Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Columnistas

Las medidas implementadas por el Gobierno, que inciden sobre el ingreso, marcan un rumbo correcto

El ministro de Economía, Sergio Massa. (Foto: Prensa / Archivo).

En estas últimas dos semanas el Gobierno, a través de la gestión del ministro-candidato Sergio Massa, ha recuperado iniciativa política en cuanto a medidas que tengan incidencia en la vida de la gente de a pie.

Las nuevas medidas han tocado a la gran mayoría, por no decir la totalidad de los sectores incluidos como de quienes están en la más absoluta informalidad.

La Pampa

Eso no obsta que sea también necesario trabajar sobre la oferta y entrar en un periodo de mayor estabilidad de precios, lo cual requerirá un duro trabajo de las autoridades económicas, así como de la autoridad financiera.

Es difícil hacer una lista fijando el grado o no de progresividad de cada medida, ya que todas, en su conjunto, pretenden paliar los efectos terribles que causó en la economía argentina, en general, y en la de cada argentino y argentina, en particular, la última devaluación impuesta como condición sine quanon por el FMI para materializar el envío de los US$ 7500 millones de dólares. Dichos recursos eran necesarios a fin de que el BCRA contara con reservas indispensables para garantizar el funcionamiento del aparato productivo argentino y evitar un “parate” total.

Epec

La realidad, es que una vez recibida la remesa, el ministro Massa comenzó a establecer acciones para que el impacto directo y ampliado de la devaluación afectara lo menos posible a los argentinos y argentinas, especialmente a los trabajadores. La mayor parte tiene como objetivo principal apuntalar el consumo interno  para que la rueda de la economía argentina no sufra un freno que la sumerja en un profundo estancamiento o lo que es peor, una recesión. Ambas combinadas con inflación, lo cual es el peor de todos los mundos.

Río Cuarto

En ese contexto, es que se deben analizar tres de las medidas más importantes: El Programa “Compre sin IVA”, la asignación para el sector informal y la eliminación de las retenciones de Impuesto a las Ganancias para la Cuarta Categoría, es decir para los trabajadores y trabajadoras.

El “Compre sin IVA”  tiene como destinatarios a jubilados, pensionados, trabajadores en relación de dependencia con salarios menores a seis veces el Salario Mínimo vital y Móvil (octubre $792000; noviembre $ 876000; diciembre $ 936000), monotributistas (excepto cargos públicos, dirección de empresas, locación de inmuebles y prestaciones financieras), trabajadores de casas particulares y titulares de AUH y AUE y consiste en devolver el 21% del IVA incluido en las compras de productos de la canasta alimentaria y limpieza e higiene.

Telecom

Lo importante de esta medida que impacta directamente en las compras de esos sectores, es que se implementó de modo que el beneficio sea acreditado directamente a los consumidores a través de devoluciones en su cuenta cuando las compras se realicen mediante tarjetas de débito y en comercios que entreguen facturas y trabajen con posnet legalizados por AFIP.

Esta forma de implementación por una parte evita que el descuento del 21 % sea apropiado por quienes fabrican  y/o comercializan esos productos y que el beneficio nunca llegue a los consumidores; por el otro lado fomenta la regularización de los comercios ya que los consumidores reclaman facturas para poder gozar del beneficio. Ambas cuestiones producen un incremento de facturación y por lo tanto de recaudación, ya que los consumidores tienen mayores importes disponibles para gastar y por la regularización o vulgarmente llamado “blanqueo” de operaciones.

Newsletter

En el mismo sentido de incrementar o sostener el consumo opera la medida de asignar una suma fija en dos cuotas a los sectores totalmente informales, los que en esta instancia están en condiciones de máxima vulnerabilidad. Se debe asumir que la informalidad es uno de los problemas más complejos pendientes de resolver por la economía argentina que posee un alto porcentaje de trabajos total o parcialmente informales, cuyo abordaje no se pretende agotar en asignar una suma paliativa de la situación.

Finalmente, la medida polémica de eliminar las retenciones del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia que fue primeramente establecida por decreto y luego sancionada como modificación a la ley de Impuesto a las Ganancias por el Congreso de la Nación. Esta medida ha sido largamente pedida por los sectores sindicales, así como que también fue agenda del ministro Massa desde las elecciones legislativas de 2013, en las que se impuso sobre Martín Insaurrralde en la Provincia de Buenos Aires.

Cierto empecinamiento –no sin fundamento teórico- con el mantenimiento de las retenciones del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y trabajadoras, contribuyó entre otras razones a alimentar el clima adverso en el ánimo del electorado que terminó entronizando a Mauricio Macri como presidente, en desmedro de Daniel Scioli, en las elecciones de 2015.

Una de las promesas que más prendió en el electorado de Macri para aquellos comicios fue justamente la de “eliminar el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores”.  Lejos de ser cumplida, en la práctica ocurrió exactamente lo contrario: Al asumir el gobierno de Juntos por el Cambio en 2015, un millón de trabajadores eran alcanzados por el mencionado tributo, mientras que al dejar el gobierno en 2019 eran alcanzados por el mismo más de 2 millones de trabajadores y trabajadoras.

Volviendo a los efectos inmediatos de la medida, devuelve a los bolsillos de los trabajadores y trabajadoras importes que serán volcados mayormente al consumo interno motor de la economía argentina y fundamentalmente del sector Pyme, a su vez mayoritario generador del empleo argentino. Se podrán discutir teóricamente luego, si esos son los sectores que merecen recibir este beneficio, si no los necesitan más, sectores más postergados, pero en todo caso debiéramos también poner en la mira, si los fondos destinados a sectores más vulnerables no debieran salir de quienes han sido más beneficiados por la acumulación del ingreso en estos últimos ocho años, dando un respiro a la históricamente castigada “clase media” de la que forman parte los trabajadores y trabajadoras beneficiados/as por la medida.

Ganancias devuelve a los bolsillos de los trabajadores y trabajadoras importes que serán volcados mayormente al consumo interno motor de la economía argentina y fundamentalmente del sector Pyme, a su vez mayoritario generador del empleo argentino.

Se debe saludar la decisión de buscar el financiamiento en anticipos del Impuesto a las Ganancias de las Empresas de sectores que acumularon utilidades muy importantes como lo muestran sus Estados Contables presentados en Bolsa, que distribuyen miles de millones en dividendos a sus accionistas aquí y en el exterior; o en la eliminación de numerosas exenciones a los sectores más poderosos económicamente, como ejemplo los titulares de campos destinados a explotación agropecuaria que no tributan bienes personales por sus propiedades donde se realicen actividades agropecuarias.

La canciller Angela Merkel.

Al decir de la ex Canciller alemana, Ángela Merkel, en Argentina el problema es que los sectores que pueden y tienen, pagan pocos impuestos, lejos del planteo de algunos candidatos que militan la eliminación total de impuestos, pero sobre todo de los impuestos que gravan con mayor incidencia a quienes más ganancias tienen. Así lo demostraron en oportunidad que les tocó gobernar: Durante el gobierno de Macri, mientras los trabajadores duplicaban su participación en el pago de retenciones por Impuestos a las Ganancias, se redujo drásticamente la tasa del impuesto a los Bienes Personales y la tasa del Impuesto a las Ganancias de las Empresas.

Las medidas tomadas no pueden ni pretenden por si solas modificar una estructura de distribución del Ingreso que desde el 2015 a la fecha se ha vuelto cada vez más regresiva, tal es así que los trabajadores al entregar el gobierno Cristina Fernández de Kirchner representaban el 51,8% del ingreso nacional y hoy, ese guarismo, no llega al 43%. La caída ha sido muy fuerte, no obstante, en su conjunto, las medidas adoptadas van en la dirección correcta que deberá ser profundizada en ejercicio de una nueva gestión de gobierno que tenga y ejerza el poder político para producir los cambios necesarios que nos permitan vivir en una sociedad con una distribución más igualitaria del ingreso.

* Graciela Treber es contadora.

SUSCRIBITE A DOSSIER360.

HACETE SOCIO DE ENREDACCIÓN.

RECIBÍ EL NEWSLETTER DE NOTICIAS DE ENREDACCIÓN EN TU E-MAIL.

CONTACTO CON LA REDACCIÓN DE ENREDACCIÓN.

Haga clic para comentar

Comentario:

SIRELY - Centrales Nucleares
Clima en tu ciudad
Columnistas

Te puede interesar

Noticias

La llegada del presidente Javier Milei a Córdoba para un acto en el Cabildo, desde las 14:00 del próximo sábado 25 de mayo, será...

Noticias

Dos mujeres de 19 y 37 años de edad, fueron detenidas este domingo en Cruz del Eje cuando intentaban ingresar cocaína, marihuana y pastillas...

Noticias

Los recuerdos golpean mi mente. Al “Flaco” César Luis Menotti ya lo extraño, porque era un gran amigo y siempre conversábamos sobre fútbol y...

Noticias

En marzo de 2024, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró una caída de 8,4% en la comparación interanual, según datos del Instituto...