El Juzgado Federal N°2 resolvió entregarle dos frascos de aceites de marihuana, que fueron incautados en un operativo policial. También podría entregar la medicina a unos 20 pacientes de Catamarca.

Brenda Chignoli, la cultivadora y activista cannábica. Hoy la Justicia le entregará sus aceites. Foto: Sebastián Salguero.
Municipalidad de Río Cuarto 3

Brenda Chignoli, la reconocida activista por el cultivo de cannabis con fines terapéuticos, podrá recuperar hoy parte del aceite que ella misma elabora para tratar sus dolencias y que fue incautado por la Policía. El juez federal N°2 de Córdoba, Alejandro Sánchez Freytes, resolvió ayer a favor de restituir “dos frascos” de aceite, que habían sido solicitados por el abogado de Chignoli, Tomás Aramayo.

El cuadro de salud de Chignoli comenzó a desmejorar desde el 29 de marzo, cuando la Policía de Córdoba ingresó a su propiedad sin orden de allanamiento, llevándose varios frascos con medicina para uso personal y para pacientes que la dosificadora atiende en Córdoba, Tucuman y Catamarca. Lo paradójico, es que el operativo se dio en el mismo momento en que el Senado de la Nación aprobaba por unanimidad el uso de la marihuana con fines medicinales.

La resolución de Sánchez Freytes se suma a la decisión inédita que tomó el 7 de abril a favor de Magalí Trujillo, una niña catamarqueña que padece síndrome de West y que es atendida por Brenda desde hace un año. Además, es inminente la entrega de otra partida de aceites elaborados por Chignoli, que reclaman unas 20 familias de la provincia de Catamarca. Fuentes del Juzgado N°2 explicaron a ENREDACCIÓN que “se están haciendo gestiones” para entregar los frascos al Ministerio de Salud de esa provincia. Con estas resoluciones, por primera vez la Justicia Federal argentina privilegia el derecho a la salud de las personas por encima de los intereses punitivos de la ley de drogas.

Los dos frascos de aceites de 360 centímetros cúbicos que reclamó Chignoli serán entregados hoy a las 11.30 en el edificio de Tribunales Federales. Ayer se encontraba de viaje en Catamarca realizando gestiones para agilizar la entrega de los aceites para sus pacientes. “Me pone muy feliz, porque significa un blanqueo y un reconocimiento de la Justicia para los cultivadores, que tenemos que hacer esta actividad escapando de la Policía y con riesgo de ir presos”, dijo por teléfono a ENREDACCIÓN.

La Galatea

“En Catamarca hay mucha desesperación. Muchas personas han tenido que cortar su tratamiento a raíz de ese allanamiento policial. Ahora no tienen medicina”, agregó.

Según explicaron desde el juzgado, la razón de la demora para la entrega de estos aceites es exclusivamente burocrática. El Ministerio de Salud de Catamarca envió una lista de pacientes que serían los usuarios de los aceites elaborados por Chignoli. Entre los frascos incautados, la mayoría tiene un rótulo con el nombre de su destinatario. “Pero hay seis pacientes que no tiene frascos con sus nombres. Una vez que identifiquemos los frascos y hagamos las pericias químicas, estarán en condiciones de ser devueltos”, explicó la fuente a este medio.

Chignoli realiza actividades alrededor de la marihuana desde hace décadas y siempre lo hizo de manera pública. En varias oportunidades participó de sesiones del Congreso de la Nación, en las que se presentó como paciente con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), usuaria terapéutica de marihuana desde hace más de 10 años y militante de organizaciones cannábicas. En su propiedad, ubicada en el kilómetro 13 de la avenida Arturo Capdevila, cultiva de manera comunitaria desde hace años, investiga y produce aceites en un laboratorio. El trabajo de varios años fue arrasado por el paso policial. Ahora, el operativo iniciado sin orden de allanamiento está siendo cuestionado por los abogados de Chignoli. “No tenían orden y tampoco iban realizando una persecución, como autoriza el Código de Procedimiento”, dijo Aramayo.

CÓRDOBA ADHERIRÁ A LA LEY NACIONAL

El miércoles pasado quedó promulgada Ley 27.350 de Investigación Médica y Científica que habilita el uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados. Ese día fue publicada en el Boletín Oficial y ahora los legisladores trabajarán durante 60 días para su reglamentación.

En diálogo con ENREDACCIÓN, el ministro de Salud de Córdoba, Francisco Fortuna afirmó que “la provincia adherirá a la ley una vez que se haga conocer el decreto de reglamentación”. En un primer momento se dijo que la provincia crearía un comité de expertos para definir la pertinencia de adherir a la norma nacional, pero Fortuna lo descartó de plano. “Nos regimos a lo que establezca Nación”.

La norma permite el uso médico y terapéutico o paliativo del dolor de la marihuana, autoriza su importación y habilita a organismos del Estado a cultivar plantas para proveer a los usuarios.

El proyecto crea el “Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales”, en la órbita del Ministerio de Salud. Su objetivo es garantizar ”el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis” a todos los que se incorporen al programa e “investigar los fines terapéuticos y científicos” de la sustancia.

Además se autoriza el cultivo de cannabis por parte del Conicet y el INTA con fines investigativos y para elaborar la sustancia destinada al tratamiento. La norma también habilita a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) a importar el aceite de cannabis, hasta que el Estado esté en condiciones de producirlo. En ese sentido, se fomentará la producción del aceite a través de los laboratorios públicos.

La ley fue impulsada por diferentes organizaciones que defienden la utilización del aceite cannábico para el tratamiento de diferentes patologías, pero recibió muchas críticas de los activistas debido a que no incluye la posibilidad de cultivar y elaborar los aceites de manera casera.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com