Ahora Leyendo
Cruz del Eje, la ciudad que espera a "la nieta 129", y la premonición cumplida

Cruz del Eje, la ciudad que espera a "la nieta 129", y la premonición cumplida

-Muchas gracias por venir. Ojalá el hijo o hija de Norma sea el próximo que recuperemos, le dijo Teté Tissera, sobrina de Norma Síntora Maglione, militante revolucionaria oriunda de Cruz del Eje y desaparecida durante la última dictadura cívico-militar, a Estela de Carlotto. Después, la abrazó. Era el 21 de marzo de 2018 y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo bajaba del palco junto a la referente de Abuelas Córdoba, Sonia Torres, en el acto inaugural del Espacio de la Memoria de Cruz del Eje, acaso la ciudad más castigada por el Terrorismo de Estado en términos proporcionales: 18 víctimas asesinadas o secuestradas-desaparecidas y decenas de presos políticos y exiliados.

-Tranquila, porque así va a ser, le contestó Carlotto.

Enredacción-Te contamos

Hasta ese momento, eran 127 los nietos y nietas recuperados por Abuelas en todo el país y en el exterior. En agosto de ese año llegaría el tucumano Marcos Ramos, hijo de Rosario del Carmen Ramos, desaparecida en junio de 1976. Y el vaticinio de Estela se cumplió con un número de retardo. “Ahora tengo ganas de irme a Buenos Aires a abrazarla fuerte y decirle gracias, gracias, gracias”, dice hoy Teté, con la voz quebrada y los ojos llenos de lágrimas.

El martes 9 de abril, las Abuelas anunciaron el hallazgo 129. Una mujer de 42 años que vive en España, es la hija de Norma Síntora Maglione, secuestrada con 25 años de edad y ocho meses de embarazo, el 21 de mayo del '77 en Moreno, Buenos Aires, junto con el matrimonio que la cobijaba mientras esperaba reunirse con su compañero en el exilio. Todo indica que los represores esperaron que pariera a su hija en alguna maternidad clandestina del circuito de Campo de Mayo y luego la asesinaron. En la conferencia presidida por Carlotto, la flanqueaban Carlos y Marcos Solsona, el padre y el hermano mayor de aquella beba que se iba a llamar Soledad y fue apropiada por los victimarios de su madre.

Imagen de Norma Sintora, secuestrada en mayo de 1977.

Norma y Carlos militaban en el Partido de los Trabajadores (PRT) y su Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Se conocieron cuando estudiaban Ingeniería Electrónica en la Facultad de Ciencias Exactas de Córdoba, donde él se inscribió luego de dejar Ingeniería Química en su Santa Fe natal, donde ella era la casi única mujer. Norma era hija de Héctor “Quico” Síntora y Flora Maglione, propietarios de un negocio mayorista en la ciudad del noroeste cordobés. Daniel Antonio, el hijo menor y hermano de Norma, también militaba en el PRT-ERP y fue secuestrado-desaparecido mientras conducía su auto en Cruz del Eje, el 1º de febrero de 1978, con 24 años de edad. Algunos testigos de la Megacausa dijeron haberlo visto en el campo de La Perla. Su sobrino, Raúl Héctor Tissera Síntora, 27 años, militante de la Organización Comunista Poder Obrero, fue asesinado en el puente del barrio cordobés General Paz por las fuerzas represivas, el 13 de agosto del '76.

Publi-Web-Muni-2

CIUDAD ROJA, TERROR NEGRO

Daniel Síntora Maglione fue el último de los 18 nacidos en Cruz del Eje víctimas del terror estatal comprobados hasta la fecha. A él, le siguió un estrago causado por lo que Rodolfo Walsh consideraba “la atrocidad mayor” de la dictadura cívico-militar: su plan económico de miseria. Quince días antes del Mundial 78, Jorge Rafael Videla y José Alfredo Martínez de Hoz ordenaron por decreto del 15 de mayo del 1978, el cierre y demolición del taller ferroviario. Dos mil obreros quedaron en la calle y comenzó a gestarse un conflicto social que estallaría años después.

Daniel Síntora Maglione fue el último de los 18 nacidos en Cruz del Eje víctimas del terror estatal comprobados hasta la fecha. A él, le siguió un estrago causado por lo que Rodolfo Walsh consideraba “la atrocidad mayor” de la dictadura cívico-militar: su plan económico de miseria. Quince días antes del Mundial 78, Jorge Rafael Videla y José Alfredo Martínez ordenaron por decreto del 15 de mayo del 1978, el cierre y demolición del taller ferroviario.

El azote represivo a los cruzdelejeños puede explicarse en parte por la intención de disuadir cualquier resistencia a la liquidación de su principal fuente de trabajo y escarmentar a lo que la militancia de la época bautizó como “ciudad roja”. Sin embargo, la evidencia de que la mayoría de esos 18 jóvenes alcanzaron la culminación de su militancia revolucionaria y fueron secuestrados en la ciudad de Córdoba, tres en Buenos Aires, uno en Tucumán y sólo dos en Cruz del Eje, despliega una compleja trama de causas, que combina ese factor con la historia política, económica y social del pueblo traccionada por el ferrocarril, el activismo de la juventud de los '60 y '70 y un aparato represivo local alimentado por el colaboracionismo.

Nacido en Cruz del Eje, secretario general del gremio de Perkins en los '70 y actual integrante de la Comisión Provincial de la Memoria, Juan Enrique Villa esboza un contexto: “Muchos éramos hijos de ferroviarios, gente humilde que con el ascenso del peronismo pudo estudiar, fue evolucionando y accedió a la política. El 80 por ciento de los jóvenes venía a estudiar a Córdoba, porque los padres laburantes los podían mantener y además la universidad era gratuita”.

Carlos Solsona muestra una vieja imagen suya y de Norma Síntora, junto a Marcos. (Foto: Gentileza Agencia Paco Urondo).

Por entonces presidente del centro de estudiantes de la Escuela Normal República del Perú, recuerda que “los profesores de Ciencias Sociales te incentivaban a hacer cosas para la sociedad. El bar Español era un epicentro de las discusiones políticas de los jóvenes, y ya en los '70, Cruz del Eje tuvo dirigentes como el “Chicato” (Miguel Ángel) Mozé, delegado de la Regional III (Córdoba, La Rioja y Catamarca) de la Juventud Peronista (1). En ese tiempo, iban bastante seguido para allá Agustín Tosco y algunos jefes guerrilleros”.

“A la par de eso, también se armó la parte represiva –señala Villa–. Estaba el mayor (del Ejército Santiago Manuel) Hoya, su secretario Guillermo Luna y todos los buchones de su entorno (2). Una vez nos reprimieron en el centro de Cruz del Eje durante una marcha por el asesinato de Santiago Pampillón (3). Para ellos, éramos los zurdos del pueblo y había muchos canas en contra nuestra”.

Los Síntora estaban muy golpeados por la desaparición de sus hijos y recuerdo haber visto al nene chiquito (Marcos, el hijo mayor de Norma) en la casa. En ese tiempo, hacíamos cartas que firmábamos en conjunto algunos familiares de Cruz del Eje: por ejemplo, a Videla, al Ministerio del Interior, a Menéndez y al diario La Voz del Interior. Una carta de ese año fue para el día de la madre y entre las que firmaron estaba doña Flora” (Miguel Apontes).

Otro de los desaparecidos de Cruz del Eje es José Antonio Apontes, también dirigente del gremio de Perkins y militante de la rama sindical del PRT-ERP, secuestrado en Córdoba el 18 de mayo del '76. En plena dictadura, su hermano Miguel comenzó a militar en los organismos de derechos humanos y en los '90 fue secretario general de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas de Córdoba. “Me contacté con la familia Síntora en el '78 y me recibieron muy bien –recuerda Apontes–. Ellos estaban muy golpeados por la desaparición de sus hijos y recuerdo haber visto al nene chiquito (Marcos, el hijo mayor de Norma) en la casa. En ese tiempo, hacíamos cartas que firmábamos en conjunto algunos familiares de Cruz del Eje: por ejemplo, a Videla, al Ministerio del Interior, a Menéndez y al diario La Voz del Interior. Una carta de ese año fue para el día de la madre y entre las que firmaron estaba doña Flora”.

Entre los factores determinantes de la militancia local, Apontes menciona que “en el Norte de la provincia era común que muchos vinieran a Córdoba a estudiar y trabajar, y el contagio y el entusiasmo por el compromiso político se adquirían en la gran ciudad. En el pueblo también gravitó un desarrollo sindical y sobre todo el alto grado de organización estudiantil, que en aquellos años crearon la AdeJ (Asociación de Juventudes), una especie de federación de centros de estudiantes”.

Estela de Carlotto relata al mundo la historia del hallazgo de la nieta 129. (Foto: Gentileza Agencia Paco Urondo).

EL IMPACTO REPARADOR

Casi cinco décadas después, esa misma comunidad estudiantil movilizada le pone masividad a las iniciativas por memoria, verdad y justicia en “La Cuenca del Sol”, impulsadas desde un colectivo de actores sociales y políticos y respaldadas en los últimos años por el Estado municipal. Por eso, eran estudiantes la mayoría de las tres mil personas que en marzo del año pasado acompañaron la creación del Espacio de la Memoria de Cruz del Eje y ovacionaron a las abuelas Estela y Sonia.

—¿Cómo cargan con la mochila de ser hoy casi las únicas productoras de buenas noticias?

—Hay una pregunta constante que nos hacen: ¿Cómo hicimos para salir a la calle y durar cuarenta años en una lucha, no en soledad, sino en grupo? ¿Cómo pudimos unirnos? Si nos miramos las que quedamos, que somos muy poquitas, y vemos a las que no están, somos todas muy distintas, en cultura, religión, economía, pensamiento… pero nos une algo muy fuerte, un tronco fuerte, que es el amor por los hijos. Uno desconocía que tenía esa fuerza… Sale del amor este caminar hasta que tengamos la posibilidad de hacerlo y desafiar todo lo malo que está pasando en nuestro país –fue la respuesta de Carlotto en aquella entrevista pública frente a la ciudadanía de Cruz del Eje (4).

Esa noche, la nómina de desaparecidos cruzdelejeños se amplió cuando Juan De Cicco, hermano de Alicia, secuestrada y desaparecida en diciembre del '75, y cuñado del preso político René Moukarzel, estaqueado hasta su muerte en la cárcel de barrio San Martín el 14 de julio del '76, anunció: “Las Abuelas, con su sola presencia, han llevado a que un familiar, primo hermano de Carlos Alfredo Vásquez, nacido en Cruz del Eje en marzo de 1955, se anime a contar que su primo es la décimo octava víctima, lamentablemente. El ‘Mono’ Vásquez era militante  de la JP y en un viaje al Norte del país lo detienen a su regreso en Tucumán, en los meses previos al golpe”.

El ministro Angulo, Estela Carlotto y Sonia Torres, cuando se inauguró el Espacio de la Memoria de Cruz del Eje.

Entre el público estaba Marcos Solsona, el hijo de Norma y hermano mayor de la entonces desconocida “129”. Cuando les tocó subir al palco a los familiares, su prima Teté lo invitó, pero él le delegó la representación de las tres víctimas de la familia: “Hablá vos por todos”. Tissera leyó una carta de la esposa de su tío Raúl, recordó que Daniel la alentaba a jugar al fútbol y al referirse a Norma dijo: “Tengo un tesoro, una foto donde ella me está tocando el pelo. Sabemos que la secuestraron en Buenos Aires, en Moreno, y hay alguna versión de que estuvo detenida en Campo de Mayo. Estaba embarazada, de ocho meses de gestación, y hay noticias de que su bebé podría haber nacido o nació en cautiverio en Campo de Mayo”.

A 42 años de los hechos y a uno de ese acto, la versión se confirma del mejor modo: con la noticia de su recuperación. Para Patricia Ortega, encargada del Espacio de la Memoria de Cruz del Eje, el martes fue “un día histórico y de profundo significado, para este espacio, los familiares, las familias Síntora y Tissera y para la lucha por la memoria colectiva en la región. En medio de un panorama bastante sombrío en lo social y lo económico, esto es como un bálsamo. Lo primero que nos generó es las ganas de abrazarnos. Estamos pensando acciones para celebrar la recuperación de esta nieta 129, a la que esperamos pronto conocerle el rostro”.

Por el momento, su padre ha dicho que su principal preocupación es que ella “pueda transitar este cimbronazo con la mayor tranquilidad posible y en las mejores condiciones para procesarlo”, porque tiene “miedo de lastimarla”. Mientras, en el pueblo de su madre, la esperan con una fiesta.

VER El padre de la nieta 129: “Viví con la angustia de que no llegara nunca este momento”.

VER La nieta 129 es hija de Norma Síntora, nacida en Cruz del Eje y secuestrada en 1977.

 

Nómina de víctimas del Terrorismo de Estado oriundas de Cruz del Eje 

-Luis Gustavo Santillán, militante de la Juventud Peronista y estudiante del IPEA Nº 3 de Cruz del Eje, asesinado por la Triple A el 29 de septiembre de 1974 en San Esteban.

-Horacio Américo Siriani Iglesias, estudiante de Medicina, asesinado en el D2 de Córdoba el 9 de abril de 1975.

-Alicia Esther De Cicco Medina, militante del PRT-ERP, desaparecida el 12 de diciembre de 1975 en Córdoba.

-Carlos Vázquez, militante de la JP detenido y desaparecido en Tucumán en diciembre de 1975 o enero de 1976.

-Pedro Ventura Flores Zárate, miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Motores Diesel Livianos (Perkins), desaparecido el 9 de marzo de 1976 en Córdoba.

-Norma Isabel Asís Mercado, militó en Montoneros, asesinada el 25 de marzo de 1976 en Córdoba.

-Wenceslao Vera Páez, delegado gremial en Obras Sanitarias y militante del PRT-ERP, secuestrado-desaparecido el 28 de marzo de 1976 en Córdoba.

-Edith Vera Páez, delegada en la autopartista ILASA, secuestrada-desaparecida el 31 de marzo de 1976 en Capital Federal.

Miguel Ángel Mozé. (Foto: Gentileza).

-Miguel Ángel Mozé, titular de la Regional III de la Juventud Peronista y militante montonero, fusilado el 17 de mayo de 1976 en un fraguado intento de fuga junto a otros cinco presos políticos de la Penitenciaría Nº 1 de Córdoba.

-José Antonio Apontes Palomo, miembro de comisión directiva del sindicato de Perkins y militante del PRT-ERP, secuestrado-desaparecido el 18 de mayo de 1976 en barrio Alta Córdoba.

-José Luis Aguilar Bracesco, militante de la Organización Comunista Poder Obrero (OCPO), secuestrado-desaparecido el 18 de mayo de 1976 en Córdoba.

-Adrián Daniel Ferreyra Díaz, secuestrado-desaparecido el 9 de julio de 1976 en Córdoba.

-Raúl Héctor Tissera Síntora, militante de la OCPO, asesinado el 13 de agosto de 1976 en Córdoba.

-Ernesto Ramón Dellafiore Pérez, estudiante de Medicina y trabajador industrial, secuestrado-desaparecido el 20 de octubre de 1976 en Córdoba.

Ver también

-Eugenia Francisca Turri Rivas, secuestrada-desaparecida el 11 de noviembre de 1976 en Córdoba.

-Sergio Rojas Turra, militante de la JP, secuestrado y asesinado el 14 de abril de 1977 en Capital Federal.

-Norma Síntora Maglione, militante del PRT-ERP, secuestrada-desaparecida el 21 de mayo de 1977 en Moreno, Buenos Aires.

-Daniel Antonio Síntora Maglione, trabajador de comercio y militante del PRT-ERP, secuestrado-desaparecido el 1º de febrero de 1978 en Cruz del Eje.

--

Notas:

(1) Miguel Mozé – El hijo olvidado, en Umbrales – Crónicas de la utopía, Nº 18, octubre de 2006, y en El avión negro, Nº 1, abril de 2010.
http://www.youblisher.com/p/579446-El-Avion-Negro-1/

(2) El mayor del Ejército retirado Santiago Manuel Hoya fue condenado el 18 de diciembre de 2007 a 25 años de prisión por el secuestro de seis personas en 1980, cuando revistaba en el Batallón de Inteligencia 601. Dos días después de la sentencia, murió en el Hospital Militar de Buenos Aires (diario Página 12, 21 de diciembre de 2007). Finalizada la dictadura en la Argentina, Hoya fue entrenador de los “contras” a la revolución nicaragüense. Ver La asesoría militar argentina en Honduras, Emiliano Balerini Casal, página 18, 2016.
http://conti.derhuman.jus.gov.ar/2016/11/seminario/mesa_7/balerinicasal_mesa_7.pdf

(3) Obrero y estudiante mendocino muerto el 12 de septiembre de 1966 en Córdoba, luego de la represión del 7 de septiembre en una protesta estudiantil contra la dictadura de Juan Carlos Onganía.

(5) Entrevista completa a Estela Carlotto y Sonia Torres, Cruz del Eje, 21 de marzo de 2018, Galápagos Producciones
https://www.youtube.com/watch?v=vDQ6Yuu8a-E

(5) Datos aportados por el área de Investigación del Archivo Provincial de la Memoria de Córdoba, H.I.J.O.S. y familiares y amigos de las víctimas.

--

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.

--

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción