Ahora Leyendo
Seccional Río Grande: “Ser afiliado es, de alguna manera, abrirse a nuevas oportunidades”

Seccional Río Grande: “Ser afiliado es, de alguna manera, abrirse a nuevas oportunidades”

La Seccional Río Grande se podría decir que es una de las seccionales más jóvenes del Sindicato Regional de Luz y Fuerza. Esto responde a que en 1986 el Complejo Hidroeléctrico Río Grande se puso en funcionamiento, por lo que una vez conformado el plantel se creó dicha seccional. Su edificio fue fundado el 19 de junio de 2002 y lo comparte con las seccionales de Embalse y Embalse Sur.

Enredacción-Te contamos

Actualmente tiene 73 afiliados en total, 49 de ellos son activos y el resto jubilados. “Es una seccional dispersa, cuyos trabajadores residen en distintos pueblos aledaños”, cuenta Raúl Jaimes, trabajador efectivo de la Central Río Grande desde 1990 (realizó tareas desde 1984 para una empresa privada).

Para Raúl, el rol que cumple el Sindicato en el sector eléctrico es muy importante ya que tiene como una de sus principales políticas la capacitación de sus afiliados para que tengan un mejor desempeño en sus puestos de trabajo y se adapten más fácilmente a los nuevos cambios tecnológicos. Además, destaca el rol del sindicalista, ya que entre otras cosas el trabajo de distintos hombres y mujeres en ese rol, dio como resultado la creación de “un convenio que nos da muchísimas oportunidades, pero también obligaciones que debemos cumplir”.

“Ser afiliado al Sindicato Regional de Luz y Fuerza es de alguna manera abrirse a nuevas oportunidades” refiere Jaimes. No sólo por la protección sindical en lo estrictamente gremial, sino por la amplia ayuda que brinda a través de sus emprendimientos, ya sea turismo, capacitación, créditos, obra social. etc.

Raúl considera importante que un trabajador del sector se afilie, “no solamente para que un sindicato te defienda, sino por todos los beneficios y todas las cosas que tenemos, lo bueno y todo lo que vos podes compartir en el gremio. La camaradería que existe dentro del gremio, cuando se haces una fiesta es muy linda, es como que la familia se amplía”.

Esta idea de compartir y realizar acciones conjuntas reafirma de alguna manera los valores del gremio, esto es la igualdad, la hermandad y la responsabilidad que existe entre compañeras y compañeros afiliados. Para Raúl esto es así “porque lo hacemos entre todos, todos somos parte del sindicato y lo llevamos entre todos y no uno solo”, y además agrega, “creo que no hay que hacer responsable a la dirigencia ante cualquier inconveniente, desde el lugar que uno está, desde cada sector tenemos que cumplir y aportar nuestro granito de arena. Todos tenemos que tirar hacia delante, con un objetivo y llevarlo a lo más alto”.

“PARA MÍ, LA CENTRAL ES TODO”

Carlos Villar es un jubilado del Complejo Hidroeléctrico, sus saberes del mundo del trabajo deslumbran a cualquier ingeniero o estudioso del tema. Carlos fue unos de los constructores de las Central. Sus acciones entre otras, consistieron en todo tipo de montajes, su alineado, nivelación y todo tipo de ajustes en máquinas de 500 toneladas, fueron realizadas por el año 1984 y dieron como resultado una excelencia que aún hoy puede vislumbrarse.

“Lo único que pediría es tener 15 o 20 años menos para seguir trabajando en la central” así lo expresa, mientras sus ojos a punto de llorar delatan su emoción. Carlos anteriormente había trabajado en empresas de montajes en la provincia de Mendoza, luego lo trasladaron a Córdoba y nunca más volvió, pues como él lo reitera, Río Grande para él, lo es todo.

Además del montaje en sus inicios, Carlos nunca dejó de trabajar, “me preocupaba para que todo estuviera bien”. En sus últimos años se desempeñó como jefe del sector de mantenimiento mecánico, sus compañeros cuentan que él siempre estuvo trabajando a la par, como si fuera uno más. Carlos enseña con la práctica, si bien dice respetar la teoría, para el hacer las cosas es fundamental. El mostraba cómo reparar máquinas, como realizar cada mantenimiento, atendía a una visión panorámica del complejo y además atesora un cuaderno rayado, con hojas algo amarillas, donde están todos los cálculos matemáticos para que la central pueda funcionar a la perfección.

Carlos es un trabajador del complejo y un compañero afiliado del sindicato. Se acuerda de cada medida, de cómo centrar las miles de toneladas que pesan las maquinarias, del cuidado que merece cada herramienta.

Ver también

Su memoria oral es un recuerdo vivo, que permite recrear el único complejo hidroeléctrico subterráneo del país. Nadie mejor que él lo conoce, ya que hasta la tuerca más pequeña del complejo pasó por sus manos y con toda seguridad fue él quien la ajustó.

COBERTURA

VER Complejo Hidroeléctrico Río Grande: única central de energía en cavernas del país.

VER El rol de Río Grande frente al apagón del país.

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ. Con tu membresía, podrás participar de beneficios exclusivos para SOCIOS. Juntos podemos hacer más y mejor periodismo.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción