Ahora Leyendo
¿Cómo les fue a las provincias que volvieron a las aulas?

Miércoles 02 de Diciembre de 2020

¿Cómo les fue a las provincias que volvieron a las aulas?

El camino hacia la recuperación de las clases presenciales en Argentina no es lineal, fácil ni masivo. Las experiencias en distintas provincias del centro y Norte del país así lo demuestran. Las clases siguen de manera remota en todo el territorio nacional, a la par de intentos sostenidos de encontrarse en las aulas, en grupos de 10, con barbijos, en horarios alternados y en zonas rurales o con baja tasa de incidencia de Covid-19.

Enredacción Socios

En San Luis, las escuelas rurales abrieron el 5 de octubre, en las zonas más alejadas de las grandes ciudades. En el caso de La Pampa, desde el 14 de septiembre están trabajando con aquellos estudiantes que quedaron más “postergados”. En Formosa, también tiene clases en escuelas rurales desde el 12 de agosto, y en secundarias de la Capital, hace una semana.

El primer caso testigo del país fue el de San Juan, que abrió las escuelas después de las vacaciones de invierno. Sin embargo, el brote de Covid-19 interrumpió la experiencia, que aún no se pudo retomar. En Catamarca, estuvieron los primeros cinco meses sin casos, pero cuando quisieron abrir no tuvieron éxito. En Buenos Aires, el 26 de octubre se lanzó un plan de Regreso Seguro a Clases Presenciales en zonas de bajo riesgo, y esta semana, la ciudad de Buenos Aires comenzó con la modalidad al aire libre, para que los y las estudiantes puedan verse al menos una vez, antes de fin de año.

Manula

Mientras el reclamo de padres y madres por retomar las clases presenciales se hace fuerte en Córdoba, desde el Gobierno responden que “no están dadas las condiciones” y no hay fecha fijada para el regreso a las escuelas.

GRADUALIDAD Y VOLUNTARIEDAD

La receta aplicada en San Luis fue comenzar en las escuelas rurales. Primero, fueron dos y luego fueron sumando otras hasta llegar a 24, de un universo de 95.  “En las escuelas hay wifi, pero el problema es que las familias no tienen señal campo adentro, en el monte”, explicó a ENREDACCIÓN, el ministro de Educación, Andrés Dermechkoff. Hasta el regreso a las clases presenciales, los maestros llevaban cuadernillos a los campos.

Mackentor

“La idea de volver a la escuela fue no solo recuperar contenidos y explicar las cartillas de forma más precisa, sino, generar una socialización, porque hablamos de alumnos que no tienen vecinos en 10 kilómetros a la redonda”, señaló.

“El resultado es positivo. La voluntariedad fue la premisa con la cual partimos, tanto para la incorporación de docentes, como para que los padres lleven a sus hijos. Les dijimos que si tenían miedo, podrían seguir recibiendo clases en sus casas. Con los docentes, igual: llamamos a ver quiénes querían. Hubo aceptación, hasta vinieron docentes que son personas de riesgo y los bajamos, porque estamos en un plan piloto, y no podemos arriesgar que alguno se contagie”, indicó el funcionario.

Al mismo tiempo, el ministro de Educación de San Luis, contó que al principio “no fueron al 100% los estudiantes”, pero “apenas vieron cómo se trabajaba, se animaron”. El protocolo aplicado exige distanciamiento, uso de máscara facial, medición de la temperatura al ingreso de la escuela, provisión de dispenser de alcohol en gel, jabón líquido y papel de manos, para los baños, y cartelería con indicaciones de seguridad e higiene, entre otras medidas.

“Hoy en casi todas las localidades de la provincia tenemos casos, por eso volvimos en los lugares donde no haya un número sustancial de infectados, que los alumnos sean de la zona y no utilicen transporte público”, comentó.

En el caso de La Pampa, las clases volvieron de manera gradual, alternada y en horarios escalonados a partir del 14 de septiembre, sólo para aquellos estudiantes que hubieran quedado “postergados”, de los últimos años de primaria y secundaria. Es alrededor del 12% de la totalidad de alumnos de la Provincia.

En la actualidad, salvo en aquellas localidades que tengan un brote de Covid-19 (como el caso de la ciudad de Santa Rosa o de General Pico) en el resto de las escuelas están trabajando con protocolos, que incluyen aulas de entre 6 y 8 personas, clases de 90 minutos por día, uso de barbijo obligatorio y un circuito señalizado para evitar que los alumnos se crucen en los pasillos. “Volvieron solo las escuelas que cumplen con el protocolo y cuentan con los insumos necesarios”, dijo Lilia López, secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa  (Utelpa)

Con los alumnos que pudieron conectarse de manera virtual, se continúa dictando clases a través esta modalidad. La novedad es que las escuelas abrieron para que los docentes pudieran incorporarse para acompañar de forma presencial a los estudiantes que habían perdido continuidad pedagógica, que estaban “desconectados”.

“Tenemos un 96% de asistencia, fue un éxito la convocatoria. Se pensaba que los papás tenían miedo, pero hoy está demostrado que el protocolo se cumple a rajatabla”, explicó López a este medio.

La forma de trabajar de cada escuela se definió entre directivos y docentes. “Un grupo de alumnos va un día, y el resto, otro, para evitar el contacto. No es que están todos de lunes a viernes”. Además, las docentes que son grupo de riesgo o que tienen familiares a cargo no volvieron, lo que “generó un importante movimiento de suplentes”, dijo la titular del gremio de educadores.

“Gradualmente se pueden incorporar más chicos siempre y cuando el contexto de cada provincia lo permita”, concluyó López.

Los alumnos izan la bandera argentina en una escuela formoseña. (Foto: Gentileza Prensa Gobierno de Formosa).

En Formosa, la situación es similar a la de San Luis. El 12 de agosto, casi 10.000 alumnos retomaron clases en escuelas ubicadas en zonas rurales, en los tres niveles: inicial, primario y secundario. La excepción fue en Clorinda, que es la ciudad que tiene mayor cantidad de casos de Covid-19, en el límite con Paraguay. Los alumnos se manejan con un sistema semi presencial, no van a clases todos los días, pero sí concurren con distanciamiento y barbijos, entre otras medidas.

Además, a principios de noviembre, las escuelas urbanas secundarias de Formosa capital también retomaron las clases semipresenciales. Se trata, por ahora, de ocho escuelas que están ubicadas en “zonas alejadas del casco céntrico” y donde los estudiantes no necesitan usar medios de transporte público para movilizarse, según explicaron desde el Ministerio de Educación de Formosa. El ministro Alberto Zorrilla aclaró que "si hay padres que prefieren que sus niños no regresen todavía al aula lo pueden hacer, está permitido y se los seguirá asistiendo pedagógicamente como se venía haciendo".

Clase presencial en una escuela rural de Formosa. (Foto: Gentileza Prensa Gobierno de Formosa).

En la provincia de Buenos Aires, pudieron recuperar las clases presenciales en 26 distritos, que tienen bajo riesgo epidemiológico. El criterio fue incorporar a aquellos alumnos que tuvieron escaso vínculo con la escuela desde que comenzó la cuarentena. La asistencia involucra un máximo de diez chicos por aula y una frecuencia de no más de tres veces por semana.

En el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que tiene riesgo medio, también anunciaron un regreso a clases a partir del lunes pasado con "actividades deportivas, recreativas, lúdicas y artísticas, al aire libre, en grupos burbuja de hasta 10". El propósito es que todos los alumnos puedan volver a la escuela al menos un día antes del cierre del ciclo lectivo, en diciembre.

LAS QUE DIERON MARCHA ATRÁS

La noticia circuló por todo el país: el 10 de agosto, San Juan volvía a las aulas con protocolos. Sin embargo, la expectativa duró dos semanas, hasta que la Provincia volvió a “fase 1” y se suspendieron las clases presenciales. “Nunca hubo un contagio de docentes ni de niños”, aseguran desde el Ministerio provincial. Pero, el aumento de casos de Covid-19 en un departamento se interpuso con los planes del gobierno y se suspendió la presencialidad.

En un primer momento, el plan de volver a las aulas se desarrolló para 14 de los 19 departamentos de la provincia y permitió generar una “base” de protocolo aprobado. “En aquel momento no teníamos al interior de la provincia ningún contagiado en esos 14 departamentos, pero ahora no nos queda ningún departamento sin contagios”, expresó en declaraciones radiales, el ministro de Educación, Felipe De Los Ríos.

El funcionario aseguró que van a llegar “con todo listo” para tener en el 2021 “una presencialidad acotada al protocolo” dentro de la primer quincena de marzo. “Tendremos en todos los niveles y modalidades”, dijo, en caso de que lo permita la pandemia.

Ver también

En el caso de Catamarca, la provincia que logró frenar el avance del Coronavirus por 105 días (el 3 de julio se registró el primer caso de Covid-19) el esquema de clases presenciales no tuvo éxito, salvo en las escuelas de período especial (ubicadas en zonas andinas y que finalizan las clases en junio por cuestiones climáticas)

“Hubo un intento de volver a las aulas para los departamentos del interior, del sur, hasta que aparecieron los primeros casos”, indicó a ENREDACCIÓN, Mario Sánchez, el secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Catamarca (ATECA).

“Suspendidas las clases presenciales, sigue lo virtual”, explicó. En este contexto, la provincia del noroeste argentino, tiene nueva ministra de Educación, desde el viernes último. “Tuvimos una reunión con ella y nos dijo que no habría clases presenciales, que recién para el año que viene lo están evaluando”, explicó Sánchez.

“Nuestra postura es que mientras no estén dadas las medidas de bioseguridad es imposible. Hay un protocolo armado pero tendrá que mejorárselo”, opinó. Y añadió que esperan que aprovechen este tiempo “para poner en condiciones las escuelas para el año próximo, que seguramente será mixto”.

LA RESPUESTA DE CÓRDOBA

Desde el Ministerio de Educación de la provincia de Córdoba dijeron a ENREDACCIÓN que “por ahora no hay condiciones para retornar a la presencialidad hasta que el COE indique lo contrario. Hasta que eso no suceda se continuará con la escuela remota hasta el fin del ciclo lectivo 2020”. Además, aseguraron que “se está trabajando en el calendario escolar 2021 contemplando los tres escenarios posibles: presencialidad, escuela remota o ambos sistemas alternados”.

Mientras tanto, el grupo de padres y madres autoconvocados reclama conocer qué previsiones se están tomando para el año próximo, e incluso, están a la espera de una respuesta al pedido de realizar la colación de grados –presencial- este diciembre próximo.

(Con información de Télam)

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

>> También podés comprar libros, información y cultura en La Tienda de ENREDACCIÓN.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción