El fiscal de Cámara además solicitó pena de 4 años para el tercer imputado, a quien consideró encubridor. La sentencia será el 24 de octubre.

Gustavo López, Julio Malter y Carlos Malter. Foto: Mariano Paiz /Archivo.
Luminarias Río Cuarto

“Desde que trabajo en esto no dejan de sorprenderme los motivos vacuos y banales por los que mata la gente”. La expresión es del fiscal de la Cámara 12 del Crimen, Mariano Antuña, quien ayer alegó en el juicio por el asesinato de Pablo “Paco” García. La noche del 27 de agosto de 2015, mientras cazaba jabalíes en un campo cercano a Anisacate, se cruzó con los hermanos Julio César y Carlos Malter, mientras discutían, quizás por una presa, quizás por el permiso de uso de campo, no se sabe el motivo porque Carlos, que se había puesto detrás suyo, le voló la cabeza de un escopetazo. Según las pericias, “Paco” estaba sentado en su reposera.

“Nunca sabremos los verdaderos motivos, pero las pericias psiquiátricas presentan a los Malter como dos personas agresivas, con poca tolerancia a la frustración. Y esa noche, estaban frustrados. Hacía un mes que habían preparado el terreno, pero no habían casado nada”, señaló el fiscal en diálogo con ENREDACCIÓN.

En su alegato ante los jueces técnicos y el jurado popular, el fiscal pidió que ambos hermanos sean condenados a prisión perpetua por considerarlos coautores del homicidio doblemente agravado, por alevosía y por el uso de arma de fuego. Su pedido implicó un cambio en la acusación con la que llegaron a juicio: “Julio César estaba acusado como partícipe necesario, pero aunque no disparó, en el juicio se demostró que fue quien ordenó y guió todo”, dijo. Una vez que asesinaron a “Paco”, los homicidas acomodaron el cuerpo en la reposera para fingir que fue un suicidio o un accidente.

Esa noche había otro involucrado: Gustavo López, changarín contratado por los Malter para “pelar” los chanchos que cazaban. Él fue quien rompió el pacto de silencio y dio su versión de lo sucedido. El fiscal también pidió un cambio de calificación para él, que llegó como “partícipe necesario”, lo que le significaba una pena de prisión perpetua, y ayer fue acusado por el delito de “encubrimiento agravado”, con una pena máxima de seis años. El fiscal solicitó cuatro años.

Por su parte, el abogado querellante Agustín Cafferata consideró que López tuvo participación en el homicidio y por eso pidió prisión perpetua para los tres acusados.

Los abogados defensores de los hermanos Malter sostuvieron su versión de que se trató de un accidente. En el juicio, Carlos dijo que disparó a más de 40 metros porque “Paco” dormía y roncaba como “un chancho”. Pero las pericias determinaron que el disparo fue a menos de 5 metros de distancia.

Damian Palavecino, abogado de Gustavo López pidió su absolución. Sostiene que su cliente era víctima de presiones y amenazas, y que no hubo voluntad ni libertad para “encubrir” el hecho, si no que fue coaccionado por los Malter.

Las palabras finales y la lectura de la sentencia quedará para el 24 de octubre.

ESCENA MONTADA

Durante los primeros seis meses la investigación del caso estuvo a cargo del polémico fiscal Enrique Drazile, quien siguió las hipótesis de un suicidio o un accidente, pese a que el tiro había entrado desde atrás. “Era una vergüenza: yo había visto la escena. Todo era evidente”, dijo Néstor García, hermano de la víctima, el primero en llegar a donde estaba el cuerpo. ¿Qué había visto? Néstor es cazador. Compartía el hobby con su hermano. “Paco” era derecho, y sin embargo el rifle estaba empuñado en su mano izquierda. En su mano hábil tenía la linterna, apretada. La bala estaba en su hombro, pese a que había salido por la boca, y a unos metros, los pastos del campo estaban aplastados.

En la anteúltima audiencia, los peritos oficiales mostraron la reconstrucción de los hechos en base a las pruebas. Según esa reconstrucción, tomada ayer por el fiscal, el cazador de 35 años estaba sentado en la reposera, con el cuerpo tendido hacia adelante, y su mano izquierda en alto, como quien se cubre la cara de una luz incandescente -una linterna, por ejemplo, que en la oscuridad del campo alumbra de frente- cuando recibió un escopetazo en la nuca.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com