El juez Alejandro Sánchez Freytes resolvió restituir la medicina cannábica secuestrada por la policía, a Magalí, una adolescente de 14 años, que vive en la provincia de Catamarca.

Brenda Chignoli y Nancy Ávila, la mamá de Magalí, una de las pacientes que utilizan medicina cannábica, en un despacho de Tribunales. Foto: Sebastián Salguero / Archivo.

En una medida que se puede considerar histórica, el Juez Federal N°2 de Córdoba Alejandro Sanchez Freytes acaba de hacer lugar al pedido de una usuaria de cannabis terapéutico, y en consecuencia la justicia le entregará “un frasco con gotero” que fue incautado en un operativo policial en Villa Esquiú a la mamá de Magalí.

El aceite había sido solicitado por la Defensora Oficial Mercedes Crespi, en representación de Magalí, una niña catamarqueña que padece síndrome de west. Otros pedidos similares de usuarios terapéuticos de cannabis llegaron al juzgado en los últimos días, luego de que la Policía de Córdoba incautara (sin orden de allanamiento) plantas, aceites y extractos de la casa de la activista y dosificadora Brenda Chignoli.

Magalí contaba con aceites de fabricación cacera para controlar sus convulsiones. El juez resolvió entregar la medicina aclarando que “se trata de una respuesta excepcional para este caso concreto, e cual se manifiesta en una especial situación y gravedad del cuadro clínico”.

La medida del juez se produce en un momento de transición, ya que aún no fue reglamentada la ley nacional que autoriza el uso medicinal de cannabis. “El periodo de transición no lo puede pagar magalí con su salud” había dicho a ENREDACCION la defensora Mercedes Crespi.

La medicina será entregada a Nancy Ávila, madre de Magalí, mediante el ministerio de Salud de Catamarca.

Citando otras jurisprudencias, Sánchez Freytes argumenta que “se presenta el caso de una situación en la que ciertas normas penales conspiran contra la posibilidad de un adecuado ejercicio y goce de derechos individuales” y se funda en la premisa de que “el derecho no puede resultar insensible al dolor y el sufrimiento humano”.

Desde Catamarca, Nancy Ávila dijo a ENREDACCIÓN: “Estoy llorando de alegría. estoy buscando plata porque tengo que volar a buscar los aceites. Esto es importante para todos los que cultivan, queremos defender la planta, queremos luchar por ellos, que ponen el cuerpo para que nuestros hijos tengan salud”.

QUÉ DICE LA RESOLUCIÓN DEL JUEZ.

VER POR PRIMERA VEZ, LA JUSTICIA PODRÍA DEVOLVER ACEITES CANNÁBICOS SECUESTRADOS.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Más vías de contacto:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com