ARSAT firmó una carta de intención con la norteamericana Hughes para construir y poner en órbita el ARSAT-3 y brindar Internet satelital. El acuerdo viola la ley vigente y condiciona la independencia tecnológica en el sector aeroespacial. El yerno de Oscar Aguad, Rodrigo de Loredo, es el firmante argentino del convenio.

El satélite ARSAT 2 durante su proceso de fabricación en INVAP.

(Por Fabián García y Adolfo Ruíz). Rodrigo De Loredo, radical y yerno del ministro de Defensa, Oscar Aguad, es el firmante del convenio por el que el ARSAT-3 será operado por una nueva empresa llamada Newco, integrada por la estadounidense Hughes (51%) y Arsat (49%). No es aún una privatización (porque la empresa no fue transferida), pero es el inicio de ese proceso, porque la nueva compañía le da a Hughes el manejo gerencial, obliga a ARSAT a adquirir tecnología y equipamiento a empresas vinculadas a la estadounidense, le pone un techo al desarrollo tecnológico autónomo (sólo una decena de países ponen satélites en órbita) y de constitución de un parque de proveedores locales, y le permite ocupar las órbitas asignadas al país. Pese a todas esas consecuencias, el país debe aportar 230 millones de dólares para fabricar el satélite y la compañía que quedaría como controlante, sólo 50.

VER QUIÉN ES RODRIGO DE LOREDO.

El desembarco de los estadounidenses de Hughes se parece al de Lockheed Martins, que se quedó con la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba en 1994, durante la administración de Carlos Saúl Menem. El resultado de aquella operación fue la eliminación del país como actor del mercado de producción de aviones, que con limitaciones, lo tenía como uno de sus jugadores, básicamente con el desarrollo del Pampa IA-63. La fábrica, 23 años después, pese a su nacionalización en 2009, es un fantasma. En este caso, INVAP es el creador y fabricante de los satélites ARSAT-1 y ARSAT-2, desarrollados en Argentina e integrados con un 30% de componentes locales. El ARSAT-3 era el que seguía en la secuencia de desarrollo, con el objetivo de aprovechar una de las frecuencias que tiene asignadas nuestro país, la banda Ka, que es la que sirve para proveer de Internet.

El acuerdo fue revelado por El Destape Web y C5N. La nota se titula “Primera privatización de la era Macri: ARSAT pasa a manos privadas”.

Sin embargo, la relación de ARSAT y de Loredo con Hughes es anterior a este convenio, como señala el físico, ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y ex Subsecretario de Evaluación Institucional del Ministerio de Ciencia, Jorge Aliaga, que postea un artículo de la RevistaFibra.info, publicado en octubre de 2016. Hughes -que es una industria para la defensa de Estados Unidos- es presentada allí como “proveedora de soluciones de banda ancha” y la empresa aeroespacial argentina afirma que seleccionó a esa empresa por “el sistema Jupiter System (con el objetivo de ) proporcionar conectividad satelital de alta velocidad en escuelas y zonas rurales marginadas del país”.

El artículo completo de Jorge Aliaga puede leerse aquí.

“Durante la primera fase de la iniciativa -explica el artículo de la revista Fibra-, aproximadamente 1.000 terminales conectarán los centros educativos a Internet, con vistas a sumar luego otros 2.000 sitios”.

La publicación cita las razones que tiene de Loredo para llegar a esa decisión:  “Hemos seleccionado a Hughes porque sus productos tienen el mayor rendimiento y eficiencia para expandir rápidamente el servicio a una gran base de clientes en un área geográfica grande, que es exactamente el reto al que nos enfrentamos”.

La nota de la revista agrega que “además de la plataforma, Hughes proveerá a la empresa estatal argentina con terminales VSAT que funcionarán sobre los satélites ARSAT 1 y 2″.

Otro dato es que en un año y medio se autorizó a dar servicio a 12 satélites internacionales, tanto en banda C y Ku (la que puede proveer el ARSAT 2) como en Banda Ka (la que iba a proveer el ARSAT 3). La última autorización ocurrió el último día de gestión del Ministro Aguad: “Un nuevo satélite fue autorizado a brindar servicios en las Bandas Ku, C y Ka en Argentina mientras continúa suspendida la fabricación del tercer satélite de la flota de ARSAT. Intelsat-29e es el primer satélite HTS en Banda Ku que operará en el país”, indica la información publicada por Latam satelital.

El acuerdo con Hughes es secreto, según detalla el convenio firmado por de Loredo.
Si hubiera litigio en la nueva sociedad, quien dirime es la Justicia de Estados Unidos.
El Estado nacional tiene el 49% de las acciones, pero aporta los mismos recursos que el socio mayoritario.

Aliaga describe, además, los puntos centrales del convenio:

-ARSAT no se privatiza, pero se crea una nueva sociedad, denominada en el documento Newco, con una finalidad específica, que antes era exclusiva de ARSAT.

-La nueva sociedad Newco tendrá una participación mayoritaria de Hughes, y minoritaria de ARSAT. Hughes definirá la contratación de los gerentes y definirá la política de la empresa.

-El objetivo de Newco será proveer servicio de Banda Ka, que era el mercado en el que iba a incursionar ARSAT 3, como apuesta estratégica a futuro.

-Para prestar ese servicio de banda Ka se construirá el ARSAT 3 en INVAP. Con ese fin, ARSAT aportará U$S 230 millones, que era el monto que previsto para construir el nuevo satélite. Cabe recordar que ese costo se logra porque la plataforma ya se usó en el ARSAT 1 y 2 y se minimizan gastos de desarrollo. Es decir, que el argumento de que el ARSAT 3 se demoraba porque la plataforma era obsoleta, que dio el Ministro Lino Barañao, era falso.

– ARSAT aportará alguna de las dos posiciones orbitales con las que cuenta hoy o la tercera que ya estaba solicitando la anterior gestión. En este punto el convenio dice lo siguiente:
“1.1.5 ARSAT liderará el proceso para que Newco obtenga una posición geoestacionaria para ARSAT 3, y todas las autorizaciones legales, regulatorias y gubernamentales requeridas para brindar servicio de banda ancha satelital en Argentina. La posición orbital bajo consideración para la utilización de ARSAT 3 será una órbita geoestacionaria Argentina en la posición 81º W, 91,5º W o 72ºW. La localización de la posición orbital puede cambiar como resultado de las discusiones relativas al proyecto. La partes acordarán la posición orbital donde se ubicará el ARSAT 3 previo a la firma del Acuerdo Final. ARSAT liderará el proceso para obtener para Newco todas las autorizaciones legales, regulatorias y gubernamentales necesarias para lanzar,operar y ubicar ARSAT 3 en la posición orbital seleccionada y para proveer servicios satelitales de banda ancha.
1.1.6 ARSAT lidera el proceso para confirmar la coordinación de frecuencias en relación con las frecuencias y posiciones orbitales mencionadas en este documento. HUGHES proveerá a ARSAT del soporte para la coordinación de las frecuencias en la banda Ka en el hemisferio norte, si fuera requerido”.

-La empresa Hughes aportará una inversión de U$S 50 millones para proveer todos los equipos de red basados ​​en tierra, incluidos los terminales de radiofrecuencia necesarios para prestar servicios de banda ancha por satélite a revendedores y / o usuarios de consumidores y medianas empresas.

La operación del satélite (control de que la órbita se mantenga en la posición correcta) será provista a Newco por ARSAT. Esto es necesario para que Newco pueda usar la misma órbita que los ARSAT 1 o 2. Solamente está permitido por las regulaciones internacionales que varios satélites compartan la misma posición geoestacionaria si los opera una misma empresa que se asegure que todos están controlados y no pueden chocar entre sí. Esto se seguirá haciendo desde la base localizada en Benavidez.

