El escenario dominante incluye al presidente Macri y a la ex presidenta, Cristina Fernández. Un análisis a la luz de las encuestas de septiembre.

El presidente Mauricio Macri durante un acto de la campaña electoral. (Archivo).

Por Norman Berra*. Recapitulemos. Recientemente analizábamos las tendencias detectadas por Synopsis de cara a un eventual ballotage en 2019 (http://climadeopinion.blogspot.com/2018/09/un-gobierno-que-tensa-la-grieta-y-se_19.html). Se dividen en dos: sin proyección de indecisos, los resultados en una segunda vuelta son: escenario 1, Macri 45,8%, CFK 42,2%, indecisos 12%. Dado que el error muestral es de +- 2,9%, la diferencia de 3,6 puntos porcentuales (pp) a favor del actual presidente no es estadísticamente significativa e implica un empate técnico. Escenario 2: Macri 44,4%  Alberto Rodríguez Saá (ARS) 40,7%, indecisos 14,9%; brecha de 3,6 pp, empate técnico. Escenario 3: Macri 42,7%, Massa 40,6%, indecisos 16,7%; brecha de 2,1 pp, empate técnico. Escenario 4: Macri 42,5%, Urtubey 32,5%, indecisos 25%; brecha de 10 pp, en este caso estadísticamente significativa. En síntesis, sin proyectar indecisos, el actual presidente sólo se impone con claridad ante el gobernador salteño, un claro “opo-oficialista” (más aún que Sergio Massa). Las diferencias de rendimiento en segunda vuelta de CFK, ARS y Massa no resultan estadísticamente significativas.

VER Una crisis autoinducida: FMI y corrida cambiaria vs. el argumento de la “pesada herencia”.

Sin embargo, hay sutiles pero interesantes desplazamientos al proyectar indecisos “blandos” mediante una repregunta (ver Escenarios de Ballotage): escenario 1, Macri 52,9%, CFK 47,1%, indecisos duros 5,8%; la brecha es de 5,8 pp, en el límite de la significatividad estadística atendiendo el margen de error muestral. Escenario 2: Macri 48,7%, ARS 51,3%, indecisos duros 2,6%; la brecha es de 2,6 pp, empate técnico. Escenario 3: Macri 45,3%, Massa 54,7%, indecisos duros 9,4%; la brecha es de 9,4 pp, estadísticamente significativa a favor de Massa. En el escenario 4, Macri 46,3%, Urtubey 53,7%, indecisos duros 7,4%; la brecha es de 7,4, apenas estadísticamente significativa a favor de Urtubey. Hay una aparente paradoja: Urtubey, que perdía con Macri por 10 pp sin proyectar indecisos, saca al proyectarlos una ventaja de 7,4 pp, no decisiva pero sí perceptible; Massa obtiene una brecha casi de 10 pp, mientras que CFK y ARS, opositores más nítidos que Urtubey y Massa, quedan algo por detrás de Macri. ¿Cómo se explica esto? Sencillo: en la puja entre Macri y CFK y Macri-ARS, los electores que votarían a Massa o a Urtubey en primera vuelta se dividen entre oficialismo y oposición, precisamente por el carácter “opo-oficialista” del tigrense y el salteño; en cambio, en un ballotage entre Macri y Massa o Macri y Urtubey, los electores que votarían a CFK y ARS se vuelcan masivamente a la oposición.

ESCENARIOS DE BALLOGE

PREOCUPACIONES

Apuntábamos oportunamente que los datos de Synopsis divulgados omitían, sin embargo, información clave: cómo era la tendencia de cara a la primera vuelta, dado que un precandidato que no salga primero ni segundo no puede participar del ballotage. Es decir, al menos en la instancia de primarias (PASO) y de primera vuelta, importa mucho más la solidez de los pisos que la potencialidad de los techos, que recién entra a gravitar en el ballotage. En su medición de agosto, Synopsis había detectado que Cambiemos alcanzaba el 32,4%, Unidad Ciudadana el 30,2%, el Peronismo Federal 10,7%, el Progresismo 7,8% y la izquierda 4,3%; es decir, empate técnico en primera vuelta y ballotage preanunciando entre Cambiemos y UC. La medición de septiembre de Synopsis divulgada no actualiza ese dato, pero sí aporta otras claves: por primera vez, más del 50% de los electores argentinos percibe que el actual rumbo económico no es el correcto y el 51,1% ve con pesimismo el futuro. En el capítulo de demandas, pese a que por segunda medición consecutiva crece la preocupación por la corrupción, la agenda de los argentinos sigue copada por los efectos socioeconómicos de gestión, liderados por la preocupación por la inflación (39,7%). El 58% de los argentinos (casi 6 de cada 10) señalan a la inflación y el desempleo como principales problemas que afectan al país (ver Preocupaciones).

La senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner.

INTENCIÓN DE VOTO EN PRIMERA VUELTA

Fuente: Gustavo Córdoba & Asociados.

Otras mediciones sí reportaron la tendencia en primera vuelta. Una encuesta nacional de Gustavo Córdoba & Asociados realizada sobre una muestra de 1.200 casos entre el 6 y 7 de septiembre pasado con un error muestral de +/- 2,83% arrojó que, si la elección fuera en septiembre, Cambiemos alcanzaría 31,9% y Unidad Ciudadana 30%, una diferencia de 1,9 pp aún menor que los 2,2 pp que Synopsis detectó en agosto. En cualquier caso, confirma el empate técnico y deja afuera del ballotage al peronismo federal (12,4%), a “otro partido” (8%) y el Frente de Izquierda 4,7%, con indecisos en 12,2% (ver ). O sea, una polarización simétrica que deja afuera a las terceras vías y confirma que la solidez de los pisos importa más que la potencialidad de los techos a los efectos de pasar a la instancia decisiva.

TENDENCIAS ELECTORALES

Fuente: Federico González.

El consultor Federico González también relevó tendencias electorales nacionales este mes. Sobre una muestra de más de 1.000 electores argentinos mayores de 18 años relevada entre el 14 y el 16 de septiembre, obtuvo los siguientes resultados: en primera vuelta, detectó un empate técnico entre Macri y CFK: 33,3% a 28,5%, una diferencia de 4 puntos porcentuales que no es estadísticamente significativa; nuevamente, quedan afuera de la pelea mayor las demás figuras: Massa alcanza 14,8%, Urtubey 4,9% y Del Caño 3,9%, con 14,6% de indecisos (ver Tendencias Electorales). Así, coincide en la polarización simétrica que vimos en los anteriores sondeos. Donde se diferencia de las proyecciones de Synopsis es un posible escenario de ballotage: Macri 42,2% y CFK 39,9%, una diferencia de 2,2 puntos porcentuales que perfila un empate técnico aún más cerrado que el de primera vuelta (ver Si hubiera un ballotage entre Macri y CFK, ¿a quién votaría?). Con ese resultado y un 8,1% de indecisos, la probabilidad de ganar vuelve a repartirse simétricamente entre ambos, más allá de que la medición reporta que en ese caso hay un 9,9% de votantes que podrían optar por el voto en blanco. En síntesis, el análisis comparado de tendencias coincide en que la solidez de los pisos es más decisiva que la potencialidad de los techos. En la medida en que el 1-2 siga alternando entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, tanto el resultado de primera vuelta como el de ballotage de cara al 2019 permanecen abiertos.

SI HUBIERA UN BALLOTAGE ENTRE MACRI Y CFK, ¿A QUIÉN VOTARÍA?

Fuente: Federico González.

* Norman Berra (@berranorman) es encargado de Proyectos de Consultora Delfos. Regularmente publica en su Blog Clima de Opinión y en el sitio de la Consultora Delfos.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.