Mauricio Macri cierra 2018 en el peor momento de su gestión. Para el 59,9% de los argentinos tiene imagen negativa. Más de la mitad quiere un cambio de gobierno.

El presidente Mauricio Macri y su esposa, Julian Awada, durante el brindis de fin de año en Casa Rosada.

El presidente Mauricio Macri consiguió derrotar a Daniel Scioli en 2015 como la personificación del cambio. Ahora, una encuesta de Gustavo Córdoba y Asociados muestra que el 55% de los argentinos “votaría por un cambio al gobierno actual”, contra un 30% que lo haría “por la continuidad”. Una verdadera paradoja.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

La encuesta fue realizada entre el 18 y 21 de diciembre de 2018 en todo el país, utilizando el sistema de recolección de datos IVR. El total de casos alcanza a 1200 y el error muestral es de  +/- 3,83%.

Dice el trabajo de Gustavo Córdoba y Paola Zuban, que “uno de los ejes más interesante, es verificar la tendencia a cambiar un gobierno o bien darle continuidad. Un 55% de argentinos, dicen que en el 2019 van a votar por un cambio mientras que un 30% que van a votar por darle continuidad al gobierno de Mauricio Macri. Entre quienes votan el cambio, los motivos centrales son para modificar el rumbo económico y para vivir mejor. Mientras que entre los continuistas prevalece darle otra oportunidad y que no vuelva el populismo”.

Luego, la pregunta es si “¿votaría por un espacio que no sea de Cambiemos ni kirchnerista? Aquí aparece un 45,7% que afirma que sí y un 34,4% que no. Los autores del informe señalan que “es la medida de la desilusión de los argentinos respecto de su actual representación política. Casi la mitad de los argentinos expresan que podrían votar una opción distinta a las que actualmente disputan el 2019”.

Otro elemento de la consulta de opinión que llama la atención es que hay más anti-cambiemos que anti-peronistas. El 52,5% de los encuestados afirma que se siente “anti-cambiemos” contra un 30,7% que afirma su pertenencia a ese espacio. A su vez, el 41,4% asegura que es “anti-peronista”, y un 33,5% “peronista”.

“El contexto electoral aún no se ha resuelto, pero podemos verificar que en la actualidad se definen las tendencias más por el rechazo que por la aceptación política o ideológica” y agregan que “también hemos observado que las posibles pérdidas electorales, tanto  por derecha como por centro progresista, pueden costarle caro a Cambiemos en la primera vuelta”.

DISTRIBUCIÓN DEL VOTO

La intención de voto por partidos o frentes electorales es liderada por Unidad Ciudadana que obtiene el 33,5% de las preferencias, seguido de Cambiemos con 31,4%, que dado el margen de error muestral implica un virtual empate entre las dos principales fuerzas políticas del escenario nacional.

El tercer lugar, lejos de cualquier opción de ballotage es para el Peronismo Federal (el PJ integrado por una parte de los gobernadores justicialistas y el ex intendente de Tigre, Sergio Massa) con 12,8%. El cuarto sitio es para el Frente de Izquierda con 3,6% y el quinto para el Frente Progresista con 1%. El 17,6% “No sabe / No contesta”.

Aparece en el informe otro componente llamativo contra el presidente Macri: el 52% dice que “nunca lo votaría a presidente en primera vuelta”. Supera incluso a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que cosecha el 40,8% de rechazo para el primer turno electoral.

Respecto del voto por candidatos, se revela el declive del bonaerense Sergio Massa en detrimento del salteño Juan Manuel Urtubey que duplica su intención de voto, y la aparición de otros candidatos como el economista José Luis Espert, el radical Ricardo Alfonsín, y el diputado salteño, Alfredo Olmedo.