-La operación de la carga útil será responsabilidad exclusiva de Newco. En los ARSAT 1 y 2 esto se hace en una sala de la base de Benavidez, ubicada al lado de la sala desde donde se controla la operación del satélite.

-La fibra óptica y el data center serán provistos por ARSAT.

-Hughes proveerá de manera exclusiva los sistemas de recepción, decodificadores y todo equipo de tierra y banda ancha y Newco sólo usará equipos Hughes para la provisión de servicios de banda ancha de ARSAT 3 en Argentina o de cualquier otro satélite que use Newco para proveer banda ancha en Argentina. ARSAT será el proveedor exclusivo de Newco para servicios de fibra óptica y data center.

Mientras que el convenio señala también que si bien la construcción del satélite seguirá en manos de INVAP, la compañía rionegrina que ensambló los ARSAT 1 y 2 junto a una red de pymes, deberá adquirir (importar) “los insumos no susceptibles de ser provistos nacionalmente, desde las empresas Thales y Airbus”.

Entre las consecuencias de este acuerdo que plantea Aliaga, señala a las siguientes:

-El Estado argentino desiste de manejar el negocio del servicio de banda ancha a través de la Banda Ka, el que queda en manos de una empresa de Estados Unidos.

-El Estado argentino desiste de desarrollar tecnología propia relacionada con la banda Ka.

-El Estado argentino entrega el uso de sus órbitas a una empresa extranjera para la provisión de servicio de banda Ka.

VIOLA LA LEY 27208

Pero además, el convenio es violatorio de los artículos 8 y 10 de la Ley 27.208, de Desarrollo de la Industria Satelital, que la ubicó como estratégica para el país. Esto implica, que si este convenio intenta avanzar debería aprobarse previamente en el Congreso.

Qué dice el artículo 8°:

“Establécese que el capital social de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT estará representado en un cincuenta y uno por ciento (51%) por acciones Clase ‘A’, encontrándose prohibida su transferencia y/o cualquier otro acto o acción que limite, altere, suprima o modifique su destino, titularidad, dominio o naturaleza, o sus frutos o el destino de estos últimos, sin previa autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación”.

Y el artículo 10° agrega:

“Cualquier acto o acción que limite, altere, suprima o modifique el destino, disponibilidad, titularidad, dominio o naturaleza de los recursos esenciales y de los recursos asociados de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y de las Telecomunicaciones, definidos en la ley 27.078 ‘Argentina Digital’, que pertenezcan o sean asignados a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT, requerirá autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación”.

HISTORIA

El lanzamiento del ARSAT 1 en 2014.

ARSAT es una empresa que nació con el objetivo de proteger las Posiciones Orbitales Geoestacionarias (POG) de 72 y 81 grados Oeste asignadas al país y que estuvieron en riesgo de perderse en 2005 por la falta de inversión del operador nacional Nahuelsat (una empresa de capital privado) con satélites diseñados y fabricados en Argentina por INVAP

ARSAT se creó mediante la Ley 26.092 del año 2006, absorbió a Nahuelsat e inició el recorrido para desarrollar los dos satélites ARSAT-1 y ARSAT-2 y ocupar las posiciones de 72 y 81 grados, respectivamente. Los satélites fueron lanzados por Arianespace en 2014 y 2015 y entraron exitosamente en operación. En noviembre de 2015 se sanciona una nueva Ley, la 27208, que aprueba el Plan de la empresa para el período 2015-2035 el cual contemplaba la fabricación de al menos ocho satélites entre la expansión de la flota de ARSAT, la exportación y el remplazo de los ARSAT-1 y 2.

LA POSICIÓN DEL GOBIERNO

El presidente Mauricio Macri aseguró ayer que el acuerdo entre Arsat y la firma estadounidense Hughes para construir el satélite Arsat 3 permitirá “potenciar la capacidad tecnológica del país y en particular de la empresa Invap”, y sostuvo que, al asumir la Presidencia, el gobierno nacional encontró “serios problemas de comercialización” para los dos primeros satélites de la serie.

