El ministro Frigerio explora un acuerdo electoral con gobernadores peronistas con el objetivo de abrir paso a la reelección de Macri.

El ministro Rogelio Frigerio y el gobernador, Juan Schiaretti.

La idea del oficialismo es que los gobernadores del peronismo dialoguista o neoliberal anticipen los comicios provinciales y a cambio, Cambiemos les pondría candidatos débiles o no jugaría a fondo su maquinaria política en el distrito.

VER MÁS ARTÍCULOS DE GUIDO FERRINI.

VER Crisis: los cálculos políticos de Macri y Schiaretti podrían fallar si la economía del país no responde con rapidez

VER Unidos, pero no tanto: las diferencias entre el gobernador Schiaretti y José Manuel De la Sota

Así lo publica en su edición de ayer el portal La Política Online. El tema, desde el lado cordobés, había sido adelantado por ENREDACCIÓN a fines de julio. Dice la nota de LPO que “un sector del Gobierno nacional trabaja en una arriesgada estrategia para las elecciones presidenciales del año próximo, que incluiría un pacto de no agresión con los gobernadores dialoguistas de la oposición para garantizar la reelección de Mauricio Macri”.

Agrega que “quienes están detrás de la idea de un acuerdo con los mandatarios peronistas y de partidos provinciales son Rogelio Frigerio y Horacio Rodríguez Larreta”.

Explica también que “se trata de una alternativa que no está consolidada ni mucho menos, y que tampoco es sencilla de resolver puertas adentro del Gobierno, donde hay un sector liderado por Marcos Peña y Jaime Durán Barba que no quiere saber nada de un acuerdo con la oposición. Se sabe que Macri suele escucharlos a ellos antes de que al resto de los dirigentes del oficialismo”.

Puntualiza más adelante que “la idea es proponer un acuerdo político subterráneo con los gobernadores de buen diálogo con el oficialismo, como Juan Schiaretti (Córdoba), Hugo Passalacqua (Misiones), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Juan Manuel Urtubey (Salta)”.

En esa línea, precisa el pacto que se busca: “Una “no agresión” mutua en las elecciones. En principio, la idea implicaría que los gobernadores adelanten las elecciones provinciales y el macrismo presente una oferta electoral débil, esto es un candidato sin grandes chances o bien que Nación no apoye con fuerza a su propia lista”.

Explicita LPO que “la contraprestación sería que una vez reelectos en sus provincias los gobernadores se retiren de la discusión nacional y, por ejemplo, no apoyen a una lista de Cristina Kirchner o bien empujen una lista que no pase los diez puntos y termine complicando a la ex presidenta, como fue el año pasado la de Florencio Randazzo en la provincia de Buenos Aires. Se sabe que varios mandatarios provinciales se sentirían más cómodos con un Macri reelecto que con una Cristina de regreso al poder”.

En Córdoba, el oficialismo nacional está desaparecido desde hace varios meses y han ganado espacio Ramón Mestre, Mario Negri y el alfonsinista Dante Rossi, que incursionan regularmente en la disputa con el gobernador Juan Schiaretti. El diputado nacional y amigo del presidente, Héctor Baldassi (PRO), un nombre puesto meses atrás para disputar la cabeza del binomio opositor, hoy trabaja sin apoyo nacional explicito.

guido.ferrini@enredaccion.com.ar

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL de 63 pesos. La SUSCRIPCIÓN se solicita a partir del sexto artículo (los primeros cinco se pueden leer gratuitamente) y te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.