Los hermanos Julio César y Carlos Malter fueron hallados culpables del homicidio del cazador Pablo Paco García. El tercer imputado, Gustavo López, saldría en libertad en marzo.

Los hermanos Julio César y Carlos Malter. Fueron condenados a prisión perpetua. Foto: Mariano Paiz.
Municipalidad de Río Cuarto 3
La Galatea

“Después de una lucha infernal de más de dos años, la familia considera que se ha hecho justicia”. Ese fue el balance que Néstor García hizo al salir de la Cámara 12 del Crimen, donde ayer se leyó la sentencia por el alevoso crimen de su hermano, Pablo “Paco” García. Los jurados populares condenaron a prisión perpetua a los hermanos Carlos y Julio César Malter, por haber asesinado de un escopetazo en la cabeza a García, la noche del 27 de agosto de 2015, mientras cazaban chanchos salvajes en un campo cercano a Anisacate.

VER MÁS ARTÍCULOS DE WALDO CEBRERO.

Después de matarlo, acomodaron el cuerpo en una reposera para fingir un accidente. La víctima y sus asesinos no se conocían. Se cruzaron esa noche y la mera coincidencia en el lugar bastó para encender las agresiones por parte de los Malter. Junto a ellos, iba Gustavo López, changarín, quien los ayudaba a carnear a las presas. López, que llegó acusado de partícipe del homicidio a riesgo de pasar toda la vida en prisión, finalmente fue condenado a tres años y cuatro meses por el delito de encubrimiento.

Fue uno de los juicios más dramáticos del año. Desde la primera audiencia, a fines de agosto, cuando López decidió quebrar el pacto de silencio y contar cómo los Malter asesinaron a “Paco”, como desencadenante de una discusión cuyo tema de fondo era -inexplicablemente- el lugar en el que cazaban.

“Lo mataron por una cuestión de exclusividad para el uso del campo. Así como suena. Parece que los Malter habían estado cebando el campo, esperando que entren los chanchos del monte. Y ‘Paco’, teóricamente, le cazaba sus presas. No había ninguna relación previa entre ellos” dijo ayer, al salir de tribunales, Agustín Caferatta, abogado querellante.

También afirmó que las pruebas no dejan dudas de que los hermanos Carlos y Julio Malter fueron los autores materiales del hecho.

Las penas coinciden con el pedido que había hecho en su alegato el fiscal de Cámara, Mariano Antuña. Con una leve modificación para López, para quien había solicitado 4 años de prisión (finalmente recibió 3 años y 4 meses). Hasta el último día, los Malter sostuvieron su versión de que dispararon  a 40 metros, pensando que se trataba de un chancho, pese a que las pericias demostraron que el disparo había sido efectuado a menos de 5 metros.

El fallo que se leyó ayer al mediodía deja un detalle llamativo: los hermanos Malter fueron sentenciados “por mayoría” y no “por unanimidad”, es decir que hubo miembros del Tribunal o del jurado popular que no coincidieron con esta acusación. Habrá que aguardar los fundamentos de la sentencia que se leerán el 13 de noviembre.

POR UN PELO

Gustavo López llegó al juicio acusado de un delito cuya única pena era la prisión perpetua: partícipe de un homicidio doblemente agravado. Su abogado, Damián Palavecino, planteó siempre que Gustavo era una víctima de los Malter, que lo habían amenazado para que no contara la verdad. Ahora, con el cambio de su calificación, López podría recuperar la libertad en febrero o marzo.

El fallo, en este punto, no dejó conforme al abogado querellante quien adelantó que apelará para que Gustavo López reciba la misma pena que los Malter. “López tuvo participación directa y ayudó a acomodar el cuerpo y alterar la escena”, manifestó el querellante.

Cuando López contó en la audiencia cómo habían matado a “Paco”, dijo además que sentía “miedo” y que por eso había demorado en contar la verdad. “¿Usted qué haría? Si estuviera en mi lugar, y acabara de ver cómo dos cazadores armados matan a un hombre, y esos cazadores lo amenazan para que no cuente… ¿qué haría?”, preguntaba el hombre en la sala. “Por eso no me animé a hablar antes. Porque tengo miedo de que le pase algo a mi familia. Pido perdón por no haber contado antes que fue un asesinato”, dijo.

A la hora de los alegatos, el fiscal Antuña sostuvo que no logró el “grado de certeza”de la participación directa de López en el crimen, aunque sí su encubrimiento, y por eso pidió que sea sentenciado por lo segundo.

Sumate al equipo y ayúdanos a contar lo que el poder no quiere.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com