Un total de 1800 metros de la autovía pasarán por encima de la mina de uranio denominada "Rodolfo". A su vez, 10.930 de los 14.300 metros del trazado se realizarían sobre bosque nativo con la máxima categoría de conservación. Representa el 76,4% del recorrido, superando la estimación preliminar del 69,5%. Las organizaciones ambientalistas denuncian la posibilidad de contaminación.

Las obras que se realizaron hasta el momento han producido una modificación importante del ambiente.

Son 1.800 metros de la autovía de montaña que uniría el final de la Variante Costa Azul (en el sur de la comuna de San Roque) con el noreste de la ciudad de Cosquín los que se harían sobre la formación uranífera denominada yacimiento Rodolfo. El dato surge de contrastar el mapa de la autovía con el bosquejo geológico regional donde se ubica el yacimiento, que fuera publicado en 1960 por la Revista de la Asociación Geológica Argentina. Los autores de la publicación sobre el yacimiento fueron Enrique Linares y Antonio Timonieri, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). También participó Rosendo Pascual, de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), quien identificó los restos fósiles de un mamífero hallado en el yacimiento, lo que permitió datar en la era terciaria esta formación geológica compuesta por sedimentos continentales. La información fue dada a conocer ayer por el Foro Ambiental Córdoba, la Asamblea San Roque Despierta, CODEBONA y la Asamblea Ambiental de Cosquín.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL YACIMIENTO.

El texto dado a conocer ayer, explica que “el yacimiento Rodolfo se ubica en una angosta franja que corre entre las últimas estribaciones occidentales de la Sierra Chica y el río Cosquín, justamente por donde fue proyectado el paso de la autovía de montaña, de tal manera que el 12,6% de su trazado se haría sobre los sedimentos terciarios uraníferos”.

Fuente: Foro Ambiental Córdoba, Asamblea San Roque Despierta, CODEBONA y Asamblea Ambiental de Cosquín.

Precisa además que “la reserva del yacimiento Rodolfo se estima próxima a las 10.000 toneladas de uranio, siendo una de las mayores acumulaciones uraníferas de Argentina. Su concentración ronda los 318 gramos de uranio por tonelada. Para comparar, las rocas uraníferas en Los Gigantes tienen 260 gramos por tonelada, mientras que la concentración de uranio en el chichón de Alta Córdoba, donde se encuentra la empresa Dioxitek, ronda los 337 gramos por tonelada. Sobre estas últimas, vale recordar que el año pasado los intendentes del Valle de Punilla se opusieron por unanimidad al traslado a la ex mina de uranio Los Gigantes de los 36.000m3 que componen el chichón de Alta Córdoba, justamente por considerar que su remoción, traslado y depósito iban a resultar contaminantes”.Las organizaciones ambientalistas dicen que “el uranio no es altamente radiactivo. Sin embargo, uno de los elementos químicos que produce la cadena de desintegración del uranio es el radón, el cual es gaseoso. Mientras el uranio tiene una vida media de unos 4.500 millones de años, el radón tiene una vida media de tan sólo 3,8 días y produce otros descendientes de vida corta.

Agregan que “el mineral de uranio libera radón, pero la mayor parte del mismo se encuentra enterrado, por lo que no produce mayores efectos perjudiciales. Pero cuando el mineral es extraído o removido, se libera radón a la atmósfera (es lo que pasaría con la remoción del “chichón” de Alta Córdoba para ser trasladado, o la remoción de un yacimiento de uranio existente en una matriz de areniscas como el del yacimiento Rodolfo).
Al ser gaseoso, el radón puede ser inhalado. De esta manera, es causal comprobado de cáncer de pulmón, y la segunda causa de este tipo de cáncer luego de la exposición al humo del tabaco”.

OTROS RIESGOS

Los ambientalistas indican que “la traza entre el sur de la comuna de San Roque y el noroeste de Cosquín tendría una longitud de 14.300 metros. De ellos, 10.930 metros se realizarían sobre bosque nativo con la máxima categoría de conservación (Rojo). Esto representa el 76,4% del recorrido, superando la estimación preliminar del 69,5%, realizada en base a la unión de marcas relevadas in situ, correspondientes a la planificación del trazado”.

Afirman finalmente que “el desmonte de bosque nativo y la remoción de laderas en el pedemonte tendría un impacto sustancial en la biodiversidad y en las escorrentías. Pero lo más notorio es que tendría implicancias económicas para el turismo por la alteración irreversible del paisaje, como ya se puede ver en la construcción de la Variante Costa Azul, el puente sobre el lago y el sur de la comuna de San Roque. También es totalmente previsible un posterior desarrollo inmobiliario en torno a la autovía, lo que terminaría de eliminar el entorno natural y con ello, los servicios ambientales que brinda”.

Sumate al equipo y ayudanos a contar lo que el poder no quiere.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com