La encuesta mide dos escenarios de primera vuelta, uno con Massa y otro con Urtubey. En ambos vence CFK, pero queda al borde de la victoria en primera vuelta si el candidato del peronismo federal es el tigrense (38,6% a 30,9% de Macri). Cabe recordar que para ganar en el primer turno electoral se requiere superar el 40%  con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo (aquí Cristina se ubica a 1,4% de los 40 puntos y tiene una ventaja de 7,7% sobre el presidente, esto -2,3% de los 10 puntos porcentuales de diferencia necesarios). Sin embargo, en relación a la segunda variante para convertirse en presidente, CFK se encuentra a 6,4% de distancia del 45% con el que un candidato vence en la primera vuelta sin importar cuánto obtiene el segundo.

Mientras que todos los escenarios confirman que al ballotage sólo tiene posibilidades de llegar Macri y Fernández de Kirchner.

INTENCIÓN DE VOTO EN PRIMERA VUELTA

Fuente Gustavo Córdoba & Asociados.
Fuente: Gustavo Córdoba & Asociados.

Para un eventual ballotage, Macri supera a cualquier candidato que no sea Cristina, lo que muestra una profunda polarización, pero pierde con la ex-presidenta en el mano a mano por 41,1% contra 36,6%, con un 7,5% de voto en blanco y un 14,8% que “No sabe / No Contesta”.

CUESTIÓN DE IMAGEN

Mauricio Macri tiene un 59,9% de imagen negativa y un 36,9% de positiva. La primera es la peor medición desde que asumió como presidente en 2015. La segunda es la tercera peor detrás de la de los meses de octubre de 2018 (33,7%, efectos de la crisis económica) y mayo 2018 (36,7%, devaluación del peso frente al dólar e inicio de la recesión). Su principal problema se encuentra en la provincia de Buenos Aires (64,2% de imagen negativas versus 33,7% de positiva). Sólo en la Ciudad de Buenos Aires llega al 41,8% de positiva frente a un 55,8% de negativa. Esto es, índices muy altos de degradación.

No le va muy diferente a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, aunque la consultora detecta un leve repunte de su imagen positiva. La crisis económica se ha llevado 12,5 puntos porcentuales de su imagen positiva entre abril de 2018 (antes de la mega-devaluación) y diciembre de 2018: de 57,7% de imagen positiva a 45,2%. Mientras que respecto de diciembre de 2017 el descenso es de 19,7%. Como contraparte, creció la imagen negativa, que saltó de 35,3% en abril 2018 a 49,2% en diciembre 2019 (+13,9%). Si la comparación es contra diciembre 2017 (antes de la reforma previsional), el crecimiento de la negativa es de 19.9% (de 30,3% a 49,2%). La situación es particularmente notable en la provincia de Buenos Aires, donde Vida tiene un 56% de imagen negativa. Esto implica, que la crisis económica condiciona fuertemente a los principales candidatos del gobierno.

CFK no capitaliza directamente la licuación del capital político del gobierno. Dice Gustavo Córdoba y Asociados que “mantiene su imagen negativa en alza y ha descendido en esta medición su imagen positiva”. Entre agosto de 2018 y diciembre de 2018, la imagen negativa de la ex presidenta creció de 47,6 a 54,3 puntos porcentuales, esto es un aumento de 6,7%. A su vez, en julio de este año había conseguido su pico de imagen positiva con 48,1%, pero termina 2018 con un 43,8%, una reducción de 4,3%. La gran fortaleza de Cristina es el distrito bonaerense, donde logra un reconocimiento positivo del 54,4% frente al 44,1% de percepción negativa. En el resto del Interior del país, su imagen positiva recae a 39% contra un 59,2% de negativa. En la CABA, el 73,6% de los porteños tienen una imagen negativa de ella.

Por último, Massa no para de perder imagen positiva (25,2% ahora frente a 39,5% de agosto 2018) y de incrementar imagen negativa (de 52,4% en septiembre 2018 a 64,1% en diciembre 2018). Urtubey alcanza un 38,3% de positiva frente a un 36,5% de negativa.

NIVEL DE APROBACIÓN DE LA GESTIÓN DEL GOBIERNO NACIONAL

Fuente: Gustavo Córdoba & Asociados.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.