El Secretario General del SiReLyF, Eduardo Brandolín, entrevistó a la candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda.

Luminarias Río Cuarto

En el quinto programa de Diálogos Compartidos, Eduardo Brandolín entrevistó por RadioLyF a la candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda (FIT), Liliana Olivero, ex legisladora provincial y ex dirigente sindical bancaria.

Eduardo Brandolín: —Hoy estoy con una compañera de lucha, me estoy refiriendo a Liliana Olivero. ¿Cómo empezaste en la militancia política?

Liliana Olivero: —Milito de los 13 años, hoy tengo 61. Empecé en la década del ’70, cuando el Mayo Francés y el Cordobazo impregnaron de energía y lucha a los jóvenes, en esto de la unidad obrera estudiantil, y desde aquella época nunca dejé de militar. Siempre preguntándome por qué había un grupo enorme de personas que la pasaban muy mal, y un grupo muy pequeño que la pasaba demasiado bien. ¿Cuál era el origen de la injusticia? Arranqué trabajando en las villas. Iba a una escuela de monjas, pero me fui al Carbó porque quería armar el cuerpo de delegados. Caí presa en el año ‘72. Soy una sobreviviente de aquella etapa negra de la historia, donde se nos fueron 30.000 compañeros. Fue un 22 de agosto, se conmemoraba la Masacre de Trelew, y unos 700 estudiantes en cana.

Luego entré al Banco de Córdoba, me acabo de jubilar hace tres meses. Di toda mi vida por la lucha contra la privatización del banco. Luché junto a los compañeros de Luz y Fuerza contra la Ley Bodega, que planteaba la privatización del Banco, de EPEC y del juego. Fui dirigente sindical, fui parte de la comisión gremial interna, delegada de base, delegada general, dimos la pelea contra la burocracia de nuestro gremio, y perdimos por 34 votos. Lo hice siempre desde la convicción, desde la necesidad de cambiar esta sociedad que plantea bienestar para los ricos y mucho dolor para la gente que trabaja y no puede llegar a fin de mes. Pasé a la militancia política cuando vi que ir a una villa era insuficiente. Dije: el Estado es el responsable de esto.

Brandolín: —Recuerdo que fuiste una de las únicas que nos abrió la puerta en la Legislatura, cuando se estaba tratando la modificación de la Ley Previsional. Ni siquiera nos habían avisado.

Olivero: —Nos enteramos a las 8 de la mañana y lo primero que hicimos fue avisarle a los gremios. Cuando llegaron, ya se había votado, así es como nos tiene acostumbrados esa cueva de bandidos. Entre gallos y medianoche también nos enteramos de la tasa vial, de la 10.078, así actúan. Por eso hacen falta diputados de la izquierda que pongan el límite. No podemos seguir tributando con los partidos que representan a los patrones. Porque hay un solo partido: el que representa a los empresarios: Se puede llamar radical, se puede llamar peronista. No importa. Es el partido que se esfuerza para obtener leyes que joroben la vida de los trabajadores. La Ley Previsional por el 2003 vino a plantear que la Caja no tiene plata: mentira. La plata la estás vaciando porque estás teniendo gente en negro en las instituciones del Estado, que obviamente no aportan. Nunca va a haber Caja que aguante, ese es el motivo que tienen para pretender armonizar la Caja, que es el plan que tienen.

Liliana Olivero y Eduardo Brandolín, al finalizar la entrevista en RadioLyf. Foto: SiReLyF.

Brandolín: —Hay muchos planes. La reforma laboral, por ejemplo, no está pensada en función de los derechos de los trabajadores. ¿Qué pensás de eso, Liliana?

Olivero: —Es tremendo. Van por el efecto Brasil. ¿Cuál sería la consigna? Tenés que laburar más y cobrar menos, y vamos a ver si tenés fines de semana, descanso dominical, vacaciones. Ya la UOCRA, con las centrales hidroeléctricas, está planteando esto. El Plan Maestro que plantea la pérdida de derechos y conquistas de los trabajadores de la educación. Este es el plan del gobierno. Ahora, ¿para qué? Ellos tienen que bajar el costo laboral: ¿cuánto gana un trabajador medio en nuestro país? Equis cantidad de plata. Y ellos dicen: “No, tienen que ganar menos”. Si vos te fijás en la fortuna que tiene Nicolás Dujovne (ministro de Hacienda de la Nación), es dueño en montón de empresas. ¿Dónde tiene la plata? En el exterior. Los propios ministros y miembros del gabinete de este Gobierno no le tienen ninguna confianza a este país. Vamos a tener que ganar la calle. Y necesitamos una dirigencia gremial combativa que genere un plan de lucha, no podemos seguir admitiendo que haya pactos a ver si el Gobierno tiene un minuto de sensibilidad.

Brandolín: —¿Cómo ves la participación de los más jóvenes?

Olivero: —Yo creo que hay un sector de la juventud que viene peleando. Por ejemplo los chicos de los call center: salen a pelear cuando quedan en la calle. Creo que hay un despertar en la juventud que ya no cree el verso de los viejos partidos. Tenemos que armar un frente de lucha para cubrir las espaldas de los jóvenes que luchan.

Brandolín: —Con este Gobierno la pelea por los derechos es muy difícil. Antes sabíamos a dónde estaba el enemigo, ahora es más difícil, porque los discursos son muy similares.

Olivero: —Ellos tienen un discurso pastoral, pero con “la revolución de la alegría” lo que nos están vendiendo es un modelo económico de profundización del ajuste, porque hay que pagar una deuda que va creciendo como una bola de nieve.  Acá hubo un debate importante: Patria o buitre. Ganaron los buitres, y con el apoyo de todos los bloques. El kirchnerismo tuvo la posibilidad de no entregar la soberanía de nuestro país. Le quitaron al presupuesto de salud. Este año el presupuesto tiene planificado 16.000 millones de dólares para pagar los intereses a los banqueros. ¿Sabés cuánto tiene salud? Un tercio, y la mitad tiene educación: ni sumando los dos presupuestos tenemos la plata que hay que juntar. Y ahora con una deuda a un siglo. Hipotecando el futuro hasta nuestros tátara nietos. Entregando como garantía los recursos naturales: el gas el agua, el petróleo, nuestro territorio.

Brandolín: —¿Por qué la sociedad está tan enceguecida?

Olivero: —Yo creo que los grandes medios de comunicación han inventado una brecha. Sos K o sos anti K. Acá la verdadera brecha es la distancia cada vez más grande entre los ricos-ricos y los pobres-pobres. Entre los grandes grupos económicos que tienen perdones impositivos y fugan capitales y un pibe de cada dos que vive en la miseria.

Esta es la forma de expoliación que tiene Estados Unidos a través de países como los nuestros. Este es el plan que tienen para Argentina y Latinoamérica. La reforma previsional y la reforma impositiva. A ellos no les interesa si nosotros vamos a laburar hasta los 70 años; se vienen las AFJP, la jubilación privada. Y quieren que las mineras, que entraron en la época del kirchnerismo, sigan acá pagando cero impuestos. Con estos tipos, que son los que dirigen las grandes empresas y ahora pretenden dirigirnos a nosotros, vamos a la bancarrota. Tenemos que exigir un plan de lucha.

Brandolín: —¿Cómo lo hacemos con un movimiento gremial dividido?

Olivero: —Mientras sigamos teniendo sindicalistas empresarios vamos al horno. La UTA podría haber ganado si la CGT tiraba el paro general. Mestre no quería cumplir con la ley: pagar el 8% que establece el Convenio. El poder concedente es amigo de los empresarios, ¿cómo podes ser juez y parte? Y tenías a la CGT, con el Pepe Pihen. ¿Dónde estaba el paro? Era una conquista viejísima. Los mafiosos están enquistados en el Estado.

Olivero y Brandolín en los estudios, durante la entrevista. Foto: SiReLyF.

Brandolín: —¿Cuál es tu intención en el Congreso?

Olivero: —Tenemos que ir a la Cámara a denunciar toda esta basura. Yo quiero ir al Congreso para denunciar lo que están haciendo contra el pueblo trabajador, quiero el agua como un derecho humano porque quiero armar una gran empresa para que tome agua todo el mundo, y no agua contaminada. Para decirles que a los buitres no les queremos dar un mango. ¿Sabés cuántas cosas podríamos hacer con los 16.000 millones de dólares que este año van a pagar a los banqueros? Y para triplicar el presupuesto en salud, en obra pública.

Brandolín: —Liliana, te deseo lo mejor. Mucha suerte.

Olivero: —Muchas gracias.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com