba en el exterior del Ministerio de Trabajo, pidió disculpas por lo sucedido. FOPEA reclamó a las autoridades de la Provincia de Córdoba que garanticen la seguridad de los equipos periodísticos que cubren este conflicto.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com