Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Noticias

Argentina apuesta a ser la Rusia de Sudamérica y Brasil a asegurarse el gas para sus industrias

Los presidentes Lula y Alberto Fernández durante la firma de acuerdos bilaterales el lunes, en Buenos Aires. (Foto: Prensa).

Argentina y Brasil alumbran en el comienzo de 2023 una sociedad que puede delinear el futuro de la región a partir de la estrategia de la integración energética basada en el gas del yacimiento neuquino de Vaca Muerta. Siempre estuvo claro que los dos países más grandes de Sudamérica podían empujar la economía de este espacio geográfico hacia el desarrollo. Esa fue la tesitura que empujó a los presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney a firmar el 30 de noviembre de 1985 la declaración de Foz do Iguazú, que resultó el primer acuerdo jurídico para constituir una asociación regional que sería el Mercosur. Este bloque, como tal, quedó constituido en Asunción, el 26 de marzo de 1991, con la participación de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. En la actualidad, la asociación de libre comercio suma a Venezuela -suspendido temporalmente- y Bolivia -en proceso de adhesión-.

La Pampa

Para tener un marco contextual de la relevancia del Mercosur en el concierto global, en esta zona viven 7 de cada 1o sudamericanos, es la sexta economía mundial y la cuarta en cuanto a población mundial, con alrededor de 300 millones de habitantes, por detrás de China, India y Estados Unidos.

Sin embargo, el núcleo estratégico de este grupo es la integración productiva de Brasil y Argentina. Básicamente, porque son los dos países de la región -en ese orden- de mayor cobertura geográfica, volumen económico, tamaño demográfico, reserva de recursos naturales, y estructura industrial. Dentro de esa sociedad, Brasil es la 8° economía mundial según los datos del FMI de 2022 y Argentina la 27°. El país de Lula y Pelé tiene un PBI tres veces mayor que el de la República de los Fernández, Messi y Maradona.

Salvo que la burguesía y la clase trabajadora brasileña pierdan el rumbo detrás de alguna aventura (como pudo ser la de Jair Bolsonaro), su destino, en un mundo multipolar como el actual, está asociado al de Argentina y a la ampliación de la asociación regional. No hay industria ni desarrollo sostenible de la economía sin recursos naturales y energía. Nuestro país aporta a esta sociedad el gas de Vaca Muerta y el litio del NOA. Bajo la misma lógica, Argentina debería establecer un espacio de desarrollo propio dentro de este marco y bajo estas condiciones, aunque aquí es un problema un poco más complejo dada la incapacidad histórica de la burguesía local de articular un programa de desarrollo económico autónomo o con cierto grado de autonomía de Estados Unidos.

Pese a ello, la propia nómina de recursos naturales del país abrió una nueva ventana de oportunidad a través del gas no convencional de Vaca Muerta y el litio. Energía y un mineral clave para la transición energética, de la matriz de combustibles fósiles a la de renovables. El gas es un combustible central para esta transición, porque es el menos contaminante, y permite un espacio de tiempo de entre dos y tres décadas de margen para completar ese proceso. Hasta 2040/2050, el país puede hacer de este recurso una palanca de desarrollo sostenible y, como se ve, de fundamento a la integración regional.

EPEC

Dentro de este esquema, Argentina sería como Rusia para Europa. Es decir, un proveedor seguro, en cuanto a producto y cantidades, de gas para el desarrollo de la maquinaria industrial. En el caso ruso, de Alemania. En el caso argentino, de Brasil. En definitiva, es la industria, en sus distintos tipos, el sostén y motor del desarrollo estructural e inclusivo.

El ministro de Economía, Sergio Massa, aseguró este martes que Argentina podría estar exportando gas a Brasil en septiembre. Pero el gran volumen de este combustible requiere de inversiones cuantiosas y gasoductos para llevarlo hasta allí. Una de las obras iniciales es que el gasoducto del Norte, que trae gas desde Bolivia, funcione en reversa y conecte con el gasoducto que une Bolivia con Brasil. Todo se está haciendo a velocidad supersónica. Los gobiernos de los dos países buscan que el BID o la Corporación Andina de Fomento (CAF) financien las obras necesarias, pero no hay garantías de que ello suceda. De lo contrario, será Brasil el que deberá aportar recursos económicos a través de su Banco Nacional de Desarrollo. Sin embargo, ninguna de las dos economías tiene la suficiente espalda para jugar en soledad este partido. Ese es el motivo de la ambigüedad de las declaraciones en el encuentro entre los ministros de Economía (Fernando Haddad y Sergio Massa) que precedió a la cumbre de países de América Latina y el Cáribe (Celac).

Massa le dijo al Financial Times, en esa línea, que la balanza comercial de energía de Argentina pasaría de un déficit de más de 5.000 millones de dólares en 2022 a un superávit de unos 12.000 millones de dólares en 2025, y agregó que “esto le dará a la Argentina una capacidad muy sólida para pagar [la deuda] en 2025, 2026 y 2027”. Habrá que ver si se alinean los planetas (y los intereses) para conseguir semejante objetivo.

A su vez, no es casual tampoco, en el juego geopolítico, que Ilan Goldfajn, presida el BID desde 2022. Este brasileño es un hombre formado en el FMI y con actividad privada en grandes bancos brasileños e internacionales. Fue también gobernador del Banco Central de Brasil, entre 2016 y 2019, impulsado por el ex presidente Michel Temer. No tiene una buena relación con Lula, el actual presidente brasileño, ni con el oficialismo de ese país. Su llegada al puesto más relevante de esta entidad se produjo con el impulso de Estados Unidos, cuya política exterior en la región se basa en evitar la expansión china y evitar competencias económicas, tecnológicas y políticas francas.

Socios 2023

La dimensión de los acuerdos firmados entre Brasil y Argentina, visualiza la decisión de ocupar varios escenarios de manera rápida y articulada:

-Cooperación biotecnológica: Tiene como objetivo la formación de recursos humanos a través de proyectos de investigación conjunta y en la promoción del desarrollo de biotecnología industrial, en el marco del Centro Latinoamericano de Biotecnología (Cabbio).

-Industria Aeroespacial: Desarrollo y puesta en marcha de un Satélite Meteorológico Regional para potenciar la soberanía regional en esta temática, el uso de bases de lanzamiento de satélites en Brasil y Argentina y la Misión SABIA-Mar.

-Antártida y Océano Atlántico: Ambos países se proponen avanzar en una misión conjunta a las bases de la Antártida y profundizar la cooperación en temas oceánicos a través de Pampa Azul por Argentina y Ciencia en el Mar, por Brasil.

-Energía renovables y tecnologías: Los acuerdos plantean la cooperación en materias de hidrógeno, litio y electromovilidad.

Se trata de políticas de una profundidad hasta ahora no explicitada ni explorada por las dos naciones, pero que indican un nivel de armonía que puede ser determinante en la ampliación sostenida de sus opciones a estos territorios (Antártida y Atlántico) y de desarrollo económico sostenible basado en la ciencia y tecnología. La sociedad es, además, una garantía para la estabilidad política de ambos Estados y para la proyección económica y geopolítica de los dos países y, a su vez, de la región.

Dentro de este contexto particular, el retorno de Brasil a la Celac es otro factor clave para dotar a este conglomerado de países, mucho más amplio que el Mercosur, de sentido estratégico y potencial global. La Celac es un bloque político, relativamente autónomo de Washington, que permite a América Latina y el Caribe tener una voz propia y sin sujeción directa a la política exterior de esta gran potencia. Así, el reingreso de Brasil indica el nacimiento de una nueva etapa en las relaciones regionales y en el vínculo de la región con el resto del mundo.

1 Comentario

1 Comentario

  1. carlos alberto del campo

    25 enero, 2023 a 08:32

    Fabián García. Muy bueno su artículo; de lo que se ha leido un auténtico aporte al presente y futuro de nuestros pueblos. Pongo a su disposición el libro “Perón la Alianza Argentino-Brasileña” (Alberto Mehol Ferré) que edité hace unos años, si me indica donde dejarlo

Comentario:

Télam - Deportes
Telecom22
Newsletter 2022
  • También podés comprar libros, información y cultura en NUESTRA TIENDA
  • Ver más información sobre encuestas en nuestra sección DOSSIER360
  • ¿Querés comunicarte con nosotros? Hacé CLIC AQUÍ

Te puede interesar

Noticias

La legisladora provincial Noelia Agüero (Izquierda Socialista, Frente de izquierda y los Trabajadores – Unidad) dijo que “en la inauguración de sesiones 2023, el...

Noticias

Gianluca, el niño de ocho años que desde el 22 de enero había desaparecido junto a sus padres en Monte Maíz, en el sureste...

Noticias

Los protocolos contra la violencia laboral en el sector privado, sólo sirven para agotar la vía de reclamo administrativo, y esto sucede por la...

Noticias

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, criticó este domingo “la manera de pensar los problemas” y la falta de “ímpetu” en realizar las transformaciones...