Lo aseguró Elsa Rosso, la abuela del chico que murió el domingo mientras era trasladado en colectivo desde Brinckmann a Córdoba para su atención médica. Había sido operado de un tumor en el Hospital Infantil y al tener fiebre, su madre emprendió el viaje a la capital para su atención.

El chico que murió a causa de una neumonía era trasladado a Córdoba en un ómnibus.

“Nunca los médicos nos dijeron que debíamos trasladarlo en una ambulancia, nos pidieron que siempre estuviéramos en comunicación directa, por lo que mi hija lo llevó en colectivo, como lo venía haciendo de manera habitual, porque no contamos con otro medio de movilidad”, relató Elsa Rosso, la abuela del niño fallecido.

Las declaraciones de la mujer fueron realizadas a Radio Belgrano de Suardi, en la provincia de Santa Fe, y reproducidas por el diario digital Regionalísimo de Morteros, en el noreste cordobés. Morteros se encuentra a 280 kilómetros de la capital cordobesa.

El pequeño había sido operado de un tumor cerebral en el Hospital Infantil de Alta Córdoba y había sido dado de alta para regresar a su casa en Colonia Tacurales, en la provincia de Santa Fe. El lugar es una colonia rural que se encuentra a unos 30 Kilómetros al este de Morteros.

La semana pasada le habían permitido volver a su casa, pero sin dejar de estar en contacto con los médicos. Como el sábado empezó a tener temperatura, su mamá, Betiana Rosso, decidió tomar el colectivo de la Empresa Morteros a las 12.30 del mediodía para buscar atención médica en Córdoba. Cuando el ómnibus llegó a La Francia, el nene se descompensó, la madre pidió ayuda y los llevaron al hospital del pueblo, donde habría ingresado con signos vitales, pero dificultades respiratorios. Allí fue donde falleció.

La autopsia que se le realizó en la ciudad de San Francisco habría determinado que la muerte se habría producido como consecuencia de un cuadro de neumonía.

La familia del chico trabaja y vive en el campo, y hace aproximadamente dos años que es tratado en el Hospital Infantil por un tumor cerebral. En principio, el niño sólo sería atendido en la ciudad de Córdoba a más de 300 kilómetros de donde vive. En ese sentido, las autoridades del Hospital de Morteros indicaron que el niño no fue atendido allí durante el fin de semana.

En tanto, los médicos del Hospital Municipal de La Francia le habrían señalado a su madre que el niño debió haber sido trasladado en ambulancia a la ciudad de Córdoba dado el estado de salud que tenía.

Lo cierto, es que frente a la vulnerabilidad del niño, algo falló en la comunicación entre los médicos y la familia que facilitó este trágico desenlace.

Fuente: Regionalísimo.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com