El presidente Mauricio Macri. Foto: Presidencia de la Nación.

Sobre la denuncia de que la compañía se estaba privatizando, Macri explicó que se trata de una alianza estratégica con la empresa Hughes basada en la capacidad tecnológica, en el desarrollo hecho del Arsat 1 y 2. “Estamos buscando un socio estratégico que potencie la capacidad de INVAP y ARSAT, porque cuando llegamos encontramos serios problemas de comercialización en ARSAT 1 y 2, y no queremos repetir esa experiencia, de que lanzamos un satélite y está vacío”, dijo en diálogo con Radio Seis de Bariloche.

“Que no se preocupen los muchachos de Invap, que van a seguir trabajando en esto. Buscamos potenciar y mejorar experiencias que no han sido buenas en términos comerciales”, concluyó.

Oficialmente, el directorio de ARSAT había señalado que “la carta de intención firmada con Hughes no prevé, bajo ninguna circunstancia la privatización de Arsat”.

“Se trata -dice el comunicado- de una herramienta usual en la industria de Telecomunicaciones, cuya finalidad es establecer lineamientos para una colaboración, en el caso de que las partes celebren un acuerdo definitivo” y apunta que “nuestras misiones satelitales no pueden seguir financiándose con impuestos a los argentinos, por eso ARSAT 3 busca viabilizarse con aportes privados”, aunque la realidad es que la construcción será financiada por el Estado Nacional.

A su vez, durante una entrevista realizada en el noticiero PM de LN+, Rodrigo de Loredo, consideró que “esta asociación es perfectamente lícita” y afirmó que “de ninguna manera viola ley”.

“Así como hemos firmado contratos con Hughes, que son contratos confidenciales para empezar a estudiar las cargas útiles, hemos firmado con muchas empresas -dijo-. La verdad es que el gran desafío que tenemos es mostrarle al mundo entero que los argentinos podemos construir un satélite y podemos exportarlo, y [es positivo] que terceros interesados estén dispuestos a invertir en nuestro satélite con nuestro recurso humano y con nuestro producto nacional”.

Mientras que en una entrevista que le hizo ayer por la tarde Cadena 3, dijo que “ARSAT es una empresa pública, del Estado argentino, cumple objetivos públicos, y lo va a seguir siendo. Pareciera que quienes lo dicen tienen ganas que suceda. No se va a privatizar ARSAT, es absolutamente falso”, sostuvo.

En ese sentido, indicó que procuran buscar empresas, inversores o actores nacionales o internacionales “dispuestos a invertir para que los argentinos sigamos construyendo satélites”.

“Arsat 1 y 2 se hicieron (en la gestión anterior) con impuestos de los argentinos. Queremos demostrar que podemos continuar una senda y hacer un tercer satélite que construya INVAP, opere Arsat, que brinde servicios y ocupe la órbita del Estado argentino. Hemos firmado una carta de intención (con Hughes) que ojalá se logre concretar”, afirmó.

“No buscamos la privatización ni que participen accionariamente. Queremos que Argentina siga construyendo satélites. Salimos al mundo para eso, sino los construyen en otro lado. Queremos demostrar que podemos construir un satélite”.

Entre los que respaldan la apertura del espacio satelital a empresas extranjeras está José Antonio Sánchez Elía, referente de comunicaciones de la Fundación Pensar, un think tank macrista, en reclaraciones que reproduce el diario La Nación: “Me resulta injusto que nuestra gente tenga que pagar más por sus telecomunicaciones bajo la excusa de proteger nuestra industria satelital -afirmó Sánchez Elía-. La Argentina necesita integrarse al mundo, nuestro pueblo tiene que estar conectado a internet de la forma más económica posible”.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com