Sin el ex intendente de Villa María se desperoniza la lista del kircherismo cordobés. Martín Fresneda, Eduardo Fernández, Pablo Carro y Malvina Tosco aparecen como alternativas para liderar la nómina de diputados nacionales de este sector.

El legislador provincial y ex secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda.

Eduardo Accastello se terminó bajando de la primera candidatura a diputado nacional del Frente Córdoba Ciudadana. Sumaba resistencias en el interior de la alianza, pero era número puesto por una obvia lógica de cantidad de votos y el apoyo de los hermanos Rodríguez Saa, dispuestos a sumar su influencia en el sudoeste provincial. El ex intendente de Villa María se lo comunicó a los responsables de los partidos que integran este acuerdo político a primera hora de la mañana, y a partir de allí se abrió la sucesión. Ahora están anotados en el debate para encabezar una lista única -que es el objetivo del espacio K-, Eduardo Fernández, presidente de Apyme a nivel nacional y referente del Partido Solidario; Pablo Carro, titular de Adiuc que cuenta con el apoyo del llamado Plenario de la Militancia Social y Popular; el legislador provincial Martin Fresneda, referente K y de derechos humanos, quien se había autoexcluido de candidaturas; y Malvina Tosco, hija del histórico dirigente de Luz y Fuerza y proveniente del radicalismo K.

Al cierre de esta nota, las negociaciones eran intensas. Anoche hubo una reunión con partidos y agrupaciones, sin embargo no pudieron avanzar lo suficiente. Al mediodía de hoy volverán los mismos actores a sentarse para intentar definir el perfil y los nombres de la lista.

El plazo vence el último minuto del sábado 24 y el Frente Córdoba Ciudadana es quizás el más rezagado de los frentes políticos en la discusión de los nombres. Sin Accastello, se produce una evidente desperonización del espacio. Si el piso electoral estaba más o menos delineado con la presencia del hombre del departamento San Martín, con otro candidato habrá que ver cuál es el punto desde el cual parte esta alianza.

Fernández contaría con el apoyo de Accastello y de Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal), uno de los firmantes de la Alianza, que respaldaba al villamariense. Carro cuenta con  respaldo sindical y de numerosas agrupaciones K más pequeñas. Fresneda aparece como el postulante “tapado” y con el impulso de La Campora. Por último, Malvina Tosco llega promovida por Nuevo Encuentro y La Colectiva.

De hecho, es la primera vez que los K cordobeses deciden por sí mismos una lista provincial. Hasta ahora, los nombres habían sido “bajados” por Carlos Zannini. Una situación –la verticalidad- que hoy hace pie en Cambiemos Córdoba.

“En el kirchnerismo cordobés nunca se sabe. El espacio que era el Frente para la Victoria banca a muerte a Cristina, pero acá en Córdoba no quieren a nadie”, explicó resignado un dirigente con varias campañas en su carrera.

LA DECISIÓN

Las razones por las que Accastello decidió no jugar en estas legislativas no están claras. Lo cierto es que, en principio, el principal favorecido es Unión por Córdoba, que veía en la lista del Frente Córdoba Ciudadana un posible drenaje de votos peronistas. Ayer sonreían con ganas en el bunker del vicegobernador Martín Llaryora, primer postulante de la lista de UPC. Obviamente, para Cambiemos es una mala noticia.

Los motivos que se esgrimen para la salida de Accastello son varios. Los principales, serían el rechazo que generaba en distintos sectores de la militancia, desde donde le llovieron expresiones de repudio, fundamentalmente a través de las redes sociales. En el entorno del dirigente de Villa María culparon a La Campora de esta movida. Orgánicamente, los partidos de la Alianza lo bancaron, pero por debajo hubo fuego amigo. Otro tema fueron los medios de comunicación, sobre todos los masivos. “Nos estaban masacrando o ninguneando, era difícil”, explicó otro dirigente.

Sin embargo, afirman cerca del ex candidato a gobernador que fue Máximo Kirchner quien le dijo que en Córdoba “la cosa estaba complicada” y que se avizoraban “carpetazos” durante la campaña. “Mejor guárdate para 2019”, dicen que le habría aconsejado.

Accastello tiene varias causas judiciales abiertas. En los Tribunales de Villa María la Justicia investiga su paso como intendente de la ciudad a partir de denuncias presentadas por la Asamblea contra la Corrupción y la Impunidad. Una apunta a la figura del supuesto enriquecimiento ilícito. Otra, a supuestas irregularidades e la administración de fondos nacionales. Ambas están en la fiscalía de Instrucción a cargo de René Bosio.

También está la causa por la desaparecida financiera ilegal CBI. Allí se investiga la vinculación de Accastello con la caja de seguridad que estaba a nombre del ex intendente de Laguna Larga, Fernando Boldú, con 290 mil dólares. Boldú es un hombre de estrecha confianza del ahora ex candidato y fue uno de los jefes comunales del entorno accastellista. En CBI, uno de los números telefónicos de referencia para comunicarse era de Verónica Navarro, quien fue su funcionaria en la Municipalidad y es su pareja. La investigación está en el fuero federal, a cargo del fiscal Enrique Senestrari.

En tanto, en Comodoro Py, en la Ciudad de Buenos Aires, está radicada la denuncia por las supuestas irregularidades en el Eninder, ente intermunicipal que Accastello presidió durante años durante la gestión de Cristina Kirchner. En esta causa, el villamariense está imputado por el pago de supuestos sobreprecios en obra pública construida a través del ente.

Sin embargo, cuando se acordó su participación en la lista, estas causas fueron analizadas y Accastello se reunió con su abogado y buena parte de los referentes K de la provincia para evaluar cada uno de los casos. “Ninguna lo iba a sacar de la cancha, por eso se definió que sería el candidato. Cualquier dirigente kirchnerista hoy corre con el riesgo de ser acusado, es parte del juego”, dijo uno de los operadores kirchneristas a ENREDACCIÓN.

Hasta la noche del miércoles la discusión era la conformación de la lista desde el segundo lugar para abajo. Ahora, todas las opciones están abiertas.

VIGO CANDIDATA

Anoche, el gobernador Juan Schiaretti oficializó la candidatura de su esposa, Alejandra Vigo, para acompañar a Martín Llaryora en la lista de diputados de Unión por Córdoba (UPC).

bettina.marengo@enredaccion.com.ar

@bettinamarengo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com