Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Columnistas

¿Una distopía? La Argentina del orden

Fuerzas de Gendarmería Nacional durante los operativos de control y represión de manifestantes de la marcha convocada por los movimientos sociales el pasado 20 de diciembre. (Foto: Eliana Obregón / Télam / Archivo).

Se puede sintetizar que una distopía es algo así como lo opuesto a una utopía. Mientras en gran parte de la mitad del siglo XX el imaginario social de las mayorías se movilizaba por un futuro utópico, desde la caída del Muro de Berlín, la utopía perdió centralidad en el discurso e imaginario, cediendo espacio a la distopía (1). Eduardo Galeano respecto a la utopía decía “Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía?” se preguntaba, y respondía: “Para eso: sirve para caminar”. Mientras la utopía se guía por deseo de vida, la distopía parece movilizarse por la pulsión de muerte, por lo que es alcanzable y puede ser peor de lo imaginado.

La Pampa

En Argentina, esa disputa de imaginarios de país producto de la colonización cultural y el origen europeo de la clase media es una constante que se repite cada una o dos décadas. Ese sector medio, el más numeroso de América Latina (2) representa la utopía de un país de ascenso social, de universalidad en la educación y una vida urbana que en algunos sectores se asemeja a las principales ciudades del mundo. La contracara: Ese sector social en algún momento pide más derechos y acceso al mercado; es ahí cuando la oligarquía propietaria de los principales sectores exportadores de la riqueza nacional, pero de casi nula identificación cultural con la nación pone límites y logra una alianza estratégica con la clase media que olvidó que sus ancestros eran pobres y huyeron de la guerra en Europa, para volver a caer en la contradicción y toparse con la realidad: la clase media Argentina no es propietaria, pero puede acceder a un buen vivir, sin embargo apoya a sus explotadores.

Epec

Con discursos de Orden y Libertad, en el siglo XX la democracia se interrumpió sistemáticamente. Quienes promovían el Orden y la Libertad, reprimieron, desaparecieron, encarcelaron, robaron identidades y propiedades, violaron y torturaron a sus compatriotas por zurdos, negros, putos, rebeldes, críticos, contestarios y subversivos del Orden, del único Orden imaginado por quienes poseen las principales riquezas territoriales del país.

Río Cuarto - Empleo

La distopía se repite, buscando la Libertad el gobierno te indica hasta cómo debes protestar. Leyes que implicaron cientos de horas de debate y construcción colectiva (como la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual) entre muchas otras (que mejores o peores) en el sistema democrático implicaron la participación y trabajo de múltiples sectores sociales y personas (en especial de quienes no tiene propiedad, pero si su trabajo como modo de vida), pueden ser borradas y modificadas por un DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) violando el carácter excepcional de ese instrumento y por tanto violando la Constitución. En la distopía, el Orden y la Libertad es regulando la vida cotidiana y reivindicando a quienes niegan la política como el modo de resolver los conflictos sociales, mediante la distracción, el entrenamiento y la imposición de formas de ordenar la libertad, que hasta implican violencia física y por tanto la restricción de “los otros” derechos constitucionales.

Telecom

La construcción del imaginario distópico, se impone mediante los productos culturales. Mientras la literatura distópica del siglo XX era una crítica al control Estatal de la Unión Soviética, hoy es aplicable para sostener “la libertad de mercado”, “la libertad de comprar y vender todo”. De este modo en los últimos años, hemos consumido mediante las plataformas que se pagan en dólares, series y películas que destraban en nuestros pensamientos realidades imposibles de imaginar, haciendo tolerables las escenas de displacer que la realidad del individualismo y un Estado capturado por empresarios, produce y multiplica.

Newsletter

En este nuevo capítulo que ha comenzado, hasta los gerentes de turno, llamados presidente y ministros, se sienten con poder para imponer las reglas y definir que es el Orden y la Libertad.

El presidente que hasta hace pocos meses era un panelista de shows televisivos que gran parte de la población se encuentra casi obligada a ver por sus dispositivos electrónicos (ya que difícilmente se puede evitar que te muestren contenidos masivos por las redes sociales) y su hermana (El Jefe), que participaba en concursos televisivos con su perro (3), ganaron una elección presidencial haciendo de “la política” un espectáculo. Identificando que los discursos políticos (que deben tener una cuota de utopía) carecen de eficacia y seducción, recurrieron a un explicitó discurso distópico cargado de odio, castigo, discriminación y reivindicación del individuo por sobre lo social. Sosteniendo que el único derecho legítimo es la libertad individual para comprar y vender, todos los demás derechos conquistados a fuerza de luchas y esfuerzo de millones de personas son una “aberración”.

Enner

Ha comenzado la segunda etapa de esta nueva Distopía Argentina. El presidente que confía en “Las Fuerzas del Cielo” para alcanzar su objetivo anarcocapitalista, de destruir el Estado por dentro y de esta manera construir un orden regulado por las deshumanas leyes del mercado, negando la naturaleza y la innata condición de desigualdad con la que crecemos los seres humanos, para lo cual el Estado de derecho media en búsqueda de una utópica justicia social que en algunos años alcanzó mayores grados de alcance; ha acordado (¿concesionado, privatizado o vendido? cabe aclarar que cualquiera de las opciones serían coherentes con el pensamiento del presidente) entregar la mínima estructura sostenida del Estado a quienes fueron votados en tercer y cuarto lugar en las elecciones para aplicar sin gradualismos el ajuste más terrible del que se tenga memoria sobre la población y haciendo que la oligarquía propietaria tome ganancias inmediatas en el mercado financiero y futuros negocios de extractivismo social y recursos naturales. Para los demás los juegos del hambre.

Producto de la escasez que el ajuste está provocando en las amplias mayorías de la sociedad, la Argentina del Orden, podrá expandirse con políticas de disciplinamiento y castigo, en un círculo vicioso de pérdida de derechos. Mientras las necesidades sean más urgentes, las proyecciones de imaginación utópica de los proyectos personales y colectivos, como Educación Universitaria Gratuita, serán relegadas por el derecho urgente a un trabajo, salud y alimentarse. La reacción natural será resistir y reclamar a la perdida de derecho, pero para ello el gobierno si reivindicará al Estado en su función de poner Orden y garantizar la Libertad de quienes la pueden pagar con el despliegue de fuerzas policiales y de seguridad.

Columnistas 2024

La tercera fase de ésta distopia, que podría caracterizarse por el caos y la anomía, nos tendrá como protagonistas a las millones de personas que reconociendo nuestra argentinidad y capacidad de recuperarnos de las dificultades, recuperemos la utopía y la solidaridad colectiva que nos caracteriza como nación, esa que nos hace unirnos en un solo abrazo con un gol Messi y la selección, esa que nos pone la piel de gallina cuando entonamos el himno y por sobre todas las cosas, esa capacidad de renacer de las cenizas por nuestros referentes culturales, escritores, cineastas, actores, músicos, científicos, deportistas y miles de personas luchadoras que están en nuestra historia como constructores de las Libertades que aún hoy gozamos.

La realidad, nos indica que las mayorías no podremos esperar que “Las fuerzas del Cielo” nos acompañen; si nuestra acción colectiva e individual pero solidaria, en la que podemos sentirnos parte del todo, parte de Dios, pero de ese del que hablaba Spinoza, que no es ni más ni menos que la naturaleza de la que formamos parte; de la vida que sorprendentemente no se detiene para brindarnos belleza incluso en los momentos más oscuros.

* Darío Gómez Pucheta es licenciado en Trabajo Social y Doctor en Administración y Políticas Públicas.

Citas:

1: Para profundizar en esta idea te invite a ver Webinar: El discurso distópico en la explotación de la naturaleza https://www.youtube.com/watch?v=mx5OMSP0I1U

2: Argentina duplicó su clase media en la última década, dice informe del Banco Mundial https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2012/11/13/argentina-middle-class-grows-50-percent

3: [1] Video inédito: Karina Milei participó del programa de Guido Kazcka junto a sus padres y su perro https://www.ambito.com/politica/video-inedito-karina-milei-participo-del-programa-guido-kazcka-junto-sus-padres-y-su-perro-n5902523

> ENREDACCIÓN trabaja con información de TÉLAM.

SUSCRIBITE A DOSSIER360.

HACETE SOCIO DE ENREDACCIÓN.

RECIBÍ EL NEWSLETTER DE NOTICIAS DE ENREDACCIÓN EN TU E-MAIL.

CONTACTO CON LA REDACCIÓN DE ENREDACCIÓN.

Haga clic para comentar

Comentario:

Sirelyf Ganancias
Clima en tu ciudad
Dossier 360 2024

Te puede interesar

Noticias

El Concejo Deliberante de Córdoba Capital está discutiendo un proyecto de ordenanza que establece una nueva normativa de desarrollo urbano para el barrio de...

¿Viajamos?

A 1700 metros sobre el nivel del mar, con temperaturas que en invierno alcanzan los 4 grados bajo cero, con una gastronomía emparentada a...

Noticias

Durante todos los sábados del mes de abril por la mañana, el Ex Palacio de Justicia ubicado en Alvear 635 abre sus puertas para...

Noticias

El lunes 15 de abril se iniciará un nuevo tramo de la obra de repotenciación y anillado en el microcentro de la ciudad. Los...