Ahora Leyendo
Acoso sexual de un comisario a una cabo 1°: “Qué ganas de ponerla, vamos un ratito para la pieza…”

Acoso sexual de un comisario a una cabo 1°: “Qué ganas de ponerla, vamos un ratito para la pieza…”

“En una oportunidad, encontrándose en el Centro de Control Operativo (CCO), (el comisario Jorge Adrián) Camaño se toma los genitales, frotándoselos, y me dice ‘qué ganas de ponerla, vamos un ratito para la pieza’, (en referencia al lugar en donde duerme y vive en la comisaría y que queda cercano al CCO). Ante semejante manifestación quedé exhorta y sin respuesta alguna. Me quedé callada y nada dije, porque una no sabe qué hacer en estas circunstancias, cuando los que comandan hacen esto y ostentan poder (…)”. El crudo relato, forma parte de la denuncia administrativa que realizó la cabo 1°, Paola Silvina López el viernes último, ante el Tribunal de Conducta Policial de Córdoba.

Enredacción-Te contamos

López y Camaño forman parte del personal de la comisaría de Arroyito, en la provincia de Córdoba. Los hechos que reveló la policía se sucedieron a partir del mes de mayo de este año y se han extendido, con el agregado de maltrato laboral, hasta el presente, según el escrito.

Publi-Web-Muni-2

Por su parte, la policía pidió seguir trabajando en Arroyito y en la misma situación actual, “ya que fácil sería que denuncie y termine siendo la parte perjudicada”.

ENREDACCIÓN accedió a la denuncia administrativa que efectuó López, que está patrocinada por el abogado Norberto Vaca. La cabo 1° tiene nueve años de antigüedad en la fuerza policial y desde siempre ha estado en Arroyito. Señala que posee “un legajo intachable y calificaciones anuales dignas de un efectivo policial comprometido con la institución y la función”.

Actualmente cumple funciones como personal de la Oficina de Libros de la Comisaría de Distrito, “dependencia con mayor cobertura territorial, poblacional y de dependencias a su cargo del Interior de la URD San Justo. Todas las partes de “Libros” y administración se encuentra a mi cargo y otra compañera”.

Luego relata otro episodio: “(…) Cuando baja de la escalera que comunica el Centro de Control Operativo y la Sala de guardia de la Comisaría, se presenta Camaño y me da paso para que lo haga yo primero, le doy las gracias y me dice: ‘…y todo eso… ¿quién se lo come?, lo podría compartir conmigo. ¿Sabés lo contenta que te pondrías?’ En esta oportunidad, tampoco dije nada. Solo saber la humillación que pasé y no saber que hacer, porque es denigrante ser tratada de esta forma y ante mucho personal policial, incluso civiles y judiciales”.

Sin embargo, de acuerdo a la denuncia, la persecución continuó: “Sin dudas, al no lograr el cometido, este oficial jefe siguió e incluso incrementó el índice de acoso, a tal punto que un día, me dijo que tenía los pantalones ajustados y, refiriéndose a la parte vaginal dijo: ‘Mirá que es grande eso, hay que aguantársela’. Todo ello con cierta impunidad y al frente de diversos compañeros que le festejan los chistes, algunos para no tener problema y otros porque piensa igual, cosificando a una mujer policía y madre de una niña de cuatro años que sufre diariamente los trastornos que padezco por el accionar del oficial jefe”.

Camaño llegó este año a la comisaría de Arroyito, una ciudad de 30 mil habitantes, ubicada sobre la ruta nacional 19. Procede de la comisaría de Balnearia, una localidad más pequeña, ubicada a casi 200 kilómetros de Córdoba capital y donde había asumido la jefatura en diciembre de 2017.

La Regional Punilla, donde Camaño fue investigado por la Justicia.

En 2014, el comisario había estado detenido y fue investigado junto a otros dos uniformados de la UR3, Departamental Punilla (Mario García y Eduardo Bibiloni), por tratar de llevar adelante un plan para convertir una lesión en un partido de fútbol como una herida sufrida con motivo de la actividad laboral y cobrar de ese modo 70 mil pesos de indemnización. En aquella oportunidad, hasta tanto se resolviera la investigación judicial y administrativa, también fue pasado a “situación pasiva” por el entonces jefe de Policía Julio César Suárez. Al volver a la actividad, Camaño, que es oriundo de Villa Carlos Paz, fue destinado a la División Investigaciones de la comisaría de Río Primero, en donde se desempeñó como jefe.

Lo cierto, es que la cabo 1° López detalla que a partir de agosto, luego de que rechazara los planteos del oficial jefe, comenzaron a producirse acciones de maltrato y persecución laboral. De la extensa presentación surge una que revela los alcances del caso.

Ver también

La comisaría de Arroyito. (Foto: Gentileza).

El 6 de septiembre último, luego de un incidente, López dice: “(…) Cuando llegué a mi casa, estaba tan cansada de tanto recargo y hostigamiento que no pude dormir del dolor de cabeza, por tal motivo, al día siguiente, me presenté del Dr. Gerardo Galimbertti, quien me otorgó siete días de carpeta médica por cefaléa y ambulatoria, ya que así lo creía mejor dicho galeno. Tras ser revisada por el médico, presento la Carpeta el mismo sábado 07/09/2019, a las 06.00”.

Agrega que “desde ahí en más comenzó a perseguirme adonde estaba, incluso fue a mi casa y dejó constancia en el libro de guardia de que no me encontraba en el lugar, sin saber que había ido al médico, a control, conforme lo acredito. Todo ello con el único y exclusivo fin de perjudicarme aún más en mis funciones”.

Puntualiza más adelante que “sabiendo que soy amiga de la Cabo 1° Rita López, y que ese día sábado 07/09/2019 ella festejaba el cumpleaños de su hijo, Camaño le pregunta a la Sargento Leila Ferreyra (que se encontraba en el cumpleaños) y al agente Elian Sánchez (que vive al lado de la cabo 1°), si me habían visto o si estaba allí”.

Finalmente cuenta que “el domingo posterior (8 de septiembre), el oficial jefe se presenta en el domicilio de Rita López, a los efectos de ver si me encontraba en el lugar, incluso ingresó al domicilio sin permiso de la misma, para luego retirarse”.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción