Las traía en su valija un argentino de 24 años. Su viaje comenzó en Europa y tuvo escala en Brasil. En diez meses, es la cuarta “mula” que es detectada en los escáner del aeropuerto. En ningún caso hubo investigación previa.

Un joven de 24 años de provincia de Buenos Aires fue detenido ayer en el Aeropuerto Ambrosio Taravella, con 10 mil pastillas de Éxtasis. Se trata, sin dudas, de otra “mula” del comercio ilegal de drogas sintéticas que tiene a Córdoba como una parada obligada en una ruta que, al parecer, arranca en Europa.

Es el cuarto cargamento de pastillas de Éxtasis cuyo ingreso a Córdoba se frustra en el escáner del aeropuerto, en diez meses. Todos venían disimuladas en el equipaje de los viajeros. En total suman más de 97 mil pastillas, botín valuado en 50 millones de pesos.

El hombre que fue detenido ayer, llegó al mediodía en un vuelo de la aerolínea brasileña Tam, procedente de España con una escala en Brasil. Según los agentes de Aduana, llevaba dos valijas chicas. Cuando cruzó el escáner, las imágenes que arrojaban no se ajustaban a los “perfiles de riesgo” que usa como parámetro el personal de Aduana.

“Los parámetros de imagen no se ajustaban a la valija de un viajero, donde se ve ropa, zapatos, elementos de higiene, etc. En este caso se veían imágenes uniformes a través de escáner”, señaló una fuente. La sospecha resultó acertada. En un doble fondo, el joven llevaba un envoltorio de 4 kilos con 10 mil pastillas, valuadas en 5 millones de pesos.

En el procedimiento intervino personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y el joven quedó detenido a disposición del Juzgado Federal N°1 a cargo de Ricardo Bustos Fierros.

El caso guarda similitud con los otros sucedidos en menos de 10 meses. No hay investigación previa. La droga es descubierta por el escáner, las personas que las ingresan son, por sus características, “mulas”, es decir sujetos destinados al traslado, y las investigaciones judiciales no avanzan en otros niveles de responsabilidad.

Hay otros datos que alarman. En todos los casos, las mulas llegan de Europa con escala en Brasil. Sus viajes se originan en Holanda. Ayer, las fuentes del caso no se atrevían a confirmar si Amsterdam también había sido la ciudad donde el joven argentino inició la ruta.

En junio de este año, el Tribunal Oral Federal N°1 de Córdoba condenó a 7 años y 6 meses de cárcel a una de las mulas, el ciudadano inglés John Phillip Merret, de 60 años, quien en noviembre pasado intentó ingresar con 38 mil pastillas. En el juicio dijo que el destino de la droga era Córdoba y que su “contacto” lo esperaba en un hotel de la calle Rondeau. Me pagaban por llevar y traer droga, pero otros eran los que se hacían ricos”, dijo ante los jueces.

Unos días antes, una joven mujer de Buenos Aires, había sido detenida con una cantidad similar. Ambos habían realizado el mismo trayecto. Amsterdam – Madrid – Río de Janeiro y Córdoba.

Finalmente, el 3 de enero de este año cayó en las mismas circunstancias un ciudadano dominicano con 27 mil pastillas. Pero, en ese caso, su vuelo tenía conexión en Paraguay.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com