El kirchnerismo cordobés se presentará a las legislativas como Frente para la Victoria (FPV) y sin acuerdos con el peronismo local. "Schiaretti es compañero de Macri en las políticas neoliberales que se aplican en el país", afirmó.

Confianza. “Hay que ganar espacio en 2017 para facilitar el 2019”, asegura Carmen Nebreda. (Foto: Mariano Paiz).

Carmen Nebreda llega unos minutos más tarde a la entrevista y pide disculpas. “Nunca me demoro, no me gusta la impuntualidad”. Su despacho en la Legislatura de Córdoba es espartano. Cualquiera podría estar en ese lugar. El único detalle que podría decir que ahí trabaja Nebreda, es el orden. La ex secretaria general del gremio docente de Córdoba, ex diputada nacional por el FPV y actual legisladora provincial de Córdoba Podemos, es extremadamente precisa y meticulosa. Cuenta que su padre era panadero y un español que adhería a los republicanos frente a los fascistas de Francisco Franco. “Sólo nos exigía dos cosas: leer y escuchar música clásica todos los días”. Nebreda es una de las representantes históricas del kirchnerismo en una provincia que cumplió un rol clave para la victoria de Mauricio Macri en 2015. A continuación los tramos más relevantes de la entrevista.

VER EL LABORATORIO CORDOBÉS.

¿Por qué cree que Córdoba se expresó a favor de Mauricio Macri y Cambiemos en la elección de 2015 y por qué hubo tanto rechazo a las políticas del gobierno nacional y de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner?

A Córdoba, cuando se la ve de afuera, mucha gente se acuerda de (Agustín) Tosco, del Cordobazo, la Reforma Universitaria de 1918, la Córdoba revolucionaria y rebelde. Pero la realidad es que Córdoba fue siempre muy conservadora y hasta reaccionaria. No olvidemos la contra revolución de mayo, cómo jugó en el ’55 para derrocar a Juan Domingo Perón, y también en la dictadura. Hay trazos muy profundos en este sentido. Lo que definió fuertemente ése resultado es que (José Manuel) De la Sota eligió hacer su carrera y desarrollar su figura nacional, enfrentándose con el kirchnerismo. Lo digo, porque hubo momentos en los que pudieron haberse encontrado el gobierno provincial y el nacional, pudieron haber pasado otras cosas en favor de Córdoba como la Caja de Jubilaciones, cuando había posibilidades de reunirse, sentarse, hablar y resolverlo vía diálogo y De la Sota optó por ir a la Corte Suprema (de Justicia). Recuerdo que en ese momento dije ‘De la Sota no le importan los jubilados, le importa él’.  Así es que pasaron años hasta que los jubilados tuvieron la resolución de la Corte. Entonces ese faltar, esa permanente contienda con la Nación, creo que incidió mucho. También hubo errores nuestros. Siempre digo que una de las mejoras cosas que tuvo el kirchnerismo es implementar políticas de Estado, como la AUH (Asignación Universal por Hijo). Ningún beneficio venía por vía de algún representante, sino que venía vía Banco, vía instituciones y llegaba al beneficiario. Eso estuvo bien. Sin embargo, al no haber intermediarios, dejó de identificarse quien lo daba. Creo que estuvo bien, pero toda la sociedad pensó que los derechos eran de ellos, se los merecían y que nadie se los podía quitar. No identificaron que estos derechos eran resultado de una política, que es lo que nosotros no supimos plantear y eso permitió este modo de expresión. La gente dijo ‘cambio’, total voy a seguir en lo mismo, pero no es así. Y esto más allá de que fue muy bueno institucionalizar las políticas de Estado.

¿Cómo se va a presentar el kirchnerismo en las elecciones legislativas de octubre?

Estamos haciendo un proceso de reunir a todos los espacios que conforman el Frente para la Victoria. en este momento, la primera decisión que se ha tomado es que los partidos que conformaron el FPV vuelvan a plantear el frente. es decir, en estos días, los partidos que definan formar el FPV van a firmar un documento, un compromiso, donde se plantea que tal y tales partidos conformamos el FPV. Muchas veces se habla del nombre que debemos llevar, cuál es el nombre, y el asunto es que a todos, hoy, nos identifican con el nombre del FPV. Si después hay una propuesta nacional que genere otro nombre lo definiremos políticamente. Hoy, la decisión, es participar en las elecciones 2017 como FPV. Con la conducción Cristina Fernández de Kirchner y el objetivo de Cristina Fernández de Kirchner 2019. Creemos que 2017 hay que vivirlo, participar y estar, pero con la mira de fortalecer la vuelta del proyecto nacional y popular en 2019.

¿Va a haber acuerdo con el peronismo de Córdoba o el FPV se va a presentar sin alianza con el PJ?

Con Unión Por Córdoba (UPC) no hay posibilidades. UPC ni siquiera está en el PJ nacional, es decir, hay una identificación muy fuerte con lo que es el rumbo de Cambiemos y el PRO. Nosotros somos peronismo. Hay un modo, dijera Néstor (Kirchner), de devaluarnos, de no reconocernos, de separarse y diferenciarse y es decir que no somos peronistas. Nosotros somos peronismo. Hoy en Córdoba es imposible un acuerdo porque el mismo Schiaretti habla diciendo ‘somos el 80 por ciento’. Y cuando habla del 80 por ciento, suma a UPC y Cambiemos. Es decir, al PRO, al radicalismo y el Frente Cívico. Entonces, no podemos conformar ningún acuerdo con ellos, es una política totalmente diferente, nosotros pensamos que hay que seguir construyendo un país solidario, inclusivo, democrático, y para las mayorías, donde la distribución de la riqueza sea diferente, donde todos tengamos acceso a derechos. En cambio, hoy el proyecto de Cambiemos y de UPC va contra la industria nacional, contra el consumo, contra la inclusión. En eso, nos diferenciamos totalmente.

Unidos. Nebreda dice que Unión por Córdoba y Cambiemos trabajaron juntos en la Legislatura. (Foto: Mariano Paiz).

¿Puede cambiar la decisión de participar de los comicios si Cristina Fernández de Kirchner no es candidata en octubre?

Evidentemente que Cristina marca una línea y suma adhesiones. Eso arrastra, entusiasma y unifica. Nosotros sabemos que Cristina puede no ser candidata, pero que sí va a trabajar y va a jugar en el proyecto, por lo tanto, plantearemos y trabajaremos con ella. Vamos a seguir avanzando y trabajando con Cristina. Cristina tiene tiene un reconocimiento muy alto y eso potencia las chances de todos los candidatos. Cuando medís a Cristina tiene un alto reconocimiento, incluido Córdoba. Cuando medís a otros candidatos que no sean Cristina, bajan, pero no demasiado. Dos o tres puntos nada más. Así que nosotros pensamos que si Cristina juega va a andar mejor. Me parece que toda esta política de denostarla todo el tiempo ha hecho que la gente deje de escucharlos. Son tantas, tantas cosas… Yo hago una sola pregunta: ¿cómo vivías antes, mejor o peor? Te cuento una anécdota. Los otros días estábamos en Tulumba, en un plenario, y una compañera cerró su intervención diciendo esto: ‘miren, yo antes comía bien y mis hijos comían en su casa. Hoy hablamos por teléfono todos los días para juntarnos y comer de la misma olla, porque no nos alcanza para hacer tres ollas como antes’. Creo que eso va a terminar definiendo las cosas.

Cuando medís a Cristina tiene un alto reconocimiento, incluido Córdoba (Carmen Nebreda).

¿Van a estar todos los que estuvieron en Córdoba Podemos en el FPV en octubre?

Algunos no van a estar, ya se fueron (Los legisladores provinciales Nora Bedano, Fernando Salvi y Ricardo Vissani se integraron al bloque de Unión por Córdoba). Nuestra intención es sumar absolutamente a todos, absolutamente a todos los que piensen que hay un modelo alternativo, diferente al que hoy gobierna el país. Los compañeros que nos votan y a los que representamos, nos exigen eso y también, nos reclaman lealtades. El candidato nuestro tiene que ser un candidato que le de confianza al compañero de que va a representar este proyecto y que no se va a ir después a otro. Sin embargo, tenemos que ampliar todo lo que podamos y ser muy generosos al momento de la construcción. Hay que ganar espacio para facilitar el 2019. Por eso tenemos que tener un nudo de lealtades y confianzas muy fuertes.

¿Por qué el índice de pobreza es tan alto en Córdoba? ¿Por qué la provincia se encuentra en el mismo nivel que provincias que poseen con un menor desarrollo económico?

Córdoba tiene 34 años de democracia y cada vez más pobres. Diecisiete años de radicalismo, donde terminamos muy mal, sin cobrar salarios, con descuentos, con los trabajadores en malas condiciones y con muchísimo desempleo. Vino este gobierno que está siguiendo las políticas no sólo de (Mauricio) Macri, sino de (Juan) Schiaretti y de Macri. Acá son las mismas políticas. La flexibilización laboral a través de un proyecto que se plantea como una gran propuesta y que la lleva Córdoba a la Nación, que es el Plan Primer Paso (PPP). Y la verdad es que es la primera flexibilización absoluta del trabajo. La política nacional incide, pero no es lo única, también lo hace la política de Córdoba. El otro día, como gran anuncio, decía el gobernador que el gobierno de Córdoba había puesto dinero para indemnizaciones de los trabajadores de Sancor. En lugar de poner dinero para sostener el empleo en Sancor, el trabajo en Sancor. Siempre se jugó de esta forma, se piensa que el campo es el salvador, se dice somos el campo y vamos a vivir con el campo, pero el campo es un puñadito de personas que trabajan gracias a él. El otro día veía mientras viajaba por la ruta un campo donde estaban cosechando. Veía una camioneta 4×4 y una persona junto a ella, una máquina que venía trillando con una persona manejándola, un chimango con otra persona, y un camión con otra persona, había cuatro personas en toda una tarea central del campo. Y después, otro volviendo a sembrar en otro tractor. ¿Cuánto trabajo da el campo? Poco. No se propicia la industrialización. Acá tenemos el campo y la industria automotriz, que si uno lo mira a nivel internacional, estamos trabajando para Brasil con la crisis que Brasil padece. Esa dependencia nos complica. Hay que impulsar la industria del calzado, la autopartista… Este gobierno provincial tiene concepciones neoliberales. Siempre dije que Ramón Mestre padre era el mejor alumno de (Carlos) Menem. Mestre hizo en educación y otros sectores, lo que Menem había planteado y no pudo avanzar más por la fuerte oposición del gremio. Hoy tenemos a un Schiaretti que es el mejor compañero de Macri, definiendo las mismas políticas que el presidente, que también es neoliberal.

Schiaretti es el mejor compañero de Macri, definiendo las mismas políticas que el presidente, que también es neoliberal (Carmen Nebreda).

¿Considera que el reposicionamiento de Schiaretti en estos días no es genuino?

Obviamente es un maquillaje. Aquí en la Legislatura hace una semana que se nota que se enojan y pelean entre sí. Antes, nada. Schiaretti decía queremos el 80 por ciento y votaban todos juntos. Hacían discursos, diferenciados, pero acompañaban. ahora, ya no están tan juntos, pero están muy encima de las elecciones y no les queda demasiado tiempo para separarse demasiado.

¿Por qué hay tanta matrícula en escuelas privadas en Córdoba en relación a otras provincias argentinas?

Córdoba siempre fue una de las provincias con mayor cantidad de escuelas privadas. La Iglesia Católica, sobre todo, tuvo mucho peso en la educación. Mucha presencia. Sin embargo, siempre fue más o menos igual. La verdad es que las escuelas privadas están de Jesús María para abajo. En el norte pobre no hay, salvo una en Serrezuela, que es la escuela de la Familia Agraria, que tiene un régimen especial, el resto están todas en el sur donde hay dinero. Incluso en el sudeste provincial, a fines de los ’90, cuando (Ramón) Mestre (padre) planteó los ciclos de especialización, no había escuelas públicas donde los chicos pudieran ir. Tenían que ir de un pueblo a otro para poder hacerlo. Siempre Córdoba tuvo una presencia muy fuerte de la escuela privada, que está subvencionada entre el 80 y 100%, esto es todo o casi todo. En síntesis, la escuela pública compite en muy malas condiciones con la escuela privada, que tienen desde gabinetes psicopedagógicos hasta doble jornada, el Estado ha sostenido a la escuela pública en peores condiciones que la privada. Pero pese a ello, no se nota la diferencia en el rendimiento, con todo lo que tiene la escuela privada, la diferencia debería ser mucho más, pero no lo es. La gente dice que manda a sus hijos a la escuela para que tenga una vida mejor. Todavía hoy, la escuela, sigue siendo un vehículo de ascenso social, inclusión y mejora. Y eso lo logra la escuela pública y docentes que trabajan en la escuela pública en terribles condiciones.

¿A qué atribuye que el conflicto docente sea tan duro y complicado?

Es un conflicto testigo para establecer la pauta salarial al resto de los sectores. El gobierno nacional niega la ley de paritarias nacionales. Ése es un compromiso que tiene con los organismos internacionales porque quiere bajar los costos laborales del país. Por eso quiere planchar salarios y promover la flexibilización laboral. Además, hay un problema más grave: no es cierto que la Nación no tenga que hacer la paritaria nacional docente, es su obligación. Hoy deja a las provincias como responsables de la educación. El resultado va a ser atomización de la educación. Terminamos con más de cincuenta sistemas educativos en los ’90 (los que tenían séptimos grado, los que tenían sexto, etc.). Era una cosa de locos. Pero además, las provincias que tenían dinero pagaban una cosa y tenían una calidad educativa superior. Y las otras tenían otra, menor. Que dice la Ley Nacional de Financiamiento Educativo: la Nación debe garantizar que todas las provincias tengan un mínimo de educación pública garantizada. por eso tiene que poner dinero. El sistema educativo es una responsabilidad de la Nación, no de las provincias.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com