Las culturas milenarias encierran muchos secretos, en su idioma que suele ser más interpretativo que lineal, sus costumbres y sobre todo en su gastronomía. Es que como toda civilización antigua, experimentó todo tipo de avances, sobre todo en los campos en los que la espiritualidad está de por medio. Uno de los objetivos primordiales de la mayoría de las religiones orientales, tales como el budismo, es encontrar un balance y en esencia es lo que necesita todo organismo para vivir bien.

La salud es una cuestión de equilibrio dicen la mayoría de los especialistas, en términos de conseguir una alimentación beneficiosa en términos de nutrientes y vitaminas. Pero además necesitamos lograr sumar a eso un estilo de vida que apunte a realizar ejercicio, al menos un par de veces por semana, así como a hidratarse bien. Son aspectos claves de nuestra vida que debemos sumar a la rutina si esperamos vivir muchos años.

De acuerdo a estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 4 millones de personas pierden la vida al año por causa de las enfermedades no transmisibles o ENT. En esa categoría entran todos aquellos padecimientos que están relacionados al estilo de vida de la persona y que no se contagian de forma regular. Entre estas podemos mencionar a la diabetes tipo 2, la hipertensión, sobrepeso y obesidad, además de los repentinos accidentes cerebro vascular (ACV).

LA SOLUCIÓN ORIENTAL

Los chinos así como los japoneses, están entre aquellos que tienen la expectativa de vida más alta de la región (más de 76 años en el caso de China y 83,9 en Japón). En el caso de Japón influye mucho el tipo de medicina avanzada con la que cuentan, además de su dieta. Pero en China, gran parte de la salud depende exclusivamente de la forma en que la persona come, además de la cantidad de ejercicio que realiza y su estilo de vida.

La dieta china se centra principalmente en sopas, muchas y variadas verduras, así como carnes magras que suelen aportar muy pocos lípidos al organismo. Es el producto de miles de años de experimentación, el famoso “prueba y error”, que llevó a que los orientales conozcan al detalle las propiedades de cada una de las raíces, verduras y frutas que crecen en su tierra. Es por esto que muchos utilizan condimentos como el wasabi, jengibre y ajo en sus preparaciones.

La ventaja de los caldos sobre otro tipo de cocciones, es que la mayoría de los nutrientes quedan en el plato. Otra forma muy popular en China es la cocción al vapor, muy saludable ya que es la mejor forma de preservar el alimento durante la preparación. Por supuesto que existen alternativas en esta gastronomía que no son sanas, como las frituras y aquellas que contienen mucho huevo o carnes grasosas, pero saltando esas cocciones y productos podemos consumir alimentos muy sanos.

Una forma muy buena de sumarse a esta tendencia saludable es consumir sopa wantán, preparada a base de caldo de pollo, muchas verduras y fideos de arroz (a diferencia de los de harina de trigo no contienen gluten y no aportan calorías significativas). En la actualidad existen decenas de restaurantes chinos en Argentina que la preparan, por si no nos llegan las ganas de cocinar.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Te invitamos a SUSCRIBIRTE a ENREDACCIÓN. La producción de noticias, análisis, opinión, e investigación periodística requiere de periodistas y profesionales en distintas especialidades, cuya tarea es remunerada. El monto mensual de la SUSCRIPCIÓN es de 63 pesos mensuales y se solicita a partir del décimo artículo (los primeros nueve se pueden leer y utilizar libremente). Confiamos en la alianza con nuestros lectores y usuarios para continuar haciendo un periodismo comprometido y cordobés. Más información en Suscripción Digital.