Ahora Leyendo
Schiaretti profundiza el “cordobesismo” y, por ahora, se aleja del peronismo nacional

Schiaretti profundiza el “cordobesismo” y, por ahora, se aleja del peronismo nacional

El gobernador Juan Schiaretti volvió a defender a los productores agropecuarios frente a la posibilidad de que se reinstalen las retenciones agropecuarias durante el nuevo gobierno del peronista Alberto Fernández. Es la segunda vez que lo hace con pocos días de diferencia. “Es necesario defender al campo porque es la economía regional de Córdoba", afirmó, profundizando la brecha ideológica, política y económica entre el peronismo de todo el país y el cordobés, que tiende a convertirse en una fuerza política más provincial, que nacional.

Enredacción-Te contamos

Lo hizo, al hablar ayer en un encuentro con productores agropecuarios. El mandatario cordobés no hizo referencia a las declaraciones del presidente electo sobre Córdoba en el programa ADN, que conduce Tomás Méndez, por C5N, el lunes por la noche.

Fernández disparó: "Córdoba tiene históricamente una posición muy reactiva al peronismo, ¿no? Fue punto de origen de la Revolución Libertadora, entre otras cosas. Y siempre han tenido una posición muy reactiva. Durante muchos años gobernó el radicalismo, y el radicalismo menos progresista que ha habido. Y el mismo peronismo que gobierna es un peronismo que se identifica con algo que llaman cordobesismo. Pero que oculta mucho su condición peronista”.

Agregó que "Córdoba no deja de tener los problemas que tiene toda la Argentina. (…) Sigue necesitando del auxilio del Estado nacional para poder pagarles a sus jubilados, porque no puede pagarles por sí misma; y tiene un endeudamiento en dólares muy fuerte, al que probablemente no pueda hacerle frente por sí sola”.

"El campo es la economía regional cordobesa y por eso, para Córdoba, siempre es necesario defender nuestra economía regional. Defender el campo. Cuidar el campo es cuidar nuestra economía regional", señaló el gobernador.

"Sigamos juntos... ¡Vamos! Córdoba va adelante. Córdoba progresa. Y Córdoba progresa por su campo, que es su motor central y porque somos capaces de caminar hacia un mismo sentido, por más que pensemos diferente", insistió.

Schiaretti hizo las declaraciones en una reunión con 606 productores agropecuarios a quienes les otorgó beneficios económicos por $ 22.829.248. Se trató de la primera entrega del ciclo 2019 que "premia las actividades productivas que cuidan los recursos naturales".

Las definiciones del mandatario provincial se suman a la decisión de conformar un interbloque en el Congreso con los peronistas que sumó Roberto Lavagna al Congreso y los dos diputados socialistas santafesinos.

Una fuente del PJ cordobés, que pidió reserva, le explicó a ENREDACCIÓN que “los movimientos de El Gringo son consecuentes con lo que ha hecho el peronismo de Córdoba en estos últimos 20 años. La idea tanto de (José Manuel) De la Sota como la de (Juan) Schiaretti ha sido poner primero a Córdoba, después “el resto”. Sólo “el resto” pasaba adelante, si era conveniente para la provincia o en algún momento particular de la coyuntura nacional. El Gallego acercaba al PJ provincial a lo nacional porque su sueño era ser presidente, pero ese camino lo recorría en esa instancia, no siempre. El resto del tiempo era un peronismo a la cordobesa, para contener a un electorado con un fuerte anti-peronismo. Sin embargo, esto es así, no sólo acá, sino en muchas otras provincias. Todos tienen alguna particularidad, ninguno es una copia del formato nacional. ¿O acaso (el gobernador de Santa Fe, Omar) Perotti piensa muy distinto del Gringo? Si Perotti pensara como el “Chivo” (Agustín) Rossi no sería gobernador. ¿Por qué pretenden que dejemos de hacer lo que nos ha servido para ganar todas las elecciones desde 1999?”

Ver también

Dice también que “Schiaretti tiene que negociar recursos con el gobierno nacional y a la vez, mantener el poder en Córdoba. Acá la mayoría de los cordobeses no son albertistas y menos kirchneristas, así que El Gringo no va a ser albertista ni kirchnerista. Eso no quiere decir que no vaya a acompañar medidas clave para garantizarle gobernabilidad al presidente electo. Es lo mismo que hizo con (Mauricio) Macri. Apuesta a que esa misma receta le brinde los recursos que necesita para seguir desarrollando la provincia sin resignar el poder”.

Para entender este escenario, no se puede obviar el quiebre entre el modelo de sustitución de importaciones que impulsó el peronismo, primero con Eduardo Duhalde, y luego con los Kirchner, y los productores agropecuarios en 2009, con la imposición de las retenciones móviles a la soja y otros productos del campo. De modo orgánico, el partido conservador en lo político y neoliberal en lo económico, nació en aquellos días. A nivel nacional, terminó dándole sustento a Cambiemos. En el espacio local, el peronismo de Córdoba tomó posición por ese factor dinámico de la economía que es el complejo agroindustrial, se enfrentó con los Kirchner, y se convirtió en representante de ese bloque. El gobernador cordobés sigue siendo fiel a ese mandato porque es el que predomina en Córdoba.

A su vez, Córdoba es una de las provincias más importantes del país, y ningún presidente puede prescindir, sin costos políticos y económicos, de ella. Se le agrega, que el macrismo tiene una sólida base aquí. De esa condición general parte Schiaretti para “negociar” con el poder central. Le agrega otro factor: no dejará crecer opciones dentro del peronismo que pongan en riesgo este paradigma cordobesista. De este modo, busca desalentar al “albertismo” de construir una fuerza propia en la provincia, porque no le deja espacio adentro. Sin esa tensión, Fernández tendrá complicaciones para impulsar su agenda hacía adentro de Córdoba, y quedará “preso” de la telaraña tejida por el mandatario cordobés.

Quizá, las declaraciones a C5N, estén indicando que el presidente electo ya se convenció de que Schiaretti no va a ser protagonista del gobierno del peronismo nacional y que decidió poner a jugar peronistas “albertistas” en Córdoba. Por lo pronto, su estrategia no parece ser la de “tierra arrasada” que se planteó el kirchnerismo, al aislar a Córdoba desde la Nación, una política que en los hechos favoreció la acumulación del bloque conservador. A diferencia de ese esquema, llama a los cordobeses a ser parte del proyecto nacional del peronismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción