El secretario General del sindicato municipal, Rubén Daniele, cuestionó ayer en una nueva asamblea, la decisión del secretario General de la comuna, Daniel Arzani, de pedir el listado de los participantes de la asamblea y notificarlos.

El secretario General del SUOEM, Rubén Daniele.

“Este tipo de actitudes de los funcionarios me da asco”, afirmó Daniele en diálogo con los medios al finalizar la asamblea. “¿Quién es Arzani? No tiene facultades para meterse en estas cosas. Estoy un poquito enojado. Es tan evidente, ellos han hecho una nota, cosa que jamás ocurrió desde que estoy en el gremio, a los jefes pidiendo quiénes son los que van a las asambleas. Es gravísimo. Sólo ocurría con los militares”, denunció el dirigente.

EL SUOEM señaló además que continuarán con las asambleas y Daniele apuntó que “si bajan el nombre y apellido de la Web, no vuela una mosca más por este tema”, prometió. La Justicia obligó al municipio a bajar de la Web el DNI de cada empleado, pero no los datos completos. El sindicato insistió sobre el tema y reclama que también sean sacados del portal los nombres y apellidos de los trabajadores. El municipio insiste en que lo hace en cumplimiento de la ordenanza de transparencia de los actos administrativos, y que esa norma la obliga a publicar también la información de sus empleados.

Previamente, la Municipalidad había enviado una notificación al SUOEM informándole que no había sido autorizada la asamblea.

La protesta tenía como objetivo rechazar la decisión del Ejecutivo municipal de mantener en el portal oficial las listas de los sueldos de los empleados con nombre y apellido, comenzó pasadas las 10.30 junto a un escribano que notificó a los trabajadores que no podían hacer la reunión.

En el texto, firmado por el secretario General de la Municipalidad Daniel Arzani, se indica que debe solicitarse previo permiso. En ese sentido, Arzani aseguró que “tenemos una ordenanza vigente, la 12.498, donde deben pedir autorización y nosotros autorizar lugar y hora en donde se va a realizar (la asamblea)”.

“Debe ser en la primera hora de trabajo o en la última de prestación de servicio, sólo estuvimos notificados, no tienen autorización”, aseguró, por lo que adelantó que se aplicarán los descuentos correspondientes.

El sindicato había denunciado el miércoles a la Municipalidad por “práctica desleal” a partir del pedido de las listas de los empleados que adhieren a las asambleas. La práctica desleal se configura cuando un empleador impide el libre ejercicio de la actividad sindical. Por ejemplo, esto sucede cuando no se permite la realización de asambleas o elección de delegados. Como en el ejercicio del derecho de huelga, que la Legislatura de Córdoba condicionó a través de una ley el mes pasado, el ejercicio sindical excede las normas locales o provinciales.

El martes venidero se desarrollará una nueva asamblea.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com