El Ministerio de Defensa ordenó un reajuste de personal en la Fábrica de Aviones de Córdoba. En una primera etapa ya fueron enviados 96 telegramas de despido. La empresa piensa completar 150 en una primera etapa. Hoy, a las 7 de la mañana habrá una concentración frente a la planta fabril.

Luminarias Río Cuarto

El Ministerio de Defensa, cuyo titular es el cordobés Oscar Aguad, ordenó un ajuste de personal en la Fabrica Argentina de Aviones Brigadier General San Martín (FAdeA), que comenzó a instrumentarse desde el jueves pasado. En total, la empresa envió 96 telegramas de despido hasta ayer por la tarde. La medida fue confirmada a ENREDACCIÓN por el secretario General de la Asociación del Personal Aeronáutico, Luis Ortega.

VER FADEA: DEL PAMPA III AL PUELCHE, UNA HISTORIA DE FRUSTRACIONES.

Las cesantías llegarían a un total de 150. Ortega dijo que “el director de Recursos Humanos de la empresa, Raúl Merino, me comunicó que los despidos se fundamentan en una reestructuración por baja producción. Efectivamente, la fábrica no tiene producción. Varios programas que se habian anunciado no se concrentaron, nosotros hemos denunciado desde hace tiempo que no había un plan de inversion y que buena parte de los proyectos anunciados, nunca habían sido del todo ciertos”.

FAdeA fue concesionada a la estadounidense Lockeehd Martin por el ex presidente Carlos Menem en 1995 y re-estatizada en 2006 por el gobierno de Néstor Kirchner. Lo cierto es que la compañía no ha logrado recuperar su capacidad de desarrollo tecnológico y de producción.

Hoy a las 7 de la mañana, la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) convocó en la puerta de la fábrica al Cuerpo de Delegados, los miembros de Comisión Directiva, sindicatos amigos, y la Mesa de Derechos Humanos de Córdoba “para iniciar las medidas de fuerza en defensa de los derechos de los trabajadores despedidos injustamente”.

¿Que están produciendo hoy?

Chalecos antibalas y vallas de contención. Nada que ver con la función de la fábrica.

¿Los despidos son de alguna área en particular o abarcan a las diferentes dependencias?

Son compañeros de todas las áreas de FADEA. Hay de producción, de mantenimiento, de todas.

El gobierno había anunciado un contrato para mantenimiento de aviones de Fuerza Aérea, la producción de unidad del nuevo Pampa, provisión de aeropartes a Embraer. ¿Qué pasó con esos programas?

Todo lo que no sea chalecos y vallas de contención, está caido. Mantenimiento no se está haciendo y no hay presupuesto para producción. Lo de Embraer tampoco se está haciendo nada.

APA Seccional Córdoba informó anoche a través de un comunicado de prensa que “se encuentra en estado de alerta y tomando las medidas correspondientes ante los numerosos despidos que se sucedieron en los últimos días en la Fábrica Argentina de Aviones”.

El gremio precisa que “luego de hablar con las autoridades de la empresa su respuesta fue que desde Nación se solicitó la reducción obligatoria de la planta de FAdeA. Anticipándonos que estos despidos serían los primeros dentro de un plan pensado en varias etapas”.

El sindicato que nuclea a los poco más de 900 operarios de FAdeA, agrega que “los sucesivos despidos se convirtieron en moneda corriente tanto en el ámbito público como privado. Estas políticas del Estado Nacional tienen como único objetivo el de imponer una flexibilización laboral que perjudica a los trabajadores y atenta contra todos los derechos laborales consagrados”.

LOS PUELCHE

La última venta de la fábrica fueron dos aviones aeroaplicadores Puelche, que habían reportado 500 mil dólares por un producto armado -no desarrollado- en FAdeA.

La comercialización de los dos Puelche ensamblados en Córdoba generó un ingreso aproximado de U$S 500.000. La operación constituyó la primera venta al exterior realizada en los últimos 25 años y la primera de aeronave de uso civil por parte de esta industria que depende del Ministerio de Defensa.

AVIONCITOS DE PAPEL

Las autoridades de la fábrica y del Ministerio de Defensa habían anunciado en distintos momentos, una serie de planes, pero dentro de un esquema que la alejaba de su rol fundacional, esto es el de industria para la defensa. No es un problema nuevo, sino que proviene desde su desnacionalización en la década de los ’90.

Los programas que habían sido anunciados por el titular de FAdeA, Ercole Felippa, habían sido los siguientes:

-“El núcleo del negocio de FADEA debe ser la fabricación del avión de entrenamiento avanzado Pampa III, pero por las capacidades que tenemos y la importancia que representan no podemos dejar de lado las capacidades que tiene la empresa en el área de mantenimiento de aeronaves, y esto último lo tenemos que seguir acrecentando porque tenemos capacidades y certificaciones que nos dan un potencial de negocios a futuro que no se debe obviar”.

-“Hoy las limitaciones que enfrentamos en la producción del Pampa,  son principalmente presupuestarias y logísticas; este año nos han asignado el presupuesto para la fabricación de tres ‘Pampa’ pero aunque nos hubiesen dado más fondos no sería posible completar más unidades este año porque la cadencia de entrega de componentes en 2017 no nos daría para más que eso. Pero si logramos entregar tres unidades este año la producción seguro se dinamizaría de cara a 2018”.

-Desarrollo del avión de entrenamiento elemental conocido como IA-74, en una versión militar y otra para uso civil. Su objetivo era que con un aparato de esas características, pudieran desarrollar sus primeras horas de vuelo los pilotos militares y civiles,

-En el área de mantenimiento, el proyecto de modernización de los Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.

-Colaboración con Embraer en la fabricación de piezas (o aeropartes) para el proyecto de avión de transporte KC-390.

-El pasado 10 de agosto, el Ministerio de Defensa había anunciado el contrato de prestación de servicios integrales de mantenimiento a aeronaves de la Fuerza Aérea hasta diciembre de 2018. El monto del contrato ascendía a 1.587 millones de pesos. El acuerdo incluía la “prestación de servicios aeronáuticos, comprendiendo programas de ingeniería, mantenimiento, reparación, recorrida general (overhaul), fabricación de partes, apoyo al usuario, re-certificación, habilitación de nuevas capacidades, servicios de apoyo logístico, servicios aeronáuticos y servicios generales”.

La realidad indica que ahora, el complejo industrial aeronáutico ingresó en una fase de ajuste cuyo final se desconoce.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com