La inflación parece "pururú": en marzo acumuló 2,3%, sobre todo en alimentos y bienes dentro de la llamada inflación núcleo (2,6%), lo que hace presumir que seguirá elevada en los próximos meses. En el trimestre inicial, acumuló 6,7%, esto es casi la mitad de lo que el gobierno planteó como meta para 2018.

Nadie pronosticó una inflación baja en marzo, por eso el 2,3% no llamó la atención. Lo que sí alteró los nervios fue la composición del índice, donde los bienes de la canasta núcleo empujaron el indicador con un poderoso 2,6%, el valor más elevado desde junio de 2016. Significa que los incrementos tarifarios y el precio del dólar empezaron a reflejarse en el resto de los bienes y servicios de la economía.

Las categorías donde se dieron los incrementos más elevados fueron: educación: 13,8 por ciento; equipamiento del hogar: 4,5 por ciento; y ropa: 4,4 por ciento; entre otros.

En los primeros tres meses acumula 6,7% y de marzo a marzo, 25,4%, igualando el período febrero-febrero. Pese a ello,se ubica casi 4 puntos porcentuales por arriba del mínimo de 21,5% alcanzado en junio de 2017.

Mientras los precios regulados (por ejemplo, las tarifas de servicios públicos o el boleto de ómnibus) subieron 2% en el mes de marzo para el promedio nacional, los estacionales lo hicieron 1,6%. Estas dos categorías reúnen en 30% de los precios que releva el IPC. El 70% restante de los precios, que están comprendidos en el IPC Resto o inflación núcleo, subieron 2,6% exactamente el doble de lo que trepaban en octubre y noviembre del año pasado, cuando habían alcanzado su valor mínimo.

El Banco Central y el Poder Ejecutivo esperan que en el segundo semestre se produzca una rápida desaceleración. Sin embargo, ninguna de las consultoras de la city porteña espera valores inferiores al 20% a fin de año.

La mayoría de los economistas señala que la aceleración inflacionaria es producto del traslado a precios minoristas de la suba en los mayoristas que se registró en los primeros dos meses del año por la devaluación post cambio de metas de inflación.

Mientras que el capítulo Alimentos y Bebidas no alcohólicas -el más importante del IPC- subió 2,3% en línea con el promedio, otros cuatro capítulos lo hicieron por encima de la media: Educación (13,8%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (4,5%), Prendas de vestir y calzado (4,4%), y Comunicación 2,7%.

Los tres grupos que mide el INDEC son los siguientes:

-Bienes y servicios con comportamiento estacional: frutas, verduras, ropa exterior, transporte por turismo y alojamiento y excursiones. Esta categoría representa 10,8% de la canasta total del IPC.

-Bienes y servicios cuyos precios están sujetos a regulación o tienen alto componente impositivo: combustibles para la vivienda, electricidad, agua y servicios sanitarios, sistemas de salud y servicios auxiliares, funcionamiento y mantenimiento de vehículos, correo, teléfono, educación formal y cigarrillos y accesorios. Esta categoría representa 19,4% de la canasta total del IPC.

-Restantes bienes y servicios: IPC Núcleo. Esta categoría representa 69,9% de la canasta total del IPC

EN CÓRDOBA FUE DE 1,74%

Durante el mes de marzo de 2018, el Índice de Precios al Consumidor Córdoba (IPC-Cba) registró un incremento en su Nivel General de 1,74% respecto al mes anterior. En el primer trimestre, el acumulado alcanza un 6,7% y en el último año, un 24,78%. Los rubros en los que se produjo un mayor crecimiento de los precios fueron “alimentos y bebidas (2,41%)”; “Enseñanza (4,15%)”; e “Indumentaria y calzado (3,04%)”. A su vez, la canasta de bienes sufrió un alza de 2,16%.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com