Lunes 28 de Septiembre de 2020

El #17A: Crece la convocatoria de la derecha política en oposición al gobierno nacional

Una multitudinaria movilización de la derecha política en decenas de ciudades argentinas, con foco en el obelisco de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) se expresó este domingo contra la reforma judicial y otras políticas del gobierno nacional. En Córdoba, la marcha opositora reunió una extensa caravana que ocupó el centro de la ciudad, pero no fue tan importante como la que se desarrolló en la capital argentina.

Enredacción Socios

A favor de la “libertad”, “la República”, la “apertura económica” y la “propiedad privada” y contra la cuarentena, “la impunidad”,  y la reforma judicial, la convocatoria encontró eco en amplios sectores que se expresaron con bocinazos y concentraciones. También, distintos grupos se expresaron contra los subsidios a las familias en situación de pobreza, con consignas como “Basta de vagos” o pidiendo “libertad a los presos políticos militares”. Otro eje de la protesta fue el ideológico partidario, ya que tuvo un fuerte sesgo anti-peronista y, sobre todo, anti-kirchnerista. Es decir, un heterogéneo mapa de demandas y sectores, que representan el espectro opositor más duro contra el gobierno.

Si bien, las convocatorias fueron realizadas utilizando como herramientas las redes sociales y movimientos ciudadanos, como Campo más Ciudad, o grupos de autoconvocados, la movilización fue impulsada por el sector más duro de Juntos por el Cambio, que encabezan el ex presidente Mauricio Macri y la titular del PRO, Patricia Bullrich; y los radicales Alfredo Cornejo y Mario Negri, entre otros. Los principales dirigentes del macrismo y la UCR se expresaron a favor de la protesta y contra las políticas del gobierno nacional.

 

"Fue una cosa extraordinariamente importante", dijo sobre la protesta el actor y ex diputado radical Luis Brandoni, quien aseguró que "no hubo amontonamiento para nada", aunque las imágenes permitieron constatar que no en todos los puntos de manifestación se respetaron las medidas de distanciamiento social.

En declaraciones televisivas, Brandoni también defendió al ex presidente Macri de las críticas por su viaje a Europa.

Manula

"Vengo a decirle al Presidente que la cuarentena puede que no exista para él pero existe para miles de trabajadores", expresó Bullrich en un video que subió a su cuenta de Twitter cuando la movilización, que se extendió por unas dos horas y media, comenzaba a extinguirse.

La caravana rumbo al obelisco. (Foto: Gentileza).

"Es hora de que levante la reforma de la Justicia, no se puede hacer una Justicia a la medida de la impunidad", siguió la ex ministra macrista, en el video donde apareció con barbijo y una bandera argentina sobre su hombro y ubicada en el epicentro de la marcha.

En la capital cordobesa, vandalizaron con carteles y banderas el monumento a Agustín Tosco, en la plazoleta que lleva su nombre frente al Patio Olmos. La autoría del hecho corresponde al espacio político “Uni2 por Córdoba”. El episodio fue rechazado por los distintos sindicatos de Luz y Fuerza de Córdoba y Regional (SiReLyF), la CTA-Autónoma y el moyanista Movimiento 21F.

Uno de los carteles que pegaron en el monumento decía: “Enemigos de Córdoba: Luz y Fuerza, SURBAC (sic), SUOEM, UTA y AOITA”.

Ver también

Uni2 es un agrupación de jóvenes de ultraderecha, profundamente anti-peronista, anti-marxista y anti-sindical, que se expresa por “la libertad, la vida y la propiedad privada”.

Un manifestante del #17A. (Foto: Gentileza @tealdiF).

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pidió "perdón" a los trabajadores de la salud que se exponen a diario en la atención de pacientes con coronavirus “por no haber logrado evitar que la oposición buscara otra manera de protestar" que no pusiera "en riesgo" la salud de la población, en referencia a la manifestación.

"Cuando todo esto pase, la enorme mayoría de los argentinos vamos a poder decir que promovimos la solidaridad y que honramos la memoria de los muertos por esta enfermedad. Entre esa enorme mayoría va a haber hombres y mujeres de todo el país y de todos los partidos. Pero también habrá una minoría que no va a poder decir esto cuando mire a los ojos a sus hijos", expresó Cafiero en declaraciones a Télam.

Con todo, resaltó que "la inmensa mayoría de nuestros compatriotas se están cuidando, y no porque apoyen al Gobierno", sino que lo hacen porque "saben que esta pandemia es grave".

La del #17A no ha sido la primera protesta del sector más extremo de la derecha política, sino que se suma a las marchas contra la intervención y expropiación de Vicentín a fines de junio o los anteriores reclamos del sector agropecuario, o incluso la marcha por la libertad del #9J. La diferencia, es que se evidencia un crecimiento sostenido en cuanto a convocatoria y radicalización.

Si bien la radicalización de los procesos políticos es parte del escenario global, los efectos de la pandemia sobre la economía han permitido la emergencia y relativa consolidación de un sector con capacidad de ocupar la calle y condicionar las políticas del bloque populista en el gobierno. También le ha permitido reorganizarse a la oposición de centro-derecha luego del fracaso del modelo neoliberal que instauró el gobierno de Mauricio Macri entre 2015 y 2019.

Hasta ahora, sus victorias más resonantes habían sido la marcha atrás oficial con el proceso de intervención y expropiación de la agroexportadora Vicentin y el “cajoneo” del proyecto a las grandes fortunas en el exterior. Ahora, este sector le agrega un escalón a su desarrollo, que es la expresión del descontento político frente a la cuarentena, la situación económica y las causas judiciales contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Se trata de una “guerra de desgaste”, pero que impacta sobre la capacidad del bloque populista para ejecutar su programa. Esto, representa a “mediano plazo” la posibilidad de disputarle el poder.

Una manifestante anti-K y anti-peronista. (Foto: Gentileza).

Una muestra de la debilidad del oficialista Frente de Todos frente a esta secuencia opositora, es que no calibró adecuadamente los alcances y profundidad de esta reorganización de la centro-derecha. Por eso, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y otros funcionarios señalaron que los manifestantes ponían en riesgo la salud pública. Los operadores del gobierno consideraron que defender el que ha sido el principal núcleo aglutinador del consenso, que es la gestión frente a la pandemia, debía ser el centro de la argumentación. Pero el punto, es que este eje se aliviana a la par que crecen las secuelas económicas de la pandemia. Con una iniciativa débil frente a la magnitud de la crisis económica, sobre todo para las clases medias, el gobierno y sus aliados necesitan alterar la agenda y encontrar “voceros” de mayor peso político para enfrentar el nuevo escenario.

También esta serie de expresiones opositoras muestran que el gobierno ha perdido el control de la calle, un factor político sustantivo a la hora de controlar la capacidad de multiplicación opositora. Las redes sociales y su saga de disparates y medias verdades tienen su expresión en la calle y viceversa. El bloque populista ha quedado “preso” de sus propios límites, esto es de un “muy amplio acuerdo de unidad” que le ha permitido llegar al poder, pero no le está permitiendo ejecutar políticas de desarrollo económico que consoliden un proceso de unidad de mediano y largo plazo. Es decir, no se trata sólo de la crisis económica derivada de la pandemia, sino de la falta de músculo para afrontar modificaciones estructurales de la economía, sin las que una experiencia de este tipo tiene muchas menores probabilidades de sobrevivir.

--

>> Te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN: INGRESÁ AQUÍ. Hacemos periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción