La ley del aborto comenzará a tratarse la semana que viene en un plenario de tres comisiones del Senado. Llegaría al recinto el 8 de agosto. Por ahora no tiene mayoría.

La senadora de Cambiemos, Laura Rodríguez Machado.

La ley del aborto que aprobó la Cámara de Diputados en una sesión histórica, comenzará a tratarse la semana que viene en un plenario de tres comisiones del Senado. La intención de los senadores que la promueven es que llegue al recinto el 8 de agosto, pero el problema, por ahora, es que no tiene mayoría asegurada. Resultado, la iniciativa con media sanción está empantanada.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

En ese contexto, los tres senadores nacionales por Córdoba Ernesto Martínez, Carlos Caserio y Laura Rodríguez Machado proponen un proyecto alternativo, con modificaciones respecto del que fuera sancionado en Diputados. Dicen que podría ser una salida para su aprobación. Los cordobeses dicen que votarían por el sí en caso de que la iniciativa que obtuvo media sanción en Diputados sea modificada.

Los cordobeses impulsan un “proyecto light”: que la interrupción del embarazo sea legal hasta la semana 12 y no la 14 como determina el texto con media sanción; que se contemple una partida para ayudar a los hospitales provinciales; y que haya objeción de conciencia institucional y no sólo para los médicos. Este último elemento va en línea con lo que plantearon distintos sanatorios e instituciones privadas cordobesa. Consideran que sería una salida si no hay una mayoría para aprobar la ley como llegó.

Lo cierto es que el planteo cordobés rompe el núcleo del proyecto aprobado en Diputados y agrega un factor que es facilitar “la objeción de conciencia institucional”, que permitiría excluir de la lista de prestadores a buena parte de los centros médicos privados que son los que manifiestan hasta ahora la objeción de conciencia institucional. Esto haría recaer el peso del cumplimiento de la ley en las prestaciones del sistema público.

El planteo cordobés rompe el núcleo del proyecto aprobado en Diputados y agrega un factor que es facilitar “la objeción de conciencia institucional”, que permitiría excluir de la lista de prestadores a buena parte de los centros médicos privados que son los que manifiestan hasta ahora la objeción de conciencia institucional. Esto haría recaer el peso del cumplimiento de la ley en las prestaciones del sistema público.

Distintos medios indican que este último tema (la objeción de conciencia institucional) fue parte de la charla entre Mauricio Macri y Silvia Lospennato el viernes y la diputada le aclaró que puede resolverse con una derivación médica. Muchas clínicas cercanas a la Iglesia no aceptan la ley y están dispuestas a ir a Tribunales y reclamar la inconstitucionalidad.

Otro elemento ya de carácter político que genera un cambio en la iniciativa con media sanción, es que deberá volver a Diputados para que sea aprobada con las modificaciones o ratificada la primera. En ese marco, el debate tendría dos condimentos: el tiempo para un nuevo tratamiento y si será posible establecer una nueva coalición mayoritaria. Cabe recordar que la votación resultó 129 a 125 y se definió a último momento. Una iniciativa modificada obliga a barajar y dar de nuevo. Y ratificarla como está será todo un desafío.

El senador Ernesto Martínez (Cambiemos).
El senador nacional Carlos Caserio (PJ / Unión por Córdoba).

El texto alternativo que propondrían los senadores de Córdoba no se conoce todavía, pero la idea de no quedar de un lado u otro sedujo a varios indecisos y podría ser una salida si los jefes de bloque Miguel Ángel Pichetto, Humberto Schiavonne (PRO) y Marcelo Fuentes (FpV-PJ), siguen sin poder garantizar supremacía.

Una fuente legislativa favorable al proyecto de diputados, razonó que se trata de una estrategia para trabar el tratamiento en el Senado y a estirar los tiempos. “Detrás de la movida de los cordobeses está la Iglesia Católica y los grupos Pro-Vida”, aseguró.

Por el momento, los distintos sondeos de voto, indican que habría un virtual empate en 30 senadores a favor y 31 en contra, mientras que 11 no han dado a conocer su posición.

Los cordobeses eran una de las opciones para conseguir mayoría, pero con la gambeta que hicieron siguen en el territorio de los indecisos. Los radicales Juan Carlos Marino (La Pampa) y Ángel Rozas (Chaco), Inés Blas (Catamarca), Guillermo Pereyra (Neuquén), Carlos Reutemann (Santa Fe) y los dos misioneros (Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana), son los otros que por ahora señalan su abstención. El catamarqueño Dalmacio Mera, del Justicialismo, aclaro que aún no tiene posición tomada, pero que sigue “a favor de la vida”.

Los senadores que se oponen a la ley (liderados por Gabriela Michetti, Federico Pinedo, Esteba Bullrich y la radical Silvia Elías de Pérez), pretenden también modificarla y reenviarla a Diputados, pero sin habilitar la interrupción del embarazo en ningún caso. Sólo contemplarán la excarcelación de la mujer que practique un aborto clandestino al bajarle la pena (ya lo señala el proyecto aprobado en Diputados) y más mejores programas de educación sexual.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Te invitamos a SUSCRIBIRTE a ENREDACCIÓN. La producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, cuya tarea es remunerada. El monto mensual de la SUSCRIPCIÓN es de 63 pesos mensuales y se solicita a partir del décimo artículo (los primeros nueve se pueden leer y utilizar libremente). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.