Pese a que casi muere desangrada, estuvo imputada hasta ayer, cuando la fiscal decidió solicitar su sobreseimiento. El médico Spiro Dellisanti, de largo prontuario delictivo, quedó detenido por el caso.

Una joven de 17 años que se practicó un aborto y casi muere desangrada durante la intervención, fue sobreseída ayer a pedido de la fiscal de Instrucción Patricia García Ramírez. Tras analizar la situación de la joven, la fiscal consideró que la imposición de castigo equivaldría a un sufrimiento innecesario, inútil e inhumano, contrario a cualquier fin utilitario de la misma.

Al mismo tiempo, Ramírez dispuso la prisión preventiva de Spiro Antonio Dellisanti, conocido como “doctor aborto”, un médico con un largo prontuario policial en Córdoba. La fiscal considera a Dellisanti “supuesto co-autor del delito de aborto, en perjuicio de la persona por nacer y como supuesto autor del delito de lesiones culposas de carácter gravísimo”.

El martes 30 de mayo la adolescente llegó al Hospital Italiano descompensada, luego de haber sufrido un sangrado intenso. Los médicos la operaron de urgencia y decidieron extraerle el útero. Según el parte, “algo ajeno al cuerpo había roto las paredes del órgano”.

Recién 10 días después de haber sido internada, los médicos le quitaron el respirador artificial. Mientras la joven iba dando señales de mejoría, los investigadores comenzaron a rastrear a quien había intervenido en el aborto: Spiro Antonio Dellisanti. Ese mismo día, se dio a la fuga.

Según el expediente, fue la madre de la joven quien la llevó hasta el consultorio clandestino que el médico montó en barrio Jorge Newbery, para interrumpir su embarazo. Quien coordinó el encuentro fue Patricia Noemí Sotomayor, pareja del médico. “La actividad señalada sería llevada adelante por el imputado Spiro Antonio Dellisanti, pareja de Sotomomayor, siendo ésta la encargada de coordinar el encuentro, en tanto que la progenitora consintió que se llevara a cabo dicho procedimiento sobre su hija”, se lee en el parte judicial.

“Dellisanti, abusando de sus conocimientos médicos adquiridos en la Facultad de Medicina de la UNC, habría practicado una serie de actos médicos sobre el cuerpo de la menor consistente en legrar el útero mediante la utilización de instrumental quirúrgico y habría conseguido interrumpir el embarazo de entre siete y ocho semanas que presentaba, logrando la extracción del feto en su totalidad”, se agrega.

“Como consecuencia de esas maniobras llevadas a cabo por Dellisanti, la menor sufrió shock hipovolémico por aborto séptico, lesión de carácter gravísimo, que puso en peligro su vida y determinó una histerectomía (extracción del útero)”, se explica.

Dellisanti estuvo prófugo durante un mes y fue detenido recién el 2 de julio pasado, cuando iba a hacer una consulta domiciliaria cerca de la Plaza Colón. A sus 53 años, no es la primera vez que es detenido, también tiene antecedentes por encubrimiento, tenencia ilegal de arma de guerra, por matar a una persona que intentó asaltarlo, y por herir de un balazo a un policía que fue a detenerlo. Es conocido en el ambiente delictivo por ser quien abre las puertas de su consultorio en la clandestinidad cuando algún delincuente lo requiere.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com