La principal referente de izquierda trotskista en Córdoba asegura que tanto el gobierno nacional como el provincial "están profundizando el ajuste". Dice: "nuestra obligación es terminar con la deuda interna, que es la falta de trabajo digno y no precarizado".

Liliana Olivero, la principal referente de la izquierda trotskista en Córdoba. Intentará llegar al Congreso Nacional en las Legislativas de este año.

Liliana Olivero hace rato que rompió el techo de cristal de la izquierda en Córdoba y es un nombre propio de la política. En 2013 estuvo a punto de llegar al Congreso Nacional, pero la banca fue finalmente para Diego, el menor de los Mestre. El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) denunció “fraude electoral”, pero se quedó en las puertas de coronarse como la primera diputada nacional trotskista de Córdoba. Olivero es ahora la candidata “cantada” de este sector en los comicios de octubre y se jugará por la revancha.  Fue empleada bancaria hasta 2001 cuando fue elegida convencional constituyente y presidió el bloque de izquierda en la Constituyente que sancionó la nueva Constitución de la Provincia. Luego fue electa legisladora en 2003 y repitió hasta 2013, donde por el sistema de rotación en el cargo que guía el accionar del FIT (Izquierda Socialista, Partido Obrero y PTS) cedió su cargo a Cintia Frencia (PO). “No es fácil para nosotros, no tenemos los millones del peronismo o el radicalismo. Lo nuestro es militar y convencer”, relata. Es una mujer practica y de carácter. No se le escapan detalles de lo que pasa dentro del bloque del FIT y  no tiene problemas en explicar una y otra vez sus ideas. De la extensa conversación, surgirán en varias oportunidades, por fuera de su discurso tradicional, palabras como verdad, mentira, corrupción y clientelismo para definir el escenario al que se enfrenta. A continuación, los tramos más importantes de la entrevista con ENREDACCIÓN.

¿Cuál es el lugar político que piensa ocupar el FIT en las elecciones de octubre?

El espacio político lo concebimos como el espacio social y es el que siempre nos ha preocupado y ocupado, que es el espacio que tiene que ver con los reclamos, preocupaciones e intereses de la clase obrera y los sectores populares, la juventud y las mujeres. Para las elecciones lo vemos con más preocupación y ocupación que antes, porque estamos ante un gobierno nacional y gobiernos provinciales que son los que están llevando adelante una profundización tremenda del ajuste. Esto se manifiesta en tarifazos, suspensiones, despidos, inflación, falta de salud, y falta de educación. Frente a este ajuste, que viene con represión, que es el elemento nuevo que podemos ver ahora, hay una respuesta y un plan alternativo del frente de izquierda, con un programa de salida y de fondo, que plantea de dónde sacar los recursos económicos para de una vez por todas terminar con la deuda interna de todos los gobiernos…

¿A qué deuda interna se refiere?

La necesidad de tener trabajo. Trabajo digno, no precarizado, no con salarios debajo de la línea de pobreza. Tenemos un 40% de los trabajadores como no registrado y un 30% de pobreza. Uno de cada dos niños es pobre en nuestro país, tenemos una caída brutal del consumo. Estamos frente a datos parecidos a los de la crisis de 2001 cuando la gente deja de comprar leche todos los días o de comer pan. Este ajuste lo aplica tanto el gobierno nacional, como el soldado gobernante cordobés (Juan) Schiaretti. Esto de la deuda interna esta expresado en la pobreza estructural que tenemos desde hace varias décadas y en el incremento actual, en la deserción escolar, en la juventud que deja de estudiar para salir a buscar trabajo. El mejor modo de ver esto es analizar los presupuestos públicos que no condicen con las necesidades populares. Este año hay un presupuesto de 16.000 mil millones de dólares destinado al pago de la deuda externa, mientras que salud tiene un cuarto de ese presupuesto (4.000 mil millones) y educación la mitad (8.000 mil millones). Ahí vemos donde estos gobiernos tienen en la agenda los temas de la salud y la educación: están al fondo de todo. El tema de la deuda, para nosotros tiene que ver  con este pago mafioso a los fondos buitres, en el que han coincidido absolutamente todos los partidos. Lo mismo que los proyectos con los que garantizan la supuesta gobernabilidad de Macri y los gobernadores, que han tenido el apoyo del FPV (Frente para la Victoria), el ‘massismo’, Stolbizer, y todos los diputados y senadores del Congreso, salvo los que tenemos nosotros.

¿Sin embargo, eso no necesariamente alcanza para aprovechar una oportunidad política?

Creo que estamos ante un escenario de oportunidades. La gente probó al PJ y la UCR; probó con los nuevos frentes que se montan y que aplican las mismas recetas que los anteriores. A su vez, ha puesto a prueba al FIT, que acompaña las luchas, que tiene una propuesta y una salida de fondo. Podemos llegar a ser una opción donde se eligen diputados, tener bancas en el Congreso para llevar la propuesta de los trabajadores, las mujeres y la juventud. En Córdoba hay un escenario propicio por el rol que ha tenido la izquierda, más allá de las diferencias y fracturas que podamos haber tenido. Nosotros creemos que hemos puestos de manifiesto que las bancas del FIT estuvieron, están y estarán acompañando el movimiento obrero. Vemos una oportunidad también por la banca arrebatada en el año 2013, producto del fraude electoral. Realmente nosotros vamos con la voz de la verdad. No necesitamos ningún doble discurso. La gente puede no coincidir con  nuestras propuestas de no pago de la deuda, de nacionalización de la banca y el comercio exterior, de prohibir despidos y suspensiones y de repartir las horas de trabajo existentes en 6 horas, para que con el mismo salario podamos incluir una masa y un ejército de desocupados que está en la calle, pero han probado que hay coherencia y que hay programa. Insistimos en los términos de salir a luchar en unidad para derrotar al gobierno de (Mauricio) Macri, de (María Eugenia) Vidal y de todos los gobernadores que pretenden que a la crisis de los grandes capitalistas la sigan pagando los trabajadores.

Nosotros vamos con la voz de la verdad. No necesitamos ningún doble discurso.

“El peronismo en Córdoba tiene una crisis interna y el kirchnerismo irá debilitado a la elección”, asegura Olivero.

¿La campaña política en Córdoba va a tener alguna particularidad respecto del escenario nacional?

Schiaretti es un obsecuente de la política del gobierno de Macri. Tienen en cartera la modificación de la ley jubilatoria y la aprobación de la ley de Bosques. Van a especular con su aprobación antes de las elecciones. Pero creo además que el peronismo en Córdoba tiene una crisis interna que tiene que ver con la del peronismo a nivel nacional. También la debilidad del kirchnerismo en Córdoba y la política de coptación del gobierno provincial sobre los militantes y fuerzas de ese espacio, hace que vayan debilitados a las elecciones, dejando un espacio importante. En ese sentido, nosotros hacemos una convocatoria, un llamado abierto, público, a todos los luchadores, mujeres y jóvenes que pensaron que el kirchnerismo era un movimiento popular y progresista y se han dado cuenta que hoy tributan con el viejo peronismo, con el peronismo de los ’90, con el de Menem, con el que está aliado a las multinacionales, para que miren como opción al FIT. Por otra parte, Córdoba está en crisis, lo demuestran las mediciones de pobreza. Creo que el gobierno de Córdoba está en una encrucijada, no tiene viento a favor en todo, si bien es el aliado número 1 del gobierno nacional, también significa que está aliado a Odebrecht y en conflicto con la banca china. Pagamos la luz más cara que los ciudadanos de otras provincias, y esto también pone en jaque el programa de gobierno que tiene Schiaretti.

Pagamos la luz más cara que los ciudadanos de otras provincias, y esto también pone en jaque el programa de gobierno que tiene Schiaretti.

-Una parte, al menos, del sector empresario plantea que el problema de las tarifas tiene que ver con el costo operativo de EPEC ¿Cuál es su opinión sobre el problema tarifario?

En su momento evitamos la privatización que intentó llevar adelante (José Manuel) De la Sota. Recuerdo que pudo avanzar solo con la privatización del juego, pero no con EPEC ni con el Banco de Córdoba. Esto fue producto de la lucha, no producto de la voluntad política del ex gobernador. Hay un problema de fondo que es la falta de una política pública nacional en el campo de la energía. Por lo tanto, en Córdoba recibimos el coletazo de que no haya una política pública permanente y a largo plazo para poder tener energía barata para las provincias y usuarios. Además, el gobierno ha tenido una política de construcción, por ejemplo de la central Pilar, sumamente sobrevaluada. Y ni hablar de que es un gobierno que ni siquiera planificó el uso de energías renovables. Sabemos que requieren inversión, pero luego se amortiza rápidamente. Eso podría ser una alternativa. Como contrapartida, EPEC, por política del gobierno, ha tenido una política de beneficio a los empresarios, subsidiando a las grandes automotrices infraestructura e inversión, a cambio de que tomen mano de obra, cosa que no han hecho. Acá se aprobaron leyes especiales para VW, Renault, IVECO, Motorola, AVEX, Intel y los dueños de los call centers… En realidad, hay una política de desinversión, malgasto y sobrefacturación que tiene que ver con las coimas que reciben.

¿A qué atribuye su irrupción y permanencia en el escenario político y electoral de la provincia?

Creo que tiene que ver con varias cosas. Con denunciar y tener propuesta política y con que no nacimos de un repollo, somos producto de las necesidades de la clase trabajadora. En particular, con la coherencia que hemos tenido desde nuestra banca, con la propuesta política y con la vida cotidiana: Propusimos que legisladores, jueces y funcionarios tenían que ganar igual que una directora de escuela o un trabajador, y así lo hicimos. Es una combinación, una propuesta política, convicción, coherencia, la calle, dar la cara y no estar al lado de la corrupción, sino denunciarla. En un país donde hay cosas que parecen naturalizarse, como pegarle a las mujeres o el gatillo fácil o el desmonte, o el choreo y la corrupción, nosotros decimos que no, que no aceptamos que esa cosas se naturalicen e impulsamos nuestro programa, que es dejar de pagar la deuda y esos recursos aplicarlos a educación, salud, trabajo y obra pública. A una verdadera inclusión.

Hoy los partidos como el PJ o la UCR no son democráticos. El objetivo de sus dirigentes es ganar territorios porque significa el manejo de la torta económica.

¿Por qué Córdoba es tan conservadora?

Hoy los partidos como el PJ o la UCR no son democráticos. El objetivo de sus dirigentes es ganar territorios porque significa el manejo de la torta económica. Para eso, para seguir estando en esos lugares de predominio, tienen que impedir la democracia dentro de los partidos. Es mentira cuando llaman a internas, no son democráticas, son maniobras políticas, roban las boletas, compran fiscales, manipulan los medios de prensa. Pareciera que hubiera candidatos de cuarta. A nosotros nos dejaban siempre afuera de los debates electorales en los medios. El PJ y la UCR, como viejas estructuras políticas, son lo mismo en todas las provincias: Son los Saadi, los Kirhcner, los Juárez, los Rodríguez Larreta. Son los que se adueñan de esas provincias e impiden los métodos democráticos, porque tienen miedo que las gente los barra, porque se quedan sin poder político y sobre todo, sin poder económico.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com