Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Columnistas

¿Qué hay detrás de la Guerra de Ucrania?

Un transporte de tropas rusas arde en territorio ucraniano. (Foto: AFP / Télam / Archivo).

El orden político internacional que nació en la Segunda Guerra Mundial está en crisis. Se está gestando un nuevo orden. Es peligroso y superficial creer que la guerra en Ucrania es sólo militar. Los grandes jugadores en la guerra de Ucrania son EE.UU. y Rusia. Ucrania pone la sangre de sus habitantes y Europa obedece a los EE.UU., país que a su vez es el gran vendedor de armas.

El monto de las armas que aporta de Occidente a Ucrania supera la deuda argentina con el FMI. Y nada es gratuito. Todo se debe pagar.

La Pampa

Del mismo modo que paso en la Segunda Guerra Mundial cuando desaparece la Liga de las Naciones y nace las Naciones Unidas, la guerra de Ucrania muy probablemente implique un cambio profundo en las Naciones unidas y en el Consejo de Seguridad. Y también en el FMI, el Banco Mundial y la Corte Penal Internacional.

Con la guerra de Ucrania el eje Este – Oeste se está desplazando hacia otro eje que es el de Norte – Sud.

Ese poder de Occidente se ha mantenido siempre en base a la expoliación de continentes enteros como son África, Asia y parte de América Latina. Eso no es ideologismo sino hechos históricos. El Papa Francisco acaba de declarar que Occidente “debe sacar las manos del África”. Las guerras olvidadas de la República del Congo, Sudan, Siria, o la Judeo-palestina no tienen ninguna diferencia con la guerra de Ucrania. Ellas deben integrar el análisis de la guerra de Ucrania porque integran el problema político que hoy se está transparentando.

Epec

No hay guerras crueles y guerras silenciadas.

La guerra de Ucrania tiene la particularidad de que ocurre en Europa y es sabido que Europa es el continente que mayores matanzas en el siglo XX. Y también que es el continente responsable del colonialismo y de la expoliación de toda el África y de gran parte de Asia. De manera particular Inglaterra, Francia, Bélgica y Holanda. Recordemos la Guerra del Opio, por la cual Inglaterra declara la guerra a la China porque quería vender libremente heroína a los chinos.

El eje de poder Este – Oeste está marcado por dos políticas mayores:

1: Los términos del intercambio del comercio internacional;

2: Las políticas de doble estándar de Occidente en materia de Democracia y DD.HH.

Río Cuarto

El Occidente es el que toma las decisiones sobre precios y costos en el mercado internacional y sobre quiénes son los países que respetan o violan los DD.HH. y la Democracia.

El argentino Raúl Prebisch desde la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) hace 55 años constató científicamente los injustos términos del intercambio del comercio internacional entre el Sud y el Norte. La Bolsa de Chicago es la que fija sin discusión los precios de lo que producen los países del Sud, como es trigo, soja, café, o minerales. Precios fijados por Chicago en función de los intereses exclusivos de los productores de bienes en los países de Occidente.

Telecom

El Occidente utiliza su poder para castigar a países por violaciones a Derechos Humanos. Castigos económicos y militares. Pero al mismo tiempo rechaza aceptar sanciones a sus países por violaciones a los mismos Derechos Humanos.

Valga como ejemplo el Caso Skanska, empresa de la muy pulcra Suecia. Uno de los casos de más alta corrupción empresarial probada en Argentina y nunca castigada en Suecia.

Valga como ejemplo la conducta de los EEUU de quebrar el Sistema Interamericano de DD.HH., el más prestigioso del mundo.

Newsletter

En este caso, EE.UU. ha decidido desconoce el valor jurídico de la Declaración Americana de DD.HH. de 1948, piedra angular del Sistema Internacional de DD.HH. Con ese desconocimiento de parte de la Democracia más grande del mundo, se cae todo el andamiaje de defensa continental de los DD.HH. En particular cae el valor jurídico y político de la Comisión Interamericana de DD.HH. Pero además los EE.UU. desconocen el valor jurídico de la Convención de Viena, del Tratado de Paris sobre el cambio climático y del Estatuto de Roma sobre Crímenes de Lesa Humanidad. Es decir que se arrogan el poder de condenar violaciones a DD.HH., muy probablemente con razones fundadas como es el Caso Nicaragua, pero al mismo tiempo se declaran fuera del orden jurídico internacional.

Todos estos hechos de alto cinismo político están apareciendo con la guerra de Ucrania.

¿Qué diferencia hay entre la guerra de Ucrania con la Palestino judía, la del Congo, la de Sudan o la de Siria?

Philippe Sands autor de “Calle Este/Oeste”, con quien tuve el honor de colaborar, nos cuenta con precisión histórica que la ciudad de Lviv, hoy Ucrania, paso en 50 años por cinco nacionalidades diferentes, la austrohúngara, la alemana, la polaca, la rusa y finalmente la ucraniana.

Este hecho forma parte también de la interpretación de la guerra de Ucrania.

La Guerra está reconfigurando el orden mundial. Se está gestando un nuevo eje político que es el del Norte – Sud.

Los pueblos del Sud tienen un fundado resentimiento con los países del Norte por la histórica e injusta explotación que se ha hecho de los países del Sud.

Un “Sud global” se está gestando.

Dos deben ser las prioridades de este nuevo orden mundial: Modificar los términos del intercambio internacional y reapropiarse de los valores de la Democracia y de los DD.HH., indebidamente apropiados por los países del Norte.

En este nuevo diseño de poder aparecen con importancia Brasil y la India. Y también nosotros, la República Argentina como gran productor de agroalimentos.

China y Rusia no son referencias para el Sud global a pesar de su potencia en el siglo XXI. Ambas son culturas autoritarias con las cuales el Sud Global no se siente representado.

Argentina tiene una privilegiada posición por su condición de país productor de agro alimentos y sobre todo por el MERCOSUR. Quizás llego la hora de una OPEP alimentaria.

Este es el nuevo escenario internacional que está detrás de la guerra de Ucrania. Dependerá de la lucidez de nuestros gobernantes abandonar la pequeñez de la grieta y advertir esta ventana de oportunidad histórica que se le abre a la República Argentina como gran productora de agro alimentos, energía, y tecnología satelital de punta.

* Juan Carlos Vega es abogado (UC Córdoba) y sociólogo (UC Lovaina). Fue diputado nacional.

* Colaboró en esta columna Tomás Rambeaud Vázquez.

2 Comentarios

1 Comentario

  1. Oscar Quezada

    25 marzo, 2023 a 11:12

    Muy bien dicho!

  2. Silverio Enrique Escudero

    11 septiembre, 2023 a 11:23

    Oportuna visión

Comentario:

SIRELY - Centrales Nucleares
Clima en tu ciudad
Columnistas

Te puede interesar

Noticias

Dos mujeres de 19 y 37 años de edad, fueron detenidas este domingo en Cruz del Eje cuando intentaban ingresar cocaína, marihuana y pastillas...

Noticias

El presidente Javier Milei celebrará el 25 de Mayo con un acto en el Cabildo de Córdoba. Será el sábado, a partir de las...

Novedades

El gobernador Sergio Ziliotto dispuso aumentar un 15 % los sueldos de trabajadores estatales y jubilados pampeanos que, con esta suba, superan la inflación...

Noticias

La cotización del dólar paralelo se ha convertido en un dolor de cabeza para el gobierno libertario. Por quinta jornada, el “Blue” se despegó...