Ahora Leyendo
Un viaje a la desigualdad

Un viaje a la desigualdad

Brasil fue llamada alguna vez Belindia por el economista Edmar Bacha. Han pasado más de 35 años de la primera vez que lo hizo, para mostrar que Brasil era dos países a la vez: Bélgica e India. O dicho de otra forma, un país con habitantes que vivían como en Bélgica, en Europa; y otro en el que los habitantes lo hacían como en la India, en el mundo subdesarrollado. Esa desigualdad es la que muestra Rocinha, la favela más grande de Sudámerica, en el corazón de Río de Janeiro.

Los grafitis copan las fachadas de la mayoría de los edificios. Son mensajes para los habitantes de la comunidad.
Enredacción-Te contamos
Una unidad del transporte público y la maraña de cables: dos clásicos en la calles de la favela.

VER La Rocinha, una experiencia única en Río de Janeiro.

Publi-Web-Muni-2
Comienza el descenso hacia el interior profundo de La Rocinha donde vive la mayoría de los vecinos.
Otro de los ingresos a La Rocinha. El barrio tiene un movimiento comercial de gran volumen.
La maraña de cables en primer plano. La Rocinha alberga a la mayor cantidad de trabajadores informales de Río de Janeiro.
Grafittis de angelitos. Dicen los lugareños que son en memoria de los jóvenes muertos por la policía o víctimas de las drogas.
Cerca del final del paseo, otro pasadizo, este prácticamente sin luz natural.
Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción