La pobreza, llegó al 33,6% y la mitad de los argentinos que tienen entre 0 y 17 años se encuentra en esa situación. La zona de mayor incidencia es el Gran Buenos Aires.

La pobreza alcanza a 13,6 millones de argentinos. La mitad de los niños, niñas y adolescentes son pobres.

Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA), en el tercer trimestre de 2018, la pobreza alcanzó al 33,6% y es la más alta en una década. Por su parte, la indigencia impacta al 6,1% de las personas. La combinación de recesión, inflación, desempleo y caída del poder adquisitivo afectó a los distintos grupos sociales, lo que se refleja en los datos dados a conocer ayer. La indigencia, como efecto de los planes sociales, tuvo una expansión más acotada.

VER MÁS ARTÍCULOS DE GUIDO FERRINI.

La cifra pegó un fuerte salto desde el 28,2% registrado en 2017 y sumó a 2,2 millones de nuevos pobres para englobar a 13,6 millones de personas en esa condición sobre un total de 41,2 millones de habitantes. Mientras que la indigencia pasó de 2,3 millones a 2,47 millones.

Estos datos muestran además que finalizó el ciclo de tendencia a la baja que se había manifestado durante 2017 (28,2%), donde en un año de relativo crecimiento de la actividad económica había caído más de 4 puntos en relación a 2016, período en el que había registrado el valor más elevado de la serie con 32,3%.

“El nuevo escenario (económico) ha tenido efecto sobre los ingresos reales de los que disponen los hogares por un deterioro del poder adquisitivo de los salarios, de los haberes jubilatorios y de las prestaciones sociales”, indica el estudio de la UCA.

Mientras que el grupo más afectado por la pobreza es el de los niños, niñas y adolescentes, con el 51,7% de los que tienen entre 0 y 17 años en esa situación, de los cuales el 10,9% es indigente. La cifra es superior al 44,7 por ciento de un año atrás. De este modo, hay 6,3 millones de niños pobres, frente a los 5,4 millones de un año atrás, es decir, casi un millón más en 12 meses.

Fuente: ODSA de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Por el lado de la indigencia, el estudio marca que no tuvo la misma elasticidad frente a los abruptos cambios del escenario macroeconómico por “la existencia de fuentes no laborales de ingreso por parte de los hogares que amortiguan el impacto del deterioro distributivo”. , De acuerdo al trabajo, pasó del 5,7% al 6,1%.

Esto se produce a partir de que “casi el 40% de la población urbana percibe algún tipo de programa social”. No obstante, la UCA muestra un alza significativa de la inseguridad alimentaria que llegó a afectar al 7,9% de la población.

“La indigencia -dice la UCA- afecta con más intensidad a los segmentos sociales de la clase trabajadora marginal y a los hogares del conurbano bonaerense. En ambos casos, es donde la indigencia se incrementó de manera significativa a partir de 2014, alcanzando en el tercer trimestre de 2018 a 19,6% y 8,9% de la población, respectivamente. También afecta más fuertemente a los niños, adolescentes y jóvenes de 18 a 29 años, y en menor medida a la población de 60 años y más. La EDSA estima que durante el tercer trimestre de 2018, el 10,9% de los niños/as y adolescentes vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de indigencia”.

guido.ferrini@enredaccion.com.ar

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.