Con la novela "Esa lejana Barbarie" la escritora cordobesa concluyó la serie que la consagró . Mientras calienta agua para tomar un té, previa a la presentación en Córdoba, conversó con ENREDACCIÓN.

Cristina Bajo en su escritorio.

Cuando le puso el punto final a la historia de los Osorio, Cristina Bajo se quedó sin su obsesión del último tiempo. Cuenta que por las noches revisaba mentalmente y corregía el capítulo del día. Y por las mañanas, al despertar, sabía sobre qué iba a escribir durante la jornada. “No tengo norte, no me puedo concentrar, concluir la saga me ha dejado como un vacío muy grande. Es muy fuerte terminarla, son 50 años de investigación”, le cuenta a ENREDACCIÓN. Por suerte, ya van llegando sus lectoras, que la miman y le recordarán detalles de la familia protagonista y sus andanzas. Son las invitadas especiales de la presentación de Esa Lejana barbarie (Sudamericana), que se realiza este miércoles 16 de agosto a las 19 horas, en el Auditorio de la Universidad Católica (UCC, Obispo Trejo 323).

La primera entrega de esta saga fue Como vivido cien veces, y veintidós años después llegó el quinto tomo que cerró la serie con laureles. Los títulos que la completan son En tiempos de Laura Osorio; La trama del pasado y Territorio de penumbras, y cada uno ha tenido sus repetidas reediciones. Se trata de la obra que ubicó a Bajo como referente indiscutida de la novela histórica-romántica del país, género al que define como el más antiguo.

Se confiesa amante de la historia y estudia de la vida cotidiana de todos los tiempos. “Antes de escribir y pensar en novelas, empecé a juntar carpetas con recortes de revista, era un trabajo sobre la vida privada en los años ‘50. En una tenía los medios de transporte, en otra la comida, la vestimenta, las órdenes religiosas… Me llamaba la atención”, cuenta la autora de Sierva de Dios, ama de la muerte / Jardín de los venenos y Tú, que te escondes. Por eso, entre sus recomendaciones para la lectura del reciente libro incluye: “Tener un cuaderno y un lápiz, porque si alguien se interesa por la historia, les doy un montón de epígrafes para que pueden indagar un poco más y ampliar”.

¿Por qué cerrar la saga?

La saga tenía una finalidad, que era mostrar la guerra civil argentina, que empieza con la muerte de Manuel Dorrego a la presumiblemente con la caída de Juan Manuel  de Rosas. El objetivo era esa parte histórico-político y los Osorio los entramados que sostenían eso. Con esta historia quise hacer un grupo social amplio, porque dentro de eso, te pintó la vida desde los esclavos y peones a los estancieros, los jueces. Te hago una pintura de época, es un estudio bastante lindo sobre la vida privada del momento.

¿Qué te sorprendió de la cultura cordobesa durante tus investigaciones?

Me sorprendió que contrariamente a lo que se cree, en los documentos como actas o testamentos, se habla con mucho cariño de los negros o les dejaban herencias importantes, o dentro de la casona les daban dos habitaciones, una para dormir y otra para un negocio, del que no tenían que dar cuenta al patrón. Un hombre vende su campo, se quedan todos los peones y esclavos, menos uno que estaba ciego y se lo lleva con él a la ciudad. Todo esto se ha perdido, es un pacto social que, cuando empieza  a fallar, vienen la leyes que te obligan a hacerlo.

¿Qué se mantiene intacto del primero al último libro?

Creo que es la coherencia de los personajes, y por otro lado, que la gente que no había estudiado bien esa parte de la historia, le resultó fácil entenderla por cómo la cuento.  Por eso, Walter Scott creó la novela histórica, para que quienes no lean libros de historia puedan entenderla de todas maneras.

¿Qué vas a hacer para llenar el vacío que te dejó?

Tengo dos o tres cosas empezadas. Salgo de una novela y el libro siguiente no  lo será, te salgo con otra cosa, por ejemplo una antología. Tengo empezado y tengo ganas de seguir con una historia de las primeras capillas de Córdoba, después un proyecto planteado por Cultura de Nación sobre un libro para los chicos sobre mitología griega. Y se me ha ocurrido un policial que sucede en Escocia, que me encantaría hacer.

ESA LEJANA BARBARIE

Buenos Aires, Londres, París, Florencia y Córdoba son los escenarios de esta historia. Entre estas ciudades, el lector recuperará la suerte de los Osorio que residen en el país y aquellos que quedaron en Europa.

Podes leer las primeras páginas aquí.

 

 

@daigarciacueto

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com