Ahora Leyendo
[15 MINUTOS] Radares en la ciudad: a más velocidad, más posibilidades de morir y de matar
El respeto de las velocidades máximas dentro de las ciudades ayuda a disminuir accidentes.

Antes que la Policía caminera comenzara a operar en la provincia de Córdoba, viajar por el carril rápido de la autopista de la Ruta Nacional 9, entre Córdoba y Rosario, a 130 kilómetros por hora, implicaba que otros conductores hicieran señas de luces, tocaran bocina o “chuparan” su auto detrás del mío con el objetivo de que me corriera rápidamente hacía el otro carril. Es decir, muchos conductores viajaban por encima de la velocidad máxima autorizada y creían tener el derecho de hacerlo, por lo que reclamaban gestualmente que aquellos que iban dentro de las reglas de tránsito se movieran de allí. El asunto era moneda corriente. Luego de la aparición de los controles y multas de la Caminera, los que viajan por encima de los 130 en esa autopista -que todavía los hay y son muchos- actúan mayoritariamente de un modo diferente: zizaguean y superan al que viaja a 130 kilómetros por el carril derecho, esto es, han comprendido que su conducta no sólo es ilegal, sino que no pueden “agredir” a quiénes respetan las reglas. Por supuesto, que están los que reciben las multas en el control y 5 kilómetros más allá vuelven a acelerar a 160 kilómetros por hora, pero sin duda, esos, ya son muchísimos menos. Moraleja: la Caminera, las controles y las multas ayudaron a mejorar nuestras conductas al volante. Aclaración: no digo que sean las ideales, simplemente que superan a las anteriores.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Vale un agregado: cuando se traspasa la frontera de Córdoba a Santa Fe, muchos de los que viajaban a 130 kilómetros por hora del lado cordobés, aceleran. ¿Por qué? Porque no hay controles, ni riesgo de multas. Moraleja 2: sin controles y sin multas, prima la irracionalidad.

VER Llegan los radares de control de velocidad en calles y avenidas de la capital cordobesa.

Ambas anécdotas vienen a cuento de la instrumentación del sistema de radares móviles en la ciudad de Córdoba para el control de velocidad máxima en avenidas y calles. Ayer, luego de una entrevista radial al subdirector de Tránsito de la Municipalidad de Córdoba, Adrián Cena, en el programa “La Primera” (AM580, Radio Universidad), muchos oyentes manifestaban sus quejas -de distinto tipo y argumentación- por la puesta en marcha de la medida. La polémica frente a este tipo de acciones es, si se quiere, normal, pero hay una situación que es objetiva y absolutamente racional: la alta velocidad es uno de los factores presentes en los accidentes con víctimas fatales, tanto entre los ocupantes del automóvil, como con peatones. La decisión de controlar la velocidad es por lo tanto una decisión de política pública razonable.

Algunos datos para graficar el valor de respetar la regla de velocidad máxima que establece la Ley Nacional de Tránsito (40 kilómetros por hora en calles y 60 kilómetros en avenidas):

-Los pasajeros de un automóvil que viajan a 40 kilómetros por hora con el cinturón de seguridad puesto tienen casi un 0 por ciento de probabilidades de morir si se produce una colisión.

-El siguiente cuadro permite observar que las posibilidades de un peatón de sobrevivir si es atropellado está directamente asociado a la velocidad en la que circula el auto. Se puede sintetizar que a menor velocidad, mayor probabilidad de vivir:

Fuente: Fundación para la Seguridad en Carretera de Estados Unidos (2011)*.

-En promedio, a 40 kilómetros por hora las posibilidades de un peatón de morir frente al impacto de un auto son 4 veces mayores que si el rodado circulara a 20 kilómetros por hora; a 60 kilómetros por hora las posibilidades aumentan a 12; y a 80 kilómetros por hora saltan a 24 veces.

Dicho de otro modo, a 80 Km/h circulan muchos conductores en avenidas y si alguno de ellos atropella a un peatón, este tiene 3 posibilidades de morir y una de vivir.

La ciudad comenzará a utilizar radares móviles para controlar la velocidad. (Archivo).

La reducción de las víctimas fatales en accidentes en la ciudad (más de 100 anuales en 2012 y 81 en 2017) es, por lo tanto, una tarea de todos, pero que sin intervención del Estado es imposible de lograr. Está claro que la velocidad no es el único factor de riesgo, pero es uno de los principales, por lo que una política de control debiera aportar al objetivo general de mejorar estos índices. Sin control y sanciones a los infractores, las conductas de tránsito no se modifican.

Sería deseable, que como ha ocurrido aquí y en otros lugares, la decisión inicial a causa de las previsibles críticas ciudadanas no haga retroceder lo que es una resolución racional y correcta, que mejora la vigencia de derechos de los habitantes de la ciudad.

También sería un avance que decisiones de este tipo no sean actos aislados, sino que se amplíen a otras acciones para actuar sobre más factores de riesgo, como la ingesta de alcohol y otras sustancias, el uso del celular, y el estado general de la infraestructura de circulación, entre otros elementos.

* La fuente es la Fundación para la Seguridad en Carretera de Estados Unidos que en 2011 llevó a cabo un interesante estudio titulado “Impact Speed and a Pedestrian’s Risk of Severe Injury or Death”que relacionaba la velocidad de impacto con cuatro años de historial de accidentes. La información completa puede leerse aquí: https://es.gizmodo.com/que-posibilidades-tienes-de-salir-vivo-de-un-atropello-1779097933

15 MINUTOS. Es un espacio breve para reflexión, análisis y puesta en escena de temas, hechos y personajes. Se inspira en la película “15 minutos” (2001, John Herzfeld).

Ver también

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción