Ahora Leyendo
[OPINIÓN] Después de la tragedia, hay que refundar la Policía de Córdoba

Lunes 21 de Septiembre de 2020

[OPINIÓN] Después de la tragedia, hay que refundar la Policía de Córdoba

(Por Luis Juez*) Hay como un tacho de papeles viejos, un cesto de residuos en donde lo que cae pierde el valor, pierde la idea que lo sustentaba. Es un bollo ajado con forma, pero vacío. Eso es el sentido común. Un placard de escuela para que cualquiera saque lo que necesita para salvar algún obstáculo... y luego devolverlo a su lugar. Hoy leí en una nota, un título que decía “Una bala asesina quitó la vida de Blas”. Seguidamente, otra frase rezaba su enojo por el "gatillo fácil", dos palabras que ocultan lo verdadero del hecho acontecido: un policía asesinó de un balazo a un jovencito cordobés.

Enredacción Socios

El famoso sentido común se está tragando lo verdadero poniendo cosas diferentes en un mismo bolso. La muerte de un chico de 17 años de un balazo disparado desde un coche de la Policía de la Provincia de Córdoba ha puesto al desnudo el horror instituido en una máquina al servicio del delito, la corrupción, el ocultamiento y la complicidad con el narcotráfico y el hampa. La Policía de Córdoba luce sin rubor sus garras homicidas y la mediocridad que sus superiores y los gobiernos provinciales han sabido construir con tanto afán perfeccionando el desprecio a la vida de los ciudadanos.

Manula

Tiene que existir otra Policía. No es posible que su imagen sea representación de represión, palo, bala, impunidad, matonismo, autoritarismo y violencia. Mucho más allá del sentido común hay una institución digna. Hay que reconstruirla.

Y digo reconstruirla porque esa, a partir de hoy, debe ser la tarea central de un gobierno que ha sido partícipe de la degradación institucional de la fuerza de seguridad.

La muerte absurda de Blas debe ser el disparador para terminar con 21 años de desidia al momento de sostener la institución policial en estos años, la Policía y el Servicio Penitenciario se convirtieron en una bolsa de trabajo para los afiliados al PJ y una muestra de poder para los legisladores departamentales capaces de decidir la conformación y destino de los uniformados según su afiliación política.

Valentín Blas Correas, el adolescente de 17 años que fue asesinado por la Policía.

En 21 años, el gobierno destruyó la carrera policial y lo hizo minando y politizando la Escuela de Policía, considerada, décadas atrás, como una de las más prestigiosas del país. Así, hoy, los efectivos no tienen la  preparación, la instrucción y la formación que requiere un lugar clave en el entramado social.

Jamás, jamás, el ministerio más político que tiene el gobierno respondió con política. Los casos más estruendosos, como el Motín de los policías, el narco escándalo y otros no menos graves, siempre fueron pagados con el pellejo de los propios efectivos policiales y nunca por los responsables políticos. Cambiaron las cúpulas conforme al interés político del momento y con un alto e indisimulable sentido marketinero.

Estamos frente a un gran fracaso político no ante el fracaso de los uniformados. El diseño de las políticas de seguridad es responsabilidad del gobernador y su ministro y el jefe de Policía es el responsable de ejecutarla. Que nadie se confunda, no alcanza con remover cúpulas y desplegar fuerzas para que los vecinos de ciudad creamos que nos están cuidando.

Ver también

Hay que empezar a refundar la fuerza. Es la única manera de evitar que lloremos a otra víctima inocente.

* Luis Juez es diputado nacional de Juntos por el Cambio.

--

>> Te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN: INGRESÁ AQUÍ. Hacemos periